Connect with us

Columnistas

A proteger a los vulnerables

Opinión Caribe

Published

on

Cecilia López Montaño Tabio,

Después de décadas de desconocer la existencia de este sector de trabajadores y sus familias, los vulnerables que son el mayor grupo de población en Colombia y en América Latina, 39%, el gobierno y el país se enfrentan a la urgente necesidad de evitar su caída inminente en la pobreza o aun en la indigencia. Para los economistas ortodoxos los únicos que requerían apoyo inmediato eran los pobres para los cuales se diseñaron las famosas Transferencias Condicionadas, que son subsidios a las familias en cabeza de la mujer, a los jóvenes y con otro nombre a los adultos mayores. La reducción en el número de pobres que ya se detuvo antes de la aparición de la pandemia, entre otras por la desaceleración de la economía, se atribuye en gran parte a estos subsidios que se generalizaron en la región y en otras partes del mundo.

Pero resulta que aquellos que lograron superar la línea de pobreza no se convirtieron en clase media como creyeron muchos inclusive la banca internacional, sino en vulnerables. Ese grupo se caracteriza por tener una altísima probabilidad de caer nuevamente en la pobreza ante el deterioro del contexto económico o crisis familiares. Además su fuente de ingresos es el trabajo en la calle con el cual ganan día a día su sustento sin ningún apoyo del Estado. Pero resulta que esta ignorancia de su existencia por parte del Estado hoy se ha convertido en el gran dolor de cabeza del gobierno y de la sociedad colombiana, porque no los pueden identificar para apoyarlos ahora que reconocen que existen.

Planeación Nacional, cuyo director los confundía con los pobres y por ello creía que su situación estaba cubierta con los nuevos apoyos adicionales a los primeros, desarrolla una estrategia que no logra funcionar. La idea del Ingreso Solidario a los vulnerables es excelente pero: no hay forma de identificarlos porque han estado por fuera del radar de la política pública y segundo porque no analizaron bien el instrumento utilizado, el Sisbén.  Hoy hay caos: cedulas de personas fallecidas, nombres que no corresponde y en fin miles de problemas que obligaron al gobierno a bajar la página web desde hace varios días.

La primera pregunta es ¿por qué si a los pobres les dan $300 y $700 mil pesos, a los vulnerales solo $160 mil? Y la mas importante, por qué recurrieron al Sisbén que se sabe ha sido manipulado por los políticos y desde hace mucho tiempo se reconoce que tiene que depurarse. Por qué no pensaron en una posibilidad que por lo menos merecería estudiarse, la bancarización de los vulnerables. A diferencia de los pobres su día a día no pasa por los bancos y tampoco son beneficiarios del microcrédito porque dados sus escasos recursos tienen un muy alto riesgo para que este sistema les preste dinero. Habrá expertos que pueden sugerir la forma eficiente para que sean parte del sistema bancario y así poder transferirles ayudas. El cómo es el que debe definirse pero de pronto es posible solo con sus cédulas y utilizando canales como las tiendas de barrio, los sistemas como Efecty y otros similares.

¿Por qué el gobierno y específicamente Planeación Nacional no pensó mejor esta fórmula? El resultado es muy grave porque se ha perdido la confianza en una política que en principio debería ser la salida para estos millones de trabajadores de la calle. En vez de no reconocer su error lo que deben hacer es aceptarlo y replantear su forma de operación. La bancarización de los vulnerables puede ser la salida y no una fórmula llena de problemas. El fracaso de esta estrategia es la miseria de una mayoría de personas que volverá a la calle para buscar un ingreso mínimo. Sería inevitable el aumento de contagios y la extensión del confinamiento con los costos económicos que esto significa. Además, una pérdida injustificable de los escasos recursos públicos porque esos dineros sí les están llegando a personas que no lo necesitan.

 

Contacto:

E-mail cecilia@cecilialopez.com

www.cecilialopezcree.com

www.cecilialopez.com

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *