Connect with us

Columnistas

Combatir la pobreza

Opinión Caribe

Published

on

Por: Saúl Alfonso Herrera Henríquez

Muchos de los nuestros viven por debajo del umbral de pobreza, de ahí la necesidad urgente de combatirla, reducirla a su mínima expresión y en lo posible, hacer que desaparezca de la faz del departamento. Tiene la mayoría de la población magdalenense ingresos insuficientes, padecemos una pobreza en auge empujada por infinidad de perniciosos factores que en nada contribuyen, ni siquiera de lejos, a superar los lamentables índices de estancamiento que sufrimos y nos ubican en los últimos lugares de la escala de progreso en los órdenes regional y nacional.

Necesitamos éxitos reales en la gestión de nuestros gobernantes, so pena de ahondar la crisis en que nos encontramos, como es la mala situación social que arrastramos, hasta el punto que los ingresos de los más no alcanzan ni siquiera para alimentar a sus familias, donde la peor parte se la lleva la infancia, lo que tiene un impacto directo en su alimentación, en su desarrollo y en la calidad de la educación que reciben. Se ven afectados con ello en gran medida los menores que son la alteración del futuro, de ahí que haya que invertir con prioridad en ellos dada la importancia que representan, en seguridad alimentaria, seguridad sanitaria y educación.

De otra parte, interesa también velar por los jóvenes, núcleo donde es mayor el desempleo y por las madres sin trabajo, lo que impone recuperar las estadísticas oficiales de pobreza, en lo que ayuda la creación de empleo y con ello un mayor poder adquisitivo, siendo vital la aplicación de políticas serias, osadas e innovadoras para combatir este problema que se agudiza por la falta de desarrollo y crecimiento, importando en consecuencia estabilizar la economía, adentrarnos en redistribuciones que permitan reducir la desigualdad, y generar empleo digno, bien remunerado, genuino y productivo en la economía social y popular.

En camino de solución temprana, bien valdría la pena desde las instancias gubernamentales declarar la emergencia alimentaria en el departamento, así toque incrementar los fondos disponibles para tal fin. Es complementar un plan integral contra el hambre, coordinar fuerzas económicas, sociales y políticas para dar resultados a los pobres, entender la manera en que las instituciones y políticas están interconectadas. Combatir la pobreza requiere procesos de cambio estructurales, políticas macroeconómicas y sociales que sean complementarias y sinérgicas, las cuales deben estar interconectadas y diseñadas conscientemente, toda vez que para alcanzar la coherencia política hay que ir más allá de lo simplemente tecnocrático; pues se necesita el respaldo real de una ciudadanía dispuesta a a participar activamente, lo mismo que articulaciones y coaliciones lo suficientemente poderosas que faciliten acortar tales distancias.

 

Contacto

saulherrera.h@gmail.com

Abogado. Especializado en Gestión Pública

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *