Connect with us

Columnistas

Tener en cuenta a la juventud

Opinión Caribe

Published

on

Por: Saúl Alfonso Herrera Henríquez

Luego de todo, y ojalá más pronto que tarde, tarea tiene que ser por mucho tiempo, esforzarnos sí o sí por atraer empresarios, inversionistas, emprendedores e industriales nacionales y extranjeros inmersos en estas lides, y desde las oportunidades, interesarlos en que nos ayuden a resolver los problemas que dejará esta crisis múltiple (sanitaria, económica, social, ambiental), buscar soluciones, promover el trabajo, acudir y tener en cuenta a los jóvenes, especialmente aquellos que terminan la educación media y profesional; los primeros, quienes buscan trabajo o ingresar a la universidad; y los otros, que aspiran a vincularse en la disciplina objeto de su estudio; casos ambos donde las opciones son escasas y dejan mucho que desear por ende.

 Saben los bachillere que su título poco sirve. No hay trabajo e ingresar a la universidad, complejo. Se angustian al no querer estar vagando ni ser mantenidos por sus padres, muchos de los cuales no tienen ni para ellos y esperan que sus hijos ya mayores los ayuden. Esos jóvenes caen en círculos viciosos, de desesperación y muchas veces caen atrapados en las redes delincuenciales; razón por la que tener trabajo o estudiar no deba ser privilegio.

 Los jóvenes saben por regla general que triunfan los más preparados, los que aprovechan sus talentos, hacen sacrificio y renunciaciones, pero que deben ser dignos de oportunidades para poder estudiar, emprender, trabajar, esforzarse. En ello deben los gobernantes permitir que los inversionistas vengan. Los jóvenes reclaman su espacio, desconfían de quienes han confeccionado el mundo en el que viven, luchan por un horizonte más esperanzador, a pesar que quienes se encuentran en cargos de responsabilidad no son benévolos con ellos, ni dados a revisar sus años mozos con espíritu constructivo. Repito, los jóvenes desde su espíritu y empuje solidario, reclaman espacio como parte de su esencia, como el aire que respiran y el porvenir que desean.

 En tal contexto el estudio ayudará a conseguir su anhelo si de la mano fuera de oportunidades reales. Urgen cambios permanentes y continuos. Sólo una política institucional atrevida, que apueste por incrementar la inversión presupuestaria por ofertas continuas de empleo y mejoras sustanciales de las condiciones laborales para los jóvenes, en la necesidad, imperiosa por introducir savia joven, dispuesta a comerse el mundo y a seguir trabajando por una sociedad, más inclusiva y equitativa. Los jóvenes están llamados a hacer grandes cosas, pero necesitan tiempo, espacio y confianza.

 Tienen los jóvenes un enorme desafío, conducir un proceso de desarrollo económico y social que permita -reducir la pobreza y la desigualdad socioeconómica, que atentan contra la estabilidad y la convivencia; -promover un crecimiento económico basado en fundamentos sustentables a largo plazo y competitivos en el contexto de las naciones; -mejorar la calidad de vida. Sin duda, objetivo difícil de lograr y de hecho sin embargo, hoy cuentan con algunas ventajas para hacerlo realidad, pero la evidencia disponible tiende a relativizar las conclusiones alentadoras que se desprenden de tal razonamiento, ya que persisten y se agudizan, altos grados de exclusión social de los jóvenes, reflejados en sus tasas de desempleo; se mantienen o elevan las probabilidades de que practiquen conductas riesgosas, ilícitas, violentas, escapistas o de desorganización social y no se percibe que su participación en la toma de decisiones se vuelva más activa. Importante en todo lo cual, optar por que se tengan en cuenta sus ventajas potenciales y halla políticas públicas acordes que no utópicas que los involucre con diversos agentes sociales, en su preparación, ejecución, evaluación y la necesidad de concertar acciones coordinadas sectoriales, que permitan intervenciones transversales conjuntas. 

saulherrera.h@gmail.com  – Abogado. Especializado en Gestión Pública

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *