Connect with us

Columnistas

Gobernar bien siempre… mejor en crisis

Opinión Caribe

Published

on

Por: Saúl Alfonso Herrera Henríquez

Gobernar, en sentido general o lato, elemental si se quiere, es ejercer la dirección, la administración y el control de un Estado, ciudad o colectividad. Gobernar bien, y en ello nos ayuda Tomás Moro, cuando nos regala con claridad, sencillez y contundencia las claves para un buen gobierno, qué a mi juicio para serlo, debe apartarse de toda clase de vicio, maldad, tardanza, mesianismo, autoritarismos, demagogia, populismo, exclusión e intolerancia, entre otros particulares aspectos.

Nos dice el celebrado autor de “La utopía”, respecto de un mandatario gobernar bien, lo siguiente: -Que arregle su propia vida. -Que renuncie a los placeres deshonestos y se desprenda del orgullo, pues estos son los vicios que causan el que incurra en el desprecio u odio de su pueblo. Que viva de lo suyo sin perjudicar a nadie. -Que no gaste más de lo que puede. -Que refrene la maldad. -Que prevenga los vicios y aparte las ocasiones de delito dirigiendo bien a sus súbditos. -Que no permita que aumente la maldad para castigarla después. -Que no se apresure tanto en resucitar leyes que la costumbre ha abolido, especialmente las que llevan largo tiempo olvidadas y nunca echadas de menos ni necesitadas. -Que nunca, so capa y pretexto de transgresión, imponga multas o fianzas que ningún juez toleraría que impusiera ningún particular por injustas y llenas de artimañas; … pues un gobernante así ha de ser temido por los malvados y amado por los buenos.

Efectivamente un gobernante así es el que queremos, de ahí que me resista a creer que lo denunciado de manera alarmante y con estupefacción (dada la magnitud lo referido) en distintos órganos de difusión y tribunas de opinión en relación con los manejos que se están dando en medio de la crisis a los recursos públicos en Santa Marta y el Magdalena para solo ocuparme de lo que territorialmente me es más cercano, es a todas luces inadmisible.

Itero que me resisto a creer que ello esté sucediendo en nuestras unidades territoriales, sobretodo, cuando la crisis que vivimos, de naturaleza múltiple por demás, somete a los gobernantes al examen, escrutinio y veeduría ciudadanas, particularmente al salirse de madre los sistemas de salud pública y el manejo de la economía frente a la crisis; por ello, de conformidad con lo denunciado a que hemos hecho referencia, el desempeño de nuestros gobernantes sería funesto, al no ser cierto que se esté ejerciendo un liderazgo de valía como lo quieren hacer ver buscando protagonismo que viene siendo objeto de acres cuestionamientos debido a su errático y nefasto manejo gubernamental. Si esto está pasando, grave sería en gran magnitud; y repito, me resisto a creerlo.

No obstante, señalar los errores y omisiones de gobiernos y mandatarios no traduce, en manera alguna, propiciar caos y descontento en estos durísimos momentos que estamos atravesando y en los que más que nunca necesitan nuestros territorios de la solidaridad y el concurso de todos. De ser como se está diciendo, lo que necesitamos son rectificaciones sobre la marcha, en el entendido y la comprensión que el sentido de la urgencia ha tocado los linderos de la desesperanza y la desesperación.

saulherrera.h@gmail.com

Abogado. Especializado en Gestión Pública

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *