Connect with us

Opinión

La unidad es la vía

Opinión Caribe

Published

on

Celebro con beneplácito y regocijo inmenso la propuesta hecha por el doctor Rubén Jiménez, dirigida a los candidatos a la Alcaldía de Santa Marta, doctores Jaime Cárdenas, Humberto Díaz, Arístides Herrera y Juan Carlos Palacio, que apareciera el 15 de agosto del año en curso en el medio periodístico “Santa Marta al día”, donde señala que “La solución es la unión: Rubén Jiménez a candidatos a la Alcaldía”, en artículo firmado por Andrés García Castaño, que acojo en todas sus partes, al coincidir con varias columnas anteriores de mi autoría difundidas en los también medios periodísticos “Hoy Diario del Magdalena” y “Opinión Caribe”, en octubre del 2018, donde inicio con tal llamado en procura de una ciudad unida en torno a propósitos mejores y superiores en beneficio comunitario, que no los populistas, polarizadores y nada edificantes que nos contienen.  

Considero sobre este tan especial particular, la necesidad imperiosa  de jalonar todos, sin artilugios demagógicos siempre perversos como perniciosos, hacia una misma dirección y unos mismos objetivos, articulando acciones y actividades que bien y mejor definidos tengan como puntual finalidad satisfacer las demandas colectivas, lo que obliga una adecuada como mancomunada gestión para la solución de los problemas, particularmente por ser en lo local donde deben generarse las soluciones, ya que quien conoce sus necesidades y problemas, conoce mejor la solución de los mismos. 

Obliga igualmente lo expuesto, el diseño de políticas públicas en lo local con avances estratégicos, en contexto de gobernanza y real participación ciudadana democrática activa. Es conjuntar comunidad, Estado y sector privado, para que desde sus aristas aporten lo mejor de sí, camino a la superación de obstáculos. Escuchar todas las voces, identificar situaciones, focalizarse en las dificultades y trabajar sin descanso en las soluciones, logrando el gran acuerdo político que reclamamos los ciudadanos de bien, por encima de los colores partidistas, lo cual no sucede en nuestro terruño desde hace mucho tiempo.  

Se trata de establecer una sólida gobernanza, una alianza directa entre todos los sectores de la sociedad como estrategia de acercamiento para cohesionar los distintos actores sociales e instituciones gubernamentales y privadas, en la construcción de propios modelos que permitan ver lo local desde la base social en consenso, acuerdo, inclusión, participación, administración, gestión, gerencia, políticas públicas, sostenibilidad, productividad, competitividad, sustentabilidad, servicios públicos pensados en y con la ciudadanía, sentidos de identidad y pertenencia, en la búsqueda y procura  de grandes y benéficas ventajas comparativas, sin la polarización que lamentablemente ha sido proyectada y entronizada en las dos últimas administraciones.  

Todo lo cual, de la mano de una gestión pública como instrumento de gobierno que facilite reducir los espacios ciudadanía/autoridad de gobierno; y, para los actores sociales, estructura diseñada para resolver situaciones complejas que afectan a la ciudadanía; siendo en consecuencia la gestión pública local espacio para acortar distanciascon una visión y discurso relacionado por parte de quienes asumen la responsabilidad de dirigir los destinos propios con liderazgo, interdisciplinariedad, sensibilidad social, soluciones integrales, en ruta a elevar el nivel de calidad de vida y de sostenibilidad de la ciudad, haciendo buen uso de los recursos públicos, razón de ser de la acción pública, derivada esta de la vertiente sociológica francesa de la acción colectiva, entendida como la capacidad de definir metas comunitarias, de movilizar los recursos necesarios para perseguirlas, de tomar las decisiones que impone su consecución y de asumir las consecuencias que de ellas resulten en beneficio general de la comunidad; ante ello, los cuatro candidatos mencionados están llamados, bajo la responsabilidad de sus inteligencias y mejor destino para Santa Marta, a generar historia con el desarrollo sin mezquindad ni egoísmo alguno, de un grande, como desprendido y totalizador acuerdo en bien de una ciudad que lo reclama clamorosamente

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *