Connect with us

Columnistas

Aprovechar el decenio

Opinión Caribe

Published

on

Por: Saúl Alfonso Herrera Henríquez

Nuevas innovaciones de carácter tecnológico están transformando mercados, cambiando modelos, arquetipos y trayendo innovaciones a niveles inimaginables. Los avances técnicos alcanzados en el último decenio nos invitan a soñar con un futuro optimista, donde las más “locas” fantasías puedan convertirse en realidades mundanas y cotidianas. Por otro lado, vemos que nuestra realidad está alejada sin duda de ese gran mundo, lo que impulsa a muchos a manifestar su pesimismo. ¿Es realmente posible que como departamento algún día nos encontremos inmersos en verdaderos avances tecnológicos?

Escucho aquí y allá a muchos de los nuestros referir convencidos que estamos señalados a ser siempre un departamento retrasado, lo que me perece que son expresiones que hoy en día no articulan con lo que vivimos, sobre todo por cuanto estamos asistiendo a un desarrollo económico acelerado que todo lo hace posible y lejos de ser una quimera. El siglo precedente nos nutrió de ejemplos miles de unidades territoriales que escaparon velozmente del ciclo de la pobreza y el subdesarrollo, trayendo consigo superiores estándares de vida para millones de ciudadanos, como ha sido el caso de Corea del Sur y Singapur, hasta hace muy poco tiempo países con índices de desarrollo bastante lamentables.

La innovación tecnológica hace más fácil escapar del subdesarrollo. La industria tecnológica, hoy por hoy solo requiere de un entorno propicio para la innovación y la creatividad. El desarrollo del futuro no se halla en maquinaria pesada o en industrias de manufacturas, sino en convertirnos en laboratorios de ideas. Pero para que esa transformación tecnológica se suceda, es necesario transformar significativamente con criterio de futuro nuestras instituciones en ruta a superiores como sólidos avances en desarrollo y bienestar social.

Una sociedad corrupta, insegura, con leyes para el ayer, estará siempre y por siempre anclada a un pasado que debe olvidarse en estas materias. Una unidad administrativa con mercados laborales obsoletos, una legislación corporativa nada que ver, se quedará en el pasado. Necesitamos como departamento reformas de todo tipo que inviten e incentiven capitales y mentes nacionales y foráneas, luchar contra la corrupción, combate que no se puede quedar en letra muerta, consignada solo en catálogos de buenas intenciones. Nada de ser lo cual palabra vacía sino realidad operante, prioridad gubernamental, ciudadana y comunitaria, en el entendido y la comprensión que no podemos ser nosotros mismos la más grande limitación para que alcancemos desarrollo y crecimiento. Empieza un decenio, que aspiramos sea el inicio de un también mejor decenio para el departamento del Magdalena.

Contacto:

saulherrera.h@gmail.com

Abogado. Especializado en Gestión Pública

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *