Connect with us

Departamento

Desde que el Covid-19 apareció en el Magdalena, dejó claro que traía era una estela de tragedia, dolor y muerte: Luis Miguel Cotes

Opinión Caribe

Published

on

Mediante un hilo publicado en Twitter, el exgobernador del Magdalena Luis Miguel Cotes dio a conocer su opinión sobre el panorama que vive el Magdalena frente a la pandemia del Covid-19.

Hilo

Desde el mismo momento que el Covid-19 apareció en Magdalena, dejó claro que lo que traía era una estela de tragedia, dolor y muerte. Tres meses y medio después, sin excepción alguna, estamos en una situación de emergencia colectiva. Vivimos entre la amenaza y el miedo.

Como la pandemia no tiene manual de atención, el sentido común indica que debe manejarse con meticuloso equilibrio y abundancia de sensatez. La prioridad es garantizarle todos los servicios en salud a nuestra gente y, a como dé lugar, salvar la vida de quien se contagia, señalo Cotes Habeych.

A partir de este punto es que me inquieta la visión que sobre la situación tiene el modelo que reside en la Gobernación del Magdalena. Transcurridos más de 100 días de iniciada la calamidad pública, la cosa está tan grave que el Covid-19 ya está en el mismísimo Palacio Tayrona.

Luis Miguel Cotes aseguro que, Siete personas, entre ellas la jefe de prensa del señor Carlos Caicedo resultaron positivos y quién sabe cuántas más desconozcan que son portadoras del virus. Se contagiaron por la manera como su jefe los expuso en los principales focos donde está la enfermedad.

Digo esto con plena certeza porque es tema de conversación permanente en todo el departamento. Caicedo convirtió a empleados y contratistas de la Gobernación del Magdalena, en carne de cañón, lanzándolos al Covid- 19sin ningún tipo de protección en materia de bioseguridad.

Y como si fuera poco, al regresar a sus labores rutinarias, en los pasillos y oficinas de la Gobernación del Magdalena se percibe el pánico de quienes asisten al Palacio Tayrona. ¡La tal flexibilidad del trabajo presencial o en casa es una mentira del tamaño de La Catedral!, acotó Cotes.

Caicedo nos ha querido hacer creer que adoptó rigurosos esquemas de bioprotocolo para mitigar y reducir la exposición al riesgo de sus subalternos, pero otra cosa muy distinta es lo que, aterrorizados, están contando los trabajadores cuando llegan al seno de sus hogares.

La desconfianza entre compañeros se ha incrementado por culpa de la incertidumbre que les genera la sospecha de que alguno de ellos pueda ser positivo para Covid-19. Hay total hermetismo entre el nivel superior de la Administración Departamental y el resto del equipo, aseveró el exmandatario.

Es cierto que están tomando muestras. Hace poco informaron la realización de un centenar. Lo malo es que a las personas testeadas se les niega el derecho a ser informadas. Sin más razones, los envían a casa para que a instancias de su seguridad social, se restablezcan.

Los trabajadores de la Gobernación del Magdalenason responsabilidad del señor Carlos Caicedo. Es él quien debe garantizarles la salud. ¡Eso no está pasando! Tratar con desdén este asunto pone en riesgo la vida de personas que están entre la espada y la pared. ¡Eso es inhumano!, manifestó Cotes.

Según Cotes, lo peor es que en vez de adoptar las medidas que sean necesarias, Caicedo y su séquito se esfuerzan por ocultar lo que está pasando, y silencian las voces que exigen sensatez, y han impedido que los hechos se difundan, como suelen hacerlo los gobiernos autoritarios.

Oro por empleados y contratistas de la Gobernación del Magdalena, sus familias y todo aquel que lleva alimento a casa con el esfuerzo del trabajo. Se exponen al Covid-19 por cuenta de la peligrosa forma como actúa su jefe. ¡El populismo de Carlos Caicedo es peor que una peste!, concluyo Habeych.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *