Connect with us

Metrópolis

Ternas feministas o paridad en la elección a alcaldes locales

Opinión Caribe

Published

on

Por: Cynthia Milena Quintana Fonseca

En la bella Santa Marta la fiebre y la charla social diaria son por la amenazante llegada del coronavirus Covid-19 a la ciudad, las elecciones de Juntas de Acción Comunal y las ternas a Alcaldías Locales; el ambiente es tenso, preocupación en el ambiente, el ciudadano de a pie solo habla de estos temas importantes para la ciudad, sin dejar atrás, la escases del agua; nuestro karma local.

Pero en esta columna me quiero despachar frente a un comentario que escuche el jueves mientras esperaba, irritada, acalorada y hambrienta en la parada del bus, reclamando al mundo la existencia del pico y placa en mi mente y pensando cerca del medio día, el suculento almuerzo que me esperaba en casa (arroz blanco, frijol rojo y pollo asado), ¿delicioso cierto?, tratando de calmar mi mal carácter…

En fin, dejando de divagar y volviendo al tema, hoy me quiero enfatizar en lo que hablaban dos voces de la experiencia y los años, y qué mis oídos en desesperación, tratando de pensar en otra cosa, se adentraron a escuchar; uno señor le preguntó al otro: “¿Quiénes cree que conformen las ternas para las alcaldías locales?”, en corto tiempo y algo despreocupado respondió el segundo: “no sé, pero imagino que la alcaldesa escogerá mujeres, por ser ella mujer”.

Frente a tales comentarios me empezó a volar la mente preguntándome: ¿Cómo funciona el sistema de elección de alcaldías locales? ¿La terna se escoge como los cargos normales de elección popular? ¿Aplica el cuociente electoral en las elecciones de alcalde local? ¿Es obligatoria la cuota femenina? Aja, y si nuestras mujeres admitidas no están al nivel requerido igual tendrán las mismas oportunidades? Y si el caso es contrario? En fin, mi cabeza empezó a dar vueltas, así como creo que ya puse la tuya, estimado lector a pensar y reflexionar.

Resulta que me puse a investigar y contextualizando un poco me encontré que, como ya todos sabemos la convocatoria se abrió desde el 17 de febrero hasta el 28 del mismo mes (convocatoria que debo felicitar a la alcaldía distrital de santa marta pues estuvo bastante publicitada y participativa) dejando como admitidos a 69 inscritos de las cuales cerca del 30% fueron mujeres. Participación importante, pero que deja duda sobre la paridad y la inclusión en los procesos participativos de orden local donde se garantice la adecuada, y efectiva participación de la población afrodescendiente, indígena, lgbti y mujer ha sido históricamente poca o nula.

En pocos días, el próximo 24 de marzo será emitido el listado final de admitidos, ya que en este momento los inconformes están peleando por ganarse en el último minuto su participación en la terna a punta de reclamos, peticiones y recursos y el 30 de marzo los ediles locales votaran dentro de los admitidos por 3 candidatos que será una terna enviada a la burgomaestre para que elija finalmente entre los 3 candidatos y/o candidatas el o la más opcionado (a) para ser el representante de las comunidades de la localidad 1, 2 y 3 de la ciudad.

En susurro como cual chisme de pueblo donde todos saben y nadie sabe, se escucha hablar en algunos casos a ciudadanos disconformes, que no faltan, decir que este proceso es puro cuento, esta amañado y el candidato ya está escogido dedocraticamente desde hace algunos meses atrás, situación que a la actualidad no se confirman; algunos candidatos saben que no quedarán, pero es un espacio para darse a conocer y mientras otros en su ingenuidad y amor por la democracia realizan el proceso, confiando en Dios y doblando rodillas a diario para quedar electos; aunque es uno de los escenarios que se puede presentar por del cuociente electoral, mecanismo que además fue inventado por unos “gringos” europeos, en los años upa! Y puesto en marcha por la cachacolandia criolla de cuna y europea de alma y corazón para las elecciones de los mejores administradores locales, distritales y territoriales las medianas y grandes ciudades; creo fielmente que las elecciones locales serán un medidor más, una oportunidad más para que nuestra alcaldesa pueda reconocer, reivindicar y además demostrar las potencialidades de la mujer “samaria”.

Medidor que tiene preocupado a más de un candidato del género masculino, quienes se preguntan por la cifra repartidora (art. 263 de la constitución política) y la cuota femenina, y es que, al tener en si solo 3 candidatos a presentar a la alcaldesa es reñida la competencia y más cuando al menos 1 de los 3 debe ser una mujer por la ley de cuotas, (ley 581 de 2000 art 6); si señor, y frente a esto se ha expresado en diferentes ocasiones y especialmente se han generado conceptos de la Sala de Consultas del Consejo de Estado como la 1359 de 2001 que hablan de la cuota femenina y el cuociente electoral dentro del proceso de elección de alcaldes locales, dando así oportunidad y garantizando a la mujer y a las minorías sociales mayor participación

Y no es para menos, con una mandataria mujer, la secretaria de la mujer y diferentes acciones dentro de su plan de gobierno para el empoderamiento de éstas  en busca de la paridad y la articulación social de todos los sectores,  las guerras de géneros y e ideologías hacen lo suyo, las feministas por un lado celebran todos los beneficios que se le da a la mujer que históricamente le han sido menoscabados, vulnerados o desvalorizados;  así mismo, el reconocimiento de la igualdad ha llevado a celos y odios entre las mujeres que entienden el feminismo desde diversas ideologías, algunas hablan de la inclusión, como acciones 1000% en beneficio de la mujer y otras luchan constantemente por la igualdad física, material, ideológica de la mujer como ser humano con igual capacidad que el hombre e igual tratamiento sin preferencias, más si con las mismas oportunidades.

Y surge entonces la inquietud propuesta al principio de esta columna, ¿cómo evitar que mujeres no preparadas entren a la terna o en caso contrario que hombres no preparados lo hagan? Solo nos queda llamar a la bondad y a la honestidad de nuestros ediles, a que no voten para cumplir favores, sino que teniendo en cuenta la cuota femenina, la paridad y la contribución igual se escojan entre los admitidos los mejores 3 perfiles para cada localidad, sin sesgamientos, así mismo llamar a nuestra alcaldesa a una la elección abierta y consciente de la mujer, que sabemos bien no solo lo hará por el hecho importante que significa para su plan de gobierno el posicionamiento femenino, sino también basándose en las capacidades que seguramente muchas mujeres tendremos en gran proporcionalidad frente a ese 70% de candidatos.

Por cierto, no olvidemos, recordando a todos en la temporada del COVID – 19 lavarnos las manos, cada 3 horas mínima, aunque algunos se pregunten ¿con que agua?

Escrito por:

Cynthia Milena Quintana Fonseca Especialista en Derechos Humanos

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *