Connect with us

Metrópolis

¿Cuál es el paso a seguir luego de la indagatoria de Uribe?

Opinión Caribe

Published

on

A las cinco de la tarde de este martes, terminó la indagatoria al expresidente y hoy senador del Centro Democrático Álvaro Uribe Vélez.

La diligencia judicial duró siete horas. El exjefe del Estado estuvo con su abogado, Jaime Granados.

Al salir se mostró tranquilo y conversó con varios dirigentes del Centro Democrático. Ahora, el alto tribunal, que lo llamó para responder por los delitos de soborno y fraude procesal, tiene la palabra.

La Corte, sin embargo, fue categórica y anunció que Uribe queda «formalmente vinculado al proceso», lo que significa que el caso continúa. Ahora, la Corte comenzará la recolección de pruebas para tomar una decisión sobre si archiva el proceso o si hay suficientes elementos para llevar a juicio al expresidente.

Después de escuchar al hoy senador en la indagatoria de este martes, la Corte debe decidir entre estas tres opciones:

A. Archivar la investigación tras considerar que no hay elementos para acusar a Uribe.
B. Seguir adelante con el proceso y llevar a juicio al expresidente por uno o por los dos delitos, pero le permitiría defenderse en libertad.
C. Acaso el menos probable, además de seguir el proceso en su contra, la Corte podría ordenar su detención.

A la jornada de este martes, sin embargo, ya se le puso punto final. Empezó muy temprano. Aunque estaba programada para las 8 a. m., se inició un poco antes porque Uribe madrugó y llegó antes.

La primera sesión duró cuatro horas continúas. Hubo un receso de dos horas para almorzar y se reanudó sobre las dos de la tarde cuando Uribe volvió a ingresar al Palacio de Justicia para dirigirse a la Sala Principal de la Corte Suprema.

Trascendió que el magistrado César Augusto Reyes Medina le hizo todas las preguntas que tenía elaboradas en un despacho acondicionado en la sede de la Corte, en la Plaza de Bolívar.

Mientras afuera manifestantes a favor y en contra se expresaban con consignas, gritos o coros. Pese a que hubo momentos de tensión, ninguno tuvo fue de trascendencia.

En la jornada hubo hechos relevantes a través de las redes sociales.

El más significativo, la declaración de la Corte en la que dejan en claro que respetan la libertad de expresión pero que no van a tomar ninguna decisión que no sea apegada al derecho.

“Ninguna presión influirá en las decisiones que están obligados a tomar en derecho los magistrados”, dijo de manera clara Álvaro Fernando García, presidente de la Corte Suprema..

Unas palabras que fueron un bálsamo en una jornada que se creía podría ser más crítica. No era para menos. El antecedente más reciente a tan alto dignatario fue el del general Gustavo Rojas Pinilla. Aunque ese se trató de un juicio político ante el Congreso y estaba relacionado con hechos de su mandato. Y uno más reciente fue el de Ernesto Samper, siendo presidente, quien rindió indagatoria en la Cámara, pero el proceso en su contra no prosperó.

El otro hecho que tuvo también un impacto en las redes fue el trino del embajador de Colombia en Washington Francisco Santos,  quien dijo que amaneció en la mañana de este martes «con dolor de patria» y por eso muy temprano lanzó lanzó duros dardos contra la Corte. Un rato después, lo borró.

Luego esta misma red social fue escenario de comentarios a favor y en contra, pero así como bajó la temperatura en las calles también allí. En efecto, los manifestantes que hubo en el centro de la ciudad se dispersaron sobre el medio día ante la amenaza de lluvia mientras que el revoloteo en Twitter también bajó.

Pero, ¿por qué estuvo este martes Uribe en la Corte? Se trata de un expediente abierto por manipulación de testigos. Este conlleva dos violaciones a la ley: soborno y fraude procesal.

Presuntamente, dice el expediente, Uribe habría intentado presionar al exparamilitar Juan Guillermo Monsalve para que se retractara de los señalamientos en los que lo vincula con el nacimiento de los grupos paramilitares en Antioquia.

Uribe ha sostenido que siempre combatió esas bandas criminales y que fue su gobierno el que las desmovilizó, entre el 2003 y el 2006. También ha dicho que fue Monsalve quien lo buscó porque quería retractarse de “sus falsas acusaciones”.

En septiembre del 2014, Álvaro Uribe denunció al senador Iván Cepeda porque, según él, estaba manipulando testigos en su contra. En febrero del año pasado, la Sala Penal de la Corte cerró la investigación contra Cepeda y, en sentido contrario de lo que pretendía Uribe, consideró que había elementos suficientes para compulsar copias contra el expresidente por una supuesta manipulación de testimonios para perjudicar a Cepeda.

Como respuesta, de acuerdo con el expediente, Uribe buscó acercarse a Juan Guillermo Monsalve para que se retractara de sus señalamientos. El 24 de julio del año pasado, el entonces magistrado José Luis Barceló, de la Sala Penal, le abrió un proceso por las supuestas presiones a Monsalve, que es el que lo llevó ante la Corte.

 

Tomado de: El Tiempo* 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *