Connect with us

Departamento

Rector de Unimagdalena Pablo Vera propone plan de austeridad y recorte en inversión para cubrir costos de las matrículas de sus estudiantes

Opinión Caribe

Published

on

Durante sesión virtual del Consejo Superior, el Doctor Pablo Vera Salazar presentó escenarios financieros en los que se disminuirán gastos de funcionamiento y se harán fuertes recortes a la inversión buscando avanzar a la gratuidad de la matrícula de los estudiantes en el periodo académico 2020 II, priorizando los de mayor condición de vulnerabilidad. El gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo desde la presidencia del máximo organismo universitario se sumó a la propuesta.

La Universidad del Magdalena ratifica su compromiso con la comunidad universitaria y su fuerte sentido social, previendo una disminución significativa en su inversión y en sus gastos generales, con el objetivo de dar frente a la contingencia de la no capacidad de pago de matrículas por parte de sus estudiantes de estratos 1, 2 y 3, debido a la crisis generada por el COVID-19; proponiendo así otorgar gratuidad de la matrícula de los estudiantes en condición de vulnerabilidad para garantizar el derecho a la educación de miles de jóvenes que se estaban viendo obligados a no continuar sus estudios por falta de recursos.

En este sentido, el Doctor Pablo Vera Salazar, Rector de la Alma Mater durante sesión virtual del Consejo Superior presentó escenarios financieros, en los cuales la Universidad sacrificaría parte de su inversión para cubrir el pago de las matriculas de sus estudiantes de estratos 1, 2 y 3, no solo de los que son de Santa Marta y el Magdalena, sino también de los provenientes de todas las regiones en general, tal como se ha evidenciado bajo su plan de gobierno por ‘Una Universidad Más Incluyente e Innovadora’.

Es así como, Unimagdalena proyecta un importante recorte en inversión que sumaría $9.587.438.081 y reducción de gastos, entre los que se destacan: tiquetes, viáticos, desplazamientos, hospedaje, servicio de vigilancia, servicio de aseo, energía eléctrica, entre otros, cuyo grado de recorte dependerá si se retoman o no las actividades presenciales tanto en lo académico como en lo administrativo.

“Tenemos que ser creativos y propositivos y hay que dejar de invertir en cosas que antes eran prioritarias, pero en este momento dejan de serlo, pero ese peso no tiene que caer sobre las finanzas ya precarias de la universidad, es decir que ese saneamiento financiero que se ha mantenido, que ha sido muy positivo, hay que seguirlo manteniendo teniendo en cuenta esa fragilidad de los ingresos que se tienen, pero, sin vulnerar en ningún sentido los derechos de los profesores, empleados y funcionarios, pero tampoco dejando abandonados a los estudiantes que no tienen para pagar una matrícula; por eso es momento que entre todos, nación, departamento y distrito veamos un modelo en el que ese valor se apalanca para que la Universidad no dependa de los ingresos de los padres de familia en un departamento con altos índices de pobreza e informalidad”, manifestó el Doctor Pablo Vera Salazar, Rector de la Alma Mater, en medio de la sesión del Consejo Superior.

En ese lineamiento, el Gobernador del Magdalena Carlos Caicedo, se sumó a la propuesta del Doctor Vera Salazar; asegurando aportar $3.500.000.000 para las matrículas de 2020-II de la Institución, sin embargo, vale la pena aclarar que estos recursos anunciados resultan insuficientes para alcanzar la gratuidad plena en la Institución, lo que motivó a los Consejeros a solicitar  al Distrito de Santa Marta su contribución en este propósito, dado que aproximadamente el 50 % de los estudiantes provienen de la capital del Departamento.

Cabe mencionar que, en el marco de la sesión desarrollada por el Consejo Superior, los consejeros destacaron el ejemplo que ha dado la Alma Mater en estos momentos de crisis, todo el esfuerzo de docentes y estudiantes de seguir con actividades, así como también el conjunto de acciones adelantadas como entregas de computadores, datos móviles, mercados y todos los demás apoyos que se han brindado a sus estudiantes, asimismo el hecho de los grados virtuales.

El doctor José Miguel Berdugo, representante del sector productivo ante el Consejo Superior, señaló que, “la Universidad del Magdalena lo que está haciendo es adaptarse a las circunstancias de la pandemia y del aislamiento para poder garantizarle calidad a los estudiantes. En la sesión se facultó al Consejo Académico para que tenga elasticidad en las decisiones y los reglamentos que se han tomado a cerca de las nuevas circunstancias que se están dando”.

De igual forma, fue exaltado el compromiso de la Universidad del Magdalena con el territorio al adecuar con recursos propios el primer Laboratorio para diagnóstico del COVID-19 que operará en el Magdalena, el cual ya fue avalado por el Laboratorio de salud Publica Departamental y a la espera de la pronta certificación del Instituto Nacional de Salud; así como también, resaltaron el liderazgo y el compromiso de la Universidad y su equipo administrativo y financiero, para prever los escenarios para el segundo semestre cuyo objetivo es lograr que los estudiantes que no tengan capacidad de pago, no tengan impedimento para matricularse.

“Felicito al Rector por el gran trabajo que ha venido desarrollando para generar toda una adecuación en el laboratorio para tomar pruebas del COVID-19 en el Magdalena, creo que es una medida que va a impactar mucho el territorio y va a ayudar a muchas familias fuera de la comunidad Unimagdalena. El Consejo Superior seguirá trabajando para buscar medidas y alternativas que garanticen una matrícula más asequible para esas personas vulnerables, apoyándonos de las iniciativas que ha tomado el Rector con la reducción del gasto en la Universidad”, manifestó David Camargo Macías, Representante de los Estudiantes ante el Consejo Superior.

Asimismo, el Rector Vera Salazar presentó un nuevo acuerdo, en el cual promueve la disposición de un marco normativo institucional transitorio en el que se faculta al Consejo Académico para expedir normas  transitorias que flexibilicen los procesos académicos y administrativos ante la contingencia generada por la pandemia del COVID-19, y especialmente para: garantizar condiciones de calidad institucional, que permitan la permanencia y la graduación estudiantil, en el marco de la actual emergencia sanitaria; adecuar el proceso de admisión a los programas académicos de pregrado y posgrado para el periodo 2020-II; flexibilizar la reglamentación sobre el número de créditos mínimos y máximos, así como el registro, modificación y cancelación de las asignaturas, flexibilización de notas y calificaciones de las cátedras cursadas, entre otras acciones en orden a no afectar la hoja de vida académica estudiantil y promover la permanencia en la Institución.

“Fue muy positivo el Consejo Superior, el Rector informó no solo a nosotros sino a toda la ciudadanía sobre los avances que se han hecho a favor de toda la comunidad universitaria, especialmente beneficiando a los estudiantes para darle continuidad al semestre. Estas medidas que se han tomado, son medidas muy asertivas, donde la Universidad ha continuado con su proceso de formación a los estudiantes y se ha reinventado”, expresó María Janeth Atehortua Mejía, Representante de los Egresados, ante el Consejo Superior.

Finalmente se acordó con el equipo de Representantes realizar a partir de la próxima semana unas mesas de trabajo con el fin de avanzar en la propuesta presentada por este Centro de Estudios Superiores, a la que se sumó el señor Gobernador, que busca que sin afectar la estabilidad institucional y teniendo en cuenta la disposición de la Universidad del Magdalena de restringir inversión en el segundo semestre, no se vean afectados los derechos de los estudiantes

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *