Connect with us

Columnistas

El Covid en tiempos apocalípticos

Opinión Caribe

Published

on

Por: Jose Dorian Gómez Santander

Con toda la arrogancia del ser humano, que pensaba que todo lo tenía controlado y predecible, seguramente no vislumbró una enfermedad que no reconocería visados, ni países del tercer mundo o potencias mundiales; un virus que desenmascararía la fragilidad del ser humano. Nadie de Wall Street calculó una recesión económica para el 2020, donde desde ya se están perdiendo trillones de dólares en el comercio, empresa quebradas, incertidumbre financiera y desempleo; mientras en lo social hay fronteras cerradas, personas varadas literalmente en países ajenos al suyo, exclusión social para los contagiados y una desesperanza generalizada.

Pero no solo covid-19 tiene la humanidad en jaque, desde hace unos años hemos venido padeciendo problemas graves con el cambio climático que ha afectado la tierra en general con fríos, lluvias, vientos y altas temperaturas extremas, reflejándose en incendios descomunales como los que se están sufriendo en la ciudad de Santa Marta últimamente, granizadas en el centro del país, inundaciones, deslizamientos de montañas, plagas de langostas en áfrica, o sismos que fracturan tuberías dejando parte de la capital de Colombia sin agua en medio de esta pandemia; parece que se fuera abrir el cielo y en cualquier momento bajaran los jinetes del apocalipsis.

En un mundo perfecto y utópico, en la cuarentena todos nos podríamos quedar en casa, acostados en cómodos sofás, viendo los tips de los famosos en las redes sociales, o los que muestran en los noticieros los periodistas en teletrabajo, que enseñan cómo cuidar a sus mascotas para que no se “estresen” en medio de salas con alfombras felpudas y chimeneas acogedoras, o también podría ser como lo recomendó la canciller en medio de una alocución presidencial, en donde decía que la cuarentena era un tiempo para preparar “recetas” en familia y cocinar juntos.

Muchas de esas recomendaciones parecen frívolas, que aunque lo hacen seguramente con la mejor intención, no representa a la mayoría del pueblo colombiano, que el toque de queda los agarró sin alimentos, sin agua por ejemplo en Santa Marta, sin trabajo ni ingresos, ya que dicho por estadísticas del mismo gobierno, miles viven del día a día o del comercio informal para que suene más bonito. Todo el anterior panorama es sin incluir los miles de venezolanos que no solo padecen el exilio por ese gobierno nefasto, si no que ahora deben enfrentarse a una pandemia en medio de la ignominia.

Siempre han existido placebos sociales, como en la época romana cuando el emperador decretaba pan y circo para el pueblo. Ahora no hay ni habrá por un rato largo, fútbol, conciertos, reinados, ni ningún evento que distraiga a la humanidad de este gran problema, al que nadie puede predecirle cercanamente sus consecuencias.

Debemos resetearnos al interior de nuestras familias, fortalecer la espiritualidad, aprovechar esta oportunidad para volver a respirar sin afanes, decirles a nuestros seres queridos que los amamos; se nos está dando una oportunidad de oro para recomponer tejido social y poner todo en paz, ya que no sabemos si alguien cercano se nos enferme de covid gravemente, vaya a tratamiento médico y nunca más regrese.

 

 

Contacto
-Jose Dorian Gómez Santander

-Celular: 3004812424

-Correo electrónico: josedoriangomez@gmail.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *