Connect with us

Departamento

“Haber crecido con el Proyecto Fútbol por la Paz es como haber crecido con otra familia”: Marcela Echávez 

Opinión Caribe

Published

on

Marcela Echávez Rivadeneira es una joven que creció y se ha hecho adulta en el Proyecto Fútbol por la Paz. liderado por la Universidad del Magdalena, siendo una de las pioneras de este sueño que poco a poco se ha ido materializando hasta llegar a su décimo aniversario al servicio de la formación y desarrollo de los niños, niñas y jóvenes, además del acompañamiento padres y acudientes de escasos recursos que vieron en el fútbol una manera de progresar y materializar sus sueños.

Esta estrategia pedagógica se viene implementando desde el año 2013 por intermedio de la Vicerrectoría de Extensión y Proyección Social, permitiendo que niños, niñas y jóvenes de bajos recursos residentes en barrios aledaños a la Institución, tengan formación deportiva basada en el fútbol como herramienta metodológica fomentando valores, sana convivencia y transformación de líderes.

“Haber crecido con el proyecto es como haber crecido con otra familia, porque ha aportado mucho a mi crecimiento personal, donde he potencializar mis habilidades en el fútbol, he aprendido valores, las psicólogas del proyecto me han enseñado a liderar distintos aspectos relacionados con estudios que desarrollé desde casa por la pandemia, entre muchos otros temas en los que podido tener un desenvolvimiento amplio sobre todo ad portas de ingresar a la educación superior”, aseguró la joven de 18 años Marcela Carolina Chávez, una de las integrantes más antiguas del Proyecto Fútbol por la Paz.

En la actualidad el Proyecto acoge a beneficiarios que se agrupan en tres categorías dependiendo de la edad: la Categoría 1 tiene 75 niños y niñas de 5 a 8 años, la Categoría 2 cuenta con 90 niños y niñas de 9 a 11 años y la Categoría 3 posee 55 adolescentes de 12 a 17 años.

“Estoy muy agradecida con el Doctor Pablo Vera, porque de no haber sido por el apoyo a esta iniciativa no hubiera tenido estas bases que tengo hoy consolidadas que me han permitido centrar mis metas, esa constancia que le he visto al Rector con la universidad también se ha irradiado en mí y todo ese esfuerzo que le ha puesto al Proyecto Fútbol por la Paz, por eso estamos sumamente agradecidos con su labor”, puntualizó la integrante del proyecto que además cursa estudios en el programa de formación complementaria de la IED Normal Superior María Auxiliadora.

Marcela es tan solo un ejemplo de superación de quienes desde muy pequeños han entrado a formar parte de un plan deportivo que desde hace una década no solo se ha encargado de prepararlos para el balompié, también reciben apoyo psicológico, formación académica para los padres de familia por medio de diplomados y lo más importante que ha afianzado los lazos familiares y reduce los índices de violencia en los hogares.

“Bajo su filosofía de Siembra, el proyecto Fútbol por la Paz de UNIMAGDALENA es un proyecto icónico y al cumplirse 10 años, hemos visto el proceso de niños, niñas y jóvenes que arrancaron muy niños y ya están ad portas de ingresar a la universidad, que ha logrado transformar sus vidas y la de sus familias a partir de inculcarles valores y principios utilizando el fútbol como una herramienta pedagógica y de resignificación de sus vidas”, específico el doctor John Taborda Giraldo, Vicerrector de Extensión y Proyección Social.

Fútbol por la Paz tuvo su origen en el 2010 bajo una alianza entre la Vicerrectoría de Extensión y la Fundación Casa en el Árbol, siendo en ese momento el vicerrector el Doctor Pablo Vera Salazar, y que hoy actualmente tiene integrantes de 18 barrios circundantes a la Alma Máter y otros barrios de la ciudad, entre los que se encuentran: Villa U, Las Malvinas, El Piñón, Cerro las 3 Cruces, Villa del Río, Avenida del Río, Simón Bolívar.

También se incluyen otros barrios tales como: Laureles, Bulevar de las Rosas, Santa Ana, 8 de febrero, Villa Marbella, Villa Bella, Líbano, Villa del Mar, Ciudadela, Colinas del río y San José del Pando. 

Docentes comprometidos                                                                                                                 

El licenciado Harold Llanes Sánchez, Coordinador del proyecto Fútbol por la Paz, ha estado desde la génesis de esta estrategia pedagógica apadrinada por esta Casa de Estudios Superiores, acompañando y guiando con su experiencia en la formación deportiva de niños y jóvenes, también acompañando a cada padre de familia que ha depositado su confianza en este proyecto.

“Es algo satisfactorio e interesante el trabajo realizado en estos diez años que llevamos liderando este proyecto, poder abarcar tantas comunidades muchas de ellas en condición de vulnerabilidad, ubicadas alrededor de la Universidad del Magdalena, que el 2010 empezó en compañía del Voluntariado Universitario”, expresó el profesor Harold Llanes Sánchez.

Por su parte, el reconocido ex futbolista Didí Alex Valderrama, es otro de los entrenadores encargados de la formación de estos niños y jóvenes, se siente complacido de formar parte de este programa, que busca contribuir en el desarrollo deportivo y cultural  de los niños y jóvenes: “Tengo tres años de estar en la Proyecto y he tratado de impartir mi experiencia con ellos, lo principal ha sido formar desde el ámbito deportivo niños y jóvenes que sean de gran utilidad a la comunidad, y que este aporte contribuya a su educación para que hagan buen uso de su tiempo”.

Escuela de Padres                                                                                                                                

En el 2017 se incluye como valor agregado para los miembros del proyecto, la Escuela de Padres, que ha venido formando a los participantes que acompañan a la formación deportiva de los infantes y jóvenes, “El acompañamiento psicosocial que hemos realizado ha involucrado talleres y actividades lúdicas que favorecen las dinámicas familiares y sociales del grupo de padres de familia del proyecto que se han beneficiado con la realización de diplomados”, aseguró el Coordinador del Proyecto Fútbol por la Paz, Harold Llanes Sánchez.

En el 2019 se certificaron 40 padres en el diplomado de Alfabetización Tecnológica y en el Diplomado de Finanzas Personales, constituyendo un significativo acompañamiento de esta casa de estudios superiores y que ha involucrado el crecimiento de muchas familias vinculadas al proyecto. 

Además de la formación académica, las psicólogas Miosoti Meyer Mier y Jeimmy Polo Rojas, desarrollan diversas actividades y talleres con temas relacionados a la generación de valores, desarrollo psicológico de los hijos, pautas de crianza, actividades lúdicas, temas socio culturales y de actualidad de acuerdo a las dinámicas presentadas en el entorno, favoreciendo la integración, el ejercicio de los valores y relajación.

Padres de Familia con gran compromiso 

Para los padres de familia, el proyecto ha sido beneficioso no solo para los niños, también para ellos teniendo en cuenta que, han podido formarse académicamente y tener un apoyo en la formación de los más pequeños de la casa. 

“Mi hijo tiene un año en el Proyecto de Fútbol por la Paz, estoy muy contenta, felicito al profesor Harold y al Rector Pablo Vera, nos han aportado muchísimo porque no soy de acá y es bueno que la gente de escasos recursos pueda acceder a él, actualmente estoy haciendo un diplomado en tics que nos instruye y nos hace alejarnos de la violencia. El acompañamiento psicológico es un gran aporte, nuestros niños están creciendo sanamente con amigos, por ello invito a que conozcan este bello proyecto”, expresó Mariela Sánchez, madre de uno de los niños integrantes de la escuela de fútbol.

Cabe resaltar, que este proyecto permite que los padres de familias, niños, niñas y jóvenes de los sectores aledaños a la Alma Máter puedan compartir experiencias, afianzar y promover valores, el juego limpio, respetuoso y tolerante, donde además los integrantes del proyecto y sus familias promueven la sana convivencia y los ambientes de paz.

Con estas actividades UNIMAGDALENA SIEMBRA el amor por el deporte y el fortalecimiento de los lazos familiares que se han perdido actualmente en algunos hogares por culpa de la violencia.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *