Connect with us

Metrópolis

Colapsa la salud en Santa Marta

Opinión Caribe

Published

on

El calvario por el mal servicio de salud en Santa Marta no cesa. La demanda de pacientes va en aumento con los más de 30 mil venezolanos que habitan en la ciudad, además, la red de salud es insuficiente. A este fenómeno se le suman los puestos de salud, inacabados y sin funcionar de manera óptima, sin implementos, lo que lleva a que los samarios y visitantes no gocen de una atención digna en la ciudad.

Un gran porcentaje de la población samaria requiere de los puestos de salud para recibir atención médica, incluso, por ser una ciudad turística, porque a estos centros es donde son llevados los visitantes cuando se presenta alguna emergencia, pero la atención brindada es ineficaz.

El balneario de El Rodadero es uno de los sitios más visitados, y el centro de salud más cercano es el de Gaira, pero dicho lugar desde 2016 fue demolido y se instaló en su lugar, uno transitorio que no cuenta con las condiciones mínimas para prestar un buen servicio ni a propios ni a visitantes.

¿Y EL CENTRO DE SALUD DE GAIRA?

En abril de 2016 el centro de salud de Gaira tuvo que ser demolido, porque se encontraba dentro del trazado de la doble calzada Ciénaga – Santa Marta. En su momento, Ruta del Sol II compró los lotes y con esos recursos la Alcaldía de Santa Marta pondría la primera piedra del nuevo puesto de salud, hecho que nunca se dio, por tanto, solo fue una ilusión.

El centro de salud funciona provisionalmente en el antiguo Club de Leones de Gaira, ubicado en la carrera 14 con calle 12 y no cumple con las normas adecuadas para prestar un servicio de salud. “Ni Juan Pablo DiazGranados, ni Caicedo, hicieron algo para que el puesto de salud se reubicara antes de su demolición, sabiendo desde 2009 que la vía iba a pasar por ahí y debían tumbarlo. Además, se especula que son $500 o $1.000 millones los que dio la Ruta del Sol por el lote que aún la Secretaría de Salud no da respuesta alguna sobre el interrogante, ¿a dónde fueron a parar?”, señaló Diego García Camargo, edil de la localidad 3.

Por otro lado, de acuerdo con la Secretaria de Salud Distrital, Linda Cabarcas, los recursos entregados por la Ruta del Sol II se utilizaron para comprar el lote donde debe construirse el centro médico, pero hasta el sol de hoy, esta no ha comenzado.

PRECARIA INFRAESTRUCTURA

La infraestructura donde operan los servicios médicos está en pésimas condiciones, las salas de espera no cuentan con sillas, no hay abanicos, tiene problemas eléctricos que causan fallas en el fluido eléctrico, pese a los esfuerzos que dice hacer la ESE ‘Alejandro Próspero Reverend.
“Ese centro de salud no tiene ruta de evacuación, no tiene ruta de escape, las paredes presentan humedad, no cuentan con los requisitos para atender a un ser humano, poniendo en riesgo la salud de las personas. No hay insumos, los enfermeros y médicos los guardan para la venta; hay casos de turistas que manifiestan que han comprado insumos por $30 mil, por ejemplo, un suero”, asegura el edil García.

La población manifiesta estar cansada de los servicios deplorables que prestan en el centro de salud provisional, “los médicos de consulta externa no tienen aire, el médico tuvo que traerse un abanico de su casa para tener ventilación, porque ese consultorio es un horno; para hacerse una citología tienes que comprar el espéculo, esto lleva mucho tiempo así, no hay insumos, no hay nada”, explica Alba Herrera, habitante de Gaira.

“Aquí los médicos no prestan sus servicios por falta de materiales y herramientas, a veces uno viene con dolores y lo más básico que es una aspirina, no se encuentra, una inyección tampoco, a nosotros nos ha tocado salir a comprar gasas para curar una herida, aunque son elementos económicos, no hay nada de eso. Deseamos que los altos dirigentes nos colaboren, que puedan hacer un centro de salud en mejores condiciones, el pueblo gairero lo merece”, agregó Noris Berrío, residente de Gaira.

INTERVENCIÓN DE LA ESE

Los puestos de salud de Santa Marta están bajo la gerencia de la ESE ‘Alejandro Próspero Reverend’, que desde julio de este año se encuentra intervenida por la Superintendencia Nacional de Salud (Supersalud), quien ordenó la toma de posesión inmediata de sus bienes, haberes y negocios y la medida de intervención forzosa administrativa por el término de un año, para lo cual designó como agente interventor a Román de Jesús de la Rosa Montenegro. La decisión de la Supersalud se debió a presuntos malos manejos financieros, administrativos, asistenciales y jurídicos de la institución.

“En el Distrito tenemos 31 sedes entre puestos de salud, centros de salud y la sede administrativa. Inicialmente la Supersalud hace un diagnóstico, llegamos, hacemos la toma forzosa y hacemos un diagnóstico. En estos momentos estamos en el diagnóstico, no es fácil, pero a medida que vamos haciéndolo, vamos interviniendo las cosas más críticas”, afirmó Román de la Rosa.

Dentro de ese diagnóstico que realiza la Supersalud hallaron que el lugar donde funciona el Centro de Salud de Gaira no está en óptimas condiciones. “El Puesto de Salud de Gaira funciona en una casa del Club de Leones; pago un arriendo mensual, pero este no cumple con las normas de habilitación para prestar un servicio de salud, pero eso fue lo que yo encontré”, puntualizó de la Rosa.

Además, agregó, que “actualmente se presta el servicio médico y paramédico en unas condiciones que no son las mejores, esta semana se arregló la luz, había una particularidad que se iba el fluido eléctrico en media casa, por ello, se cambiaron unos aires acondicionados, el clima de aquí es muy caliente y trabajar sin aire es muy difícil. Se ha avanzado lento, pero seguro en el Centro de Salud de Gaira”.

La ESE es la que paga el arriendo donde funciona el Centro de Salud, por un valor de $3.300.000 antes de la llegada del agente interventor; con él arriba, se llegó a un acuerdo con la dueña del local y solo se pagan $2.300.000 disminuyéndole, es decir, hubo una disminución de un millón de pesos.

“Yo no le puedo invertir dinero, porque eso no es mío, estaría cometiendo un delito, sin embargo, me toca velar que al menos las condiciones sean agradables para el personal y para la gente que va allá. Esperamos que antes que se acabe el año se ponga la primera piedra del puesto de salud de Gaira, que se lo merece, no solo por los turistas, por todos los gaireros y todas las personas que habitan en los derredores de esa zona”, agregó el agente interventor, quien afirmó, que está mirando la posibilidad de cambiar el lugar transitorio.

PLANOS DEL NUEVO CENTRO DE SALUD

En la semana del 16 de septiembre, la secretaria de Salud Distrital, Linda Cabarcas, radicó ante el Ministerio de Salud y Protección Social los planos del que será el nuevo Centro de Salud de Gaira, planos que fueron devueltos anteriormente, porque no contaban con las especificaciones estipuladas por el gabinete nacional.

“Se habían radicado varios proyectos de infraestructura en el Ministerio de Salud y Protección Social, pero no habían sido avalados, ahora, después de unas mesas técnicas que se hicieron con el Ministerio, vinculamos a la ESE para que se trazaran los diseños de los puestos de salud”.

La edificación se construirá con recursos del Fonpet.

MAMATOCO, SIN SALUD

Otro de los puntos críticos de los puestos de salud es el de Mamatoco, los habitantes de la Localidad 1 pasaron de tener un centro de salud medianamente en buen funcionamiento, a no tener donde curar a sus enfermos. La comunidad ha llamado reiteradas veces a los ediles de la localidad sobre este particular, porque desde que se demolió este centro de salud en 2016, aún sigue en obras.

Carlos Arango, edil de la Localidad 1, manifiesta ampliamente su preocupación desde el inicio de su periodo constitucional al respecto, “desde 2017 nos hemos reunido en varias oportunidades para saber cuándo se hará entrega de la obra y siempre nos dicen que dentro de dos meses, pero vemos, que la situación se torna grave cada vez más”.

Hasta el momento, el centro de salud de Mamatoco es un ‘elefante blanco’ más de este gobierno, puesto que, tres años después de su demolición aún no se sabe cuál es el futuro de esta obra. En 2016 a la Localidad 1 se le hizo una solicitud de brindar $1.000 millones con el fin de remodelar y terminar el puesto de salud de Mamatoco y el de ‘María Eugenia’.

Los ediles no estuvieron de acuerdo con esta decisión de sacar dineros del Fondo de Desarrollo Local, sin embargo, Carlos Arango cuenta que el alcalde Rafael Martínez, fundamentado en un decreto nacional acogió este dinero y nunca se vio el destino de los recursos, “este dinero se tomó arbitrariamente en contra de la decisión de los ediles y hasta el momento nadie sabe a dónde fue a parar”.

Luego, se asumieron otros compromisos del rubro de salud de la localidad, asignando el monto de $700 millones y que presuntamente fue utilizado para los puestos de salud. “Realmente no existe voluntad política para que las obras avancen, porque ya uno no cree en lo que le dicen. La última reunión que hubo con la Secretaria de Infraestructura, en ese momento Íngrid Padilla, no fue a la reunión y envió a unos funcionarios, comprometiéndose que para finalizar el año 2018, el puesto de salud de Mamatoco iba a quedar terminado”.

Uno de los tantos problemas de los habitantes del barrio Mamatoco y aledaños es que ahora no tienen a dónde ir en caso de urgencias, debido a que el puesto de salud se trasladó a un centro provisional en San Pedro Alejandrino, el cual le corresponde a la localidad 2. “Así trabajara a medias, nos sacaron un puesto de salud de la localidad y encima lo trasladan. El de Bastidas funciona a medias y el de Bonda se cae a pedazos”, denunció el edil.

El agente interventor de la Supersalud aseguró, que la infraestructura del puesto de salud de Mamatoco ya no es la adecuada, por lo que se requiere tumbar lo que está hecho para construir una nueva edificación.

CLÍNICAS CERRADAS

A la ausencia de verdaderos puestos de salud se le suma que en febrero de 2018 se cerró la Clínica Cardiovascular que atendía un promedio de 2 mil 400 consultas especializadas, 400 cirugías y en urgencias, cuatro mil casos. Además de la atención a los venezolanos, cuya consulta materna rondaba las 50 a la semana.

Para rematar, en octubre de 2018, la Secretaría de Salud de Santa Marta impuso la medida de cierre temporal a la IPS Esimed, quien prestaba servicios a Medimás por incumplir los estándares de calidad.

Con los cierres de las clínicas, las construcciones inconclusas de los puestos de salud y el aumento en la demanda de pacientes, se ha puesto en jaque la salud de la capital del Magdalena.

“El problema que hoy tenemos en materia de salud es la baja oferta en la red prestadora de servicios de salud, porque encontramos un déficit de IPS tanto en lo público como en lo privado, y digo en lo público, porque se supone que la ESE ‘Alejandro Próspero Reverend’ debería tener habilitada su mediana complejidad, su quirófano, para realizar procedimientos y no los tiene”, expuso la Secretaria de Salud Distrital.

En cuanto a lo privado, agregó, “encontramos dos clínicas que cerraron el año pasado y en el 2017 respectivamente, como las clínicas de Medimás y la Fundación Cardiovascular que tenía bastante cobertura. Un total de 316 camas cerradas en el distrito de Santa Marta, lo que es realmente preocupante, porque para la demanda de pacientes que nosotros tenemos en el Distrito, la red prestadora de servicios es insuficiente, tanto la pública como la red privada”.

ACCIONES CONTUNDENTES

La secretaria de Salud Distrital, Linda Cabarcas, aseguró, que pese a que la ESE está intervenida y el agente interventor pretende mejorar su situación, se necesitan acciones contundentes por parte de la Supesalud. “Hasta el momento todo sigue igual, de pronto han mejorado en La Castellana lo de los insumos, han organizado talento humano, el recurso humano en salud, pero el resto, sigue con la misma problemática”.

Asimismo, señaló, que hasta que la ESE no habilite su mediana complejidad, se va a dificultar la prestación del servicio, porque siempre se necesitará del Hospital ‘Julio Méndez Barreneche’, de las clínicas privadas y del hospital de Ciénaga para cubrir la demanda.

“Necesitamos que la ESE nos solucione los problemas de mediana complejidad como las cesáreas, cirugías generales, que deben ser atendidas, pero en estos momentos no hay esa atención. Es fundamental, que ellos habiliten esos quirófanos y habiliten más camas, además de ofertar esos servicios que tanto requiere Santa Marta”.

En estos momentos, Santa Marta no tiene la capacidad suficiente para la prestación de un buen servicio de salud. La crisis en la que se encuentran los puestos de salud, la migración y la falta de cobertura hospitalaria colapsan el sistema, no son garantías para la prestación de una atención de calidad.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *