Connect with us

Departamento

“Le hacían bullying porque era el gordito del curso”: padre del menor que se suicidó

Opinión Caribe

Published

on

Eduardo Meriño, padre de menor de 11 años que decidió acabar con su vida en Guacamayal, en conversación con OPI relató cómo fueron los minutos antes de encontrar a su hijo sin vida en su habitación.

“En el día de ayer tipo 8:30 de la noche, mi esposa estaba en la iglesia y él me dice: Papi vamos a buscar a mi mamá. Pero como la costumbre es que ella llama para que yo la vaya a buscar, yo le dije espera que ella llame y vamos, y se fue”, expresa Meriño.

Continúa contando: “Yo lo hacía jugando, porque en el momento no lo vi más. Cuando ya llega mi esposa de la iglesia a las 9:00 de la noche y me pregunta por Samuel, le dije que estaba jugando por fuera porque esa era la costumbre de él. Ella empezó a recriminarme que no estaba pendiente al niño y todas esas cuestiones que se le vienen a las mujeres cuando presienten algo. Yo me molesté y le dije que entonces se iba a quedar en la calle y metí la moto y cerré todo.”

El padre del menor asegura que cuando cerró la puerta de la sala y se dirigió al dormitorio de Samuel, lo encontró dentro del closet con una bufanda en el cuello, que era la que iba a utilizar en un evento que tendrían en la iglesia.

“No sé por qué tomó esa decisión, él tenía juegos de ponerse cosas en el cuello y teníamos que estar regañándolo constantemente para que dejara esos juegos”, afirma el padre del menor fallecido.
Meriño manifiesta que cuando se encontró con la dantesca escena llamó a su esposa y esta lo recriminó culpándolo de lo ocurrido.

Víctima de bullying

“Le hacían bullying porque era el gordito del curso. A veces nos ponía las quejas, pero nosotros le decíamos que debía aprender a sobrellevar a los compañeros porque él no podía ponerse a pelear con ellos. Mi esposa fue al colegio y todo, habló con la directora para que tratara la situación”, agrega Meriño.

Además, asevera que un vecinito del barrio tenía a Samuel amedrentado con palabras hirientes y le tocó ir donde los padres del menor para parar las agresiones.
En medio de la desesperación por la imagen de su hijo en ese estado, los padres lo llevaron al hospital de Sevilla donde llegó sin signos vitales.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *