Connect with us

Columnistas

La Salud necesita de tu ayuda NO ESTAMOS PREPARADOS

Opinión Caribe

Published

on

Vivimos tiempos complejos, y grandes reto para toda la humanidad; tiempos para demostrar responsabilidades y compromisos con nuestros semejantes, la familia, la sociedad y con nosotros mismos; tiempos de seriedad, sinceridad y verdad, para que todos caminemos en la misma dirección y contribuir en la búsqueda de soluciones y mitigar los problemas colectivos e individuales. Vivimos tiempos de crisis y Coronavirus.

Podemos salir adelante; esta dura experiencia no la habíamos vivido; y debemos guiarnos por lo que dicen los expertos, quienes a través de pruebas, ensayos, hipótesis, estrategias, métodos, indicadores, curvas, resultados, comparaciones, evidencias; van proyectando los caminos por el cual debemos transitar y muchas veces en medio de la marcha debemos cambiar el rumbo; nada es y puede ser radical, ni siquiera los cambios.

Por tanto los mandatarios y responsables de elaborar, ejecutar y dirigir, el plan de emergencia y contingencia en los municipios, distritos y departamentos, deben evaluar las condiciones y ante todo ser sinceros con la comunidad y coherentes con la realidad. El levantamiento de ciertas medidas, que son necesarias, demanda un alto compromiso y cumplimiento de seguras condiciones para enfrentar la pandemia.

Cada día que pasa, nos demuestra que aún NO ESTAMOS PREPARADOS para enfrentar un contagio masivo y brindar una adecuada atención a los pacientes que lo requieran.

Muchos ± dirigentes con sus equipos, seguidores, admiradores, lideres, representantes de la comunidad, están haciendo un gran esfuerzo, dando y haciendo lo mejor que pueden, con el propósito de aportar y mitigar las múltiples necesidades que hay en la comunidad; para los cuales las promesas se cumplirán. “Y si derramares tu alma al hambriento, y saciares el alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el medio día”. Todo nuestro apoyo y gratitud para ellos.

También escuche decir “de todo hay en el país del sagrado corazón”. Están los que confunden, las responsabilidades, obligaciones, actividades, para la cual fueron elegidos; con la caridad y lastima por el pueblo. Los que se aprovechan de sus “vestiduras” e incrementan los valores de las ayudas y quieren hacer sentir al pueblo, cómo mendigos y con mentiras y disfraz de buen Samaritano dan las ayudas o colaboración. Los que evidentemente parecen padecer un trastorno narcisista de la personalidad. Los que Maquiavélicamente dividen para “Reinar” (por sus frutos los conoceréis).

De todo los que se hace debajo del sol, habrá que dar cuenta; la justicia divina hará lo propio, en el tiempo perfecto de Dios.

Escrito esta: “no se hará  injusticia en el juicio, ni favoreciendo al pobre ni complaciendo al grande; con justicia juzgarás a tu prójimo. También la justicia terrenal, que olvida, se vende, se compra, se cambia, tarde o temprano hará lo suyo.

Uno de los principales e importante objetivo del tiempo de cuarentena, es la preparación para enfrentar la alta demanda que implicaría el potencial pico epidémico COVID- 19.

Definir y socializar la red y rutas de prestación de servicios para COVID-19; intensificar actividades de capacitación y monitorear el cumplimiento de los procedimientos, guías clínicas de atención y protocolos, medidas de bioseguridad y garantizar los suministros requeridos para disminuir riesgo de transmisión; adquirir y exigir los elementos de protección personal (EPP) para el personal de salud y grupos de apoyo; preparar y optimizar el recurso humano multidisciplinario al interior de las instituciones, adoptando una estrategia de diferenciación con un grupo COVID-19; adecuando las instituciones con UCI (Unidades de Cuidados intensivos) para COVID-19: UCI de aislamientos, UCI solo COVID-19, UCI intermedia adaptada COVID-19; áreas de hospitalización y cirugías para COVID-19, unidades de atención extrahospitalarias; unidades de atención en centros distantes para la atención especial de pacientes con COVID-19. Especialización del talento humano, y tecnología para pacientes complejos, salas de aislamiento, rutas independientes para transporte, cubículos para la atención de pacientes con COVID-19, sin afectar y poner en riesgo otros pacientes no infectados que requieran atención.

Lastimosamente en algunos municipios, distritos y departamentos, esto no ha sido prioridad de los mandatarios.

El resultado hoy: Falta de socialización, implementación y cumplimiento de protocolos (No disponibilidad de los EPP), cierre de servicios e Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud (IPS), renuncia de personal, incremento de contagios en el personal de salud, falta de adaptación de áreas para la atención, deficiencia en la prestación del servicio por falta de seguridad y EPP.

NO ESTAMOS PREPARADOS y se evidencia:

El personal de salud, carece de los elementos de protección personal (EPP)

Se define como personal de salud: Toda persona que con motivo de su actividad atienda o deba estar en contacto con el paciente.

No es dar o regalar un tapaboca y un vestido; se trata de un kit con los elementos de protección, para el personal de salud según el área de atención para COVID-19, según los manuales de bioseguridad, y garantizar su disponibilidad durante todo el tiempo de la contingencia. Es una obligación de las aseguradoras de riesgo laboral ARL con sus afiliados, y de las IPS, con el personal que labora en ellas, independientemente de las formas de vinculación; y deben hacerse el seguimiento, vigilancia y control por las entidades competentes,

La circulación del virus no es estática; la exposición del personal es a diario; y las estadísticas del Instituto Nacional de Salud no son alentadoras para el personal de salud. El Ministerio de Salud de Colombia reporta 7.006 personas positivas al Coronavirus, de los cuales el 6,0% (417) hacen parte del personal de salud.

350 de los 417, el 83.9 %, se ha contagiado en medio del ejercicio de su profesión, frente a 33 que se infectaron de forma comunitaria y 34 casos importados.

Esta es una cifra alta, para la fecha y el tiempo; desde que se reportó el primer caso en el país; comparada con el reporte del 30 de marzo, que dio el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, en España, donde habían 85.195 casos positivos, y el 14,4% (12.298) eran profesionales sanitarios positivos por coronavirus desde el inicio de la epidemia. China con reporto 72.134 casos positivos, el  3,8% (1.716) personal de la salud.

Los casos reportados se encuentran en Bogotá 35% (146); Risaralda 22,1% (92), Cali 8,6% (36), Santa Marta 5,3% (22) y Huila con 4,1% (17). Son 155 auxiliares de enfermería, 100 médicos, 56 profesionales de enfermería, 41 personas, cuyas profesiones están aún por definir, 23 administrativos, 14 terapeutas respiratorios, 13 de equipos de aseo y alimentación, 12 fisioterapeutas y 7 instrumentadores quirúrgicos. Con 4 casos están estudiantes, odontólogos, psicólogos, empleados de seguridad y técnicos auxiliares de farmacia. Infectadas con el nuevo coronavirus; y actualmente se investigan otros 301 casos sospechosos.

Las condiciones y garantías laborales: Es muy grato ver el gesto de muchas personas, que con sus palabras, cantos y aplausos, agradecen y respaldan tan loable labor, “tocando las fibra del corazón” y llamando al personal de la salud y grupos de apoyos “Nuestros Héroes de Bata Blanca” y “Héroes sin Capa”

Pero así como en los cómics, la Kriptonita es capaz de debilitar a Superman, anulando sus poderes; en nuestra vida real, las Injusticias debilitan y ponen en riesgo, nuestros héroes de Bata Blanca. Es todo un reto hacer parte del personal de salud que presta sus servicios en épocas de pandemia.  Preocupación, miedo, tristeza e impotencia, sienten muchos de los que laboran en la línea de batalla; los cuales deben salir con el mayor ánimo, disposición, entrega, conscientes que afuera de sus hogares, es toda una odisea; donde algunas veces reciben, amenazas, rechazo, maltrato, humillaciones, insultos, golpes; hasta violación del derecho a la libertad de expresión. Para algunos pedir los EPP, ha sido causal del despido, amenaza de despido, e insultos por parte de los administradores de las  IPS; como lo han manifestado y denunciado muchos, a través de los medios de comunicación y las redes sociales. Pero más difícil es hablar de pagos e incrementos salariales, valor de horas, organización de horarios, necesidad de contratación y disponibilidad de más personal.

Se requiere por parte de los mandatarios y autoridades; acciones e intervenciones serias, respetuosas y responsables que garanticen la seguridad y estabilidad del personal que labora en el área de la salud, que están al frente, exponiéndose ellos y sus familias, para dar la mejor atención a todos los pacientes. Y dejar a un lado, las frases y discursos, que parece un plagio de los poemas de Neruda “Nunca te quejes de tu soledad o de tu suerte,  enfréntala con valor y acéptala.  De una manera u otra es el resultado de  tus actos y prueba que tú siempre has de ganar…,”

Hemos visto algunos avances; pero esto es una emergencia; los mandatarios deben actuar, razonablemente, con eficiencia, diligencia, coherencia, no pueden creer y esperar ayuda de Justice League, Avengers, X-Men, Guardia Imperial Shi’ar, Legion of Superheroes, Champions, The Authority, Marvel Family, Fantastic Four, Teen Titans; es a nuestros Héroes de Bata Blanca y sin Capa, que deben cuidar y darles todas las garantías y condiciones, para que ellos puedan AYUDARNOS.

El 6 de marzo se confirmó el primer caso de COVID-19, en Colombia; el 12 de marzo se declara la emergencia sanitaria; el 16 de marzo, el Ministerio de Salud declara la urgencia manifiesta; y muchas normas más y aun; la gran mayoría del personal de la salud, están a la espera de: los EPP, se les atiendan sus inquietudes y se mejoren sus condiciones laborales.

Una cosa es la inspección, vigilancia y control del cumplimiento de las normas, protocolos, estrategias, y otra cosa muy distinta son las improvisaciones y las acciones fundamentadas en los estados de ánimo, creencias y pareceres.

NO ESTAMOS PREPRADOS y el pronóstico no es reservado para esta compleja situación. Revisemos algunos avances;

YA, los equipos están completos. ¿Y los otros? También…

YA, tenemos un aliado Super con “poderes y dientes”.

YA es obligación de las EAPB – EPS hacer público los pagos.

YA pronto llegara el auxilio para trabajadores de la salud.

YA pagaran deudas, hospital por hospital y son 460.000 millones de pesos representados en 23.000 trabajadores de la salud.

YA se dispuso de los miles de millones para comprar equipos, elementos y acondicionar las áreas.

YA se pronunciaran los sindicatos de los trabajadores de la salud.

YA, se hizo un requerimiento a las ARL, para que entreguen los EPP, según los decretos 488 y 500 de marzo de 2020; de 9 solo una expresó ceñirse a los lineamientos expedidos por el Ministerio de Salud.

YA se fijó la fecha para que las ARL, presenten a la Superintendencia Financiera, un informe detallado de la destinación de los recursos, para la compra de los EPP  (en el mes noviembre 2020)

YA hay, apoyo de los 7+7 de la 7 (no estos de papeleta, sino los otros) a través de una plataforma que les regalaron o prestaron, para que no salgan de sus casas; gritaron más duro, que cuando se amontonan en la 7; Salió en el 124 si lo ves claro, suma 7. No es numerología cabalística, es casualidad; aun así, ya se sabe el final.

YA, Las Generales Controla y Procura expresaron su preocupación al Minsalud, Super, EPS, IPS, ARL; mandaron la invitación a la ciudadanía y al personal de la salud, para que no se queden callado (espere en el teléfono esta situación tiene las líneas congestionadas, uno de nuestros funcionarios pronto lo atenderá – o escriba a los .gov.co y espere la respuesta).

 

NO ESTAMOS PREPARADOS.

Se hace necesario amigo lector NO BAJAR LA GUARDIA ahora es cuando el virus está en la calle. El problema del contagio masivo; es que muchas personas pueden tener una infección por COVID-19 agresiva; y aún más grave, es que no haya quien, donde, ni como atender a esos pacientes. La evidencia demuestra que hay mayor mortalidad en ciertos grupos de riesgo; también se ha demostrado que personas sin antecedentes de enfermedades han tenido una respuesta muy agresiva que les ha causado la muerte. Sigamos las recomendaciones.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), recomiendan:

  1. La higiene de las manos se considera una de las medidas más efectivas para evitar la propagación de gérmenes, también para prevenir el contagio por COVID-19. Realizar un lavado de manos frecuente con agua y jabón, o, si esto no es posible, utilizar un desinfectante de manos a base de alcohol. Especialmente después de haber estado en espacios o medios de transporte públicos y haber tocado personas y/o superficies u objetos, después de sonarse la nariz, toser o estornudar, antes de comer y después de ir al baño.
  2. El distanciamiento social, también llamado «distanciamiento físico», significa mantener un espacio entre usted y las demás personas fuera de su casa.

Para practicar el distanciamiento social o físico:

  • Se recomiendan la separación social – entre 1 y 2 metros – cuando la persona se encuentra en un espacio interior o en una zona donde no haya viento en el caso de los espacios abiertos. y un espacio de entre 4 y 5 metros con la persona que haya delante cuando se camina, ¿El motivo? Las partículas del virus que se expulsan en movimiento permanecen flotando.
  • No se reúna en grupos. Aléjese de lugares concurridos y aglomeraciones. Si puedes quedarte en casa, es lo mejor para ti y todos los tuyos.
  • Limitar el contacto cercano con personas fuera de su casa en espacios interiores y exteriores.
  1. Manténgase lejos pero conectado. Es muy importante seguir comunicándose con los amigos y familiares que no viven en su casa. Cada persona reacciona de manera diferente a las situaciones estresantes, y tener que distanciarse socialmente de un ser querido puede ser difícil.
  • Si tienes como hacerlo, ayuda a quien necesite.
  • Administra bien y haz buen uso de los recursos.
  • Apaga y desconecta los electrodomésticos que no estés utilizando
  • Desconecte del internet los dispositivos como celulares, tabletas, computadores y smart TV, cuando no los esté usando.
  1. En Aislamiento y cuarentena.
  • Aislamiento: se usa para separar a las personas enfermas de las personas sanas. Las personas deben quedarse en casa. En el hogar, las personas enfermas deben separarse de las demás al mantenerse en un espacio o habitación específica para «enfermos» y usar un baño diferente (si es posible).
  • Cuarentena: se usa para mantener a quienes podrían haber estado expuestos al COVID-19 lejos de otras personas. Una persona en autocuarentena se mantiene separado de los demás, y limita sus movimientos fuera de su casa o lugar actual. Una persona podría haber estado expuesta al virus sin saberlo (por ejemplo, al viajar o estando en la comunidad), o tener el virus sin sentir ningún síntoma. La cuarentena ayuda a limitar la propagación del COVID-19.

Separados, pero Unidos entre la Fe y la Esperanza, saldremos adelante.

 

MANUEL NAVARRO RADA

MEDICO – DOCENTE

MAGISTER CIENCIAS BASICAS BIOMEDICA

INVESTIGADOR CLINICO

ESPECIALISTA EN:

GERENCIA DE LA CALIDAD

AUDITORIA EN SALUD

DOCENCIA UNIVERSITARIA

 

                                                     

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *