Connect with us

Metrópolis

¿Quien le pone el cascabel a la segregación de Gaira?

Opinión Caribe

Published

on

Una semana antes de la fundación de Santa Marta, por Rodrigo Galván de las Bastidas, se fundó Gaira, un territorio ancestral que era el hogar de una tribu indígena y de negros cimarrones, quienes vencieron a los españoles que, por allá en 1510, llevaron a cabo un primer intento de colonización en este territorio perteneciente a lo que ellos denominaban el ‘Nuevo Mundo’.

Gaira, durante varios años, fue un corregimiento de la capital de la Magdalena. Hoy, junto con El Rodadero, es una comuna más de la ciudad, que recibe, prácticamente, el mismo trato que el resto de los barrios, sin tener en cuenta que en el área que la delimita existen los sectores urbanos que más impulsan el turismo y la actividad económico en el Distrito.

Esta es una zona con necesidades y problemáticas, al igual que el resto de localidades samarias, hay inconformidades en cuanto al servicio médico, al transporte, educación, servicios públicos, pavimentación de vías y calles, entre otras situaciones que han provocado el resurgimiento de un nuevo movimiento que pretende la independización de la localidad.

Bajo el nombre ‘Gaira Distrito’, empezó a sonar nuevamente la idea de segregar esta parte urbana de la ciudad y así darle paso a un nuevo proyecto que permitirá estimular el desarrollo del territorio con recursos de asignación nacional y manejo propio, que den paso a la materialización de aquellos anhelos que han estado en el imaginario de los gaireros por un largo periodo de tiempo.

La propuesta está siendo liderada por el abogado especialista Héctor Visbal Saballeth, quien, hasta el momento, ya ha surtido los trámites necesarios ante la Registraduría para empezar, de una vez por todas, este largo camino que implicará alcanzar una meta de esta magnitud.

 

Las condiciones para la segregación de Gaira

Los gaireros quieren hacer de este territorio un Distrito Turístico, Cultural y Portuario y para darle inicio a este proyecto ya fue presentada y aprobada bajo la Resolución 0004 del 12 de enero de 2021 por la Registraduría Nacional de Estado Civil la solicitud quemarca el comienzo de una extensa lucha en aras de conseguir dicho objetivo.

De acuerdo con el documento presentado por el Comité Promotor, conformado por nueve ciudadanos,este nuevo Distrito cobijará también las zonas de El Rodadero, La Paz, Bello Horizonte, Cristo Rey, Aeromar y Don Jaca. La recolección de firmas ya empezó y aunque ya en varias ocasiones ha fracasado esta iniciativa, hoy existe un firme convencimiento por parte de los activistas líderes que los aferra a que se puedan surtir los procesos legales para la segregación definitiva de Gaira.

En esta oportunidad existe una organización completa con una serie de motivaciones claras:

Construir un Distrito exitoso y competitivo.
Fortalecer y promocionar las industrias existentes.
Impulsar la creación de nuevas industrias para generar empleo.
Impulsar turismo sostenible.
Impulsar la competitividad para fortalecer la prosperidad compartida.
Garantizar eficiencia administrativa a través de la rendición de cuentas.
Fortalecer la participación ciudadana en la toma de decisiones.

De acuerdo Héctor Visbal, abogado, ex alcalde de la Localidad 1 de Santa Marta y vocero del proyecto, en Gaira y sus territorios aledaños existe mucha inequidad social, lo que generó las manifestaciones de una comunidad completa que busca inversiones eficientes para mejorar la calidad de vida de los habitantes.

“Todo el hábitat está en deterioro en Gaira porque no ha habido inversión, al pueblo se le ha maltratado. Desde el año 86, cuando Santa Marta era municipio, han tenido aspiraciones de independencia. Hoy yo encuentro que sí es posible”, afirma el vocero.

Así mismo, Visbal agrega que, teniendo en cuenta las condiciones del territorio, Gaira no podría segregarse para convertirse en municipio por sus características de ubicación geográfica lo que le proporciona inviabilidad jurídica para ese título específico, no obstante, el entorno sí está dado para lograr la denominación de Distrito, según lo que establece el artículo octavo de la Ley 1617 de 2013, que emite los “requisitos para la creación de Distritos” en Colombia.

Estos son:

1. Contar por lo menos con 500.000 habitantes, según certificación expedida por el DANE, estar ubicado en zonas costeras, ser capital de departamento, municipio fronterizo o contar con declaratoria de Patrimonio Histórico de la Humanidad por parte de la Unesco.  
2. Presentar un documento con la sustentación técnica del potencial para el desarrollo de puertos o para el desarrollo de actividades turísticas, industriales, o económicas de gran relevancia que acredite la capacidad institucional, de gestión y financiación para el desarrollo de dicha vocación.  
3. Presentar un análisis de la capacidad fiscal que demuestre su suficiencia para asumir las necesidades institucionales y estructura administrativa asociada a la conformación de localidades.  
4. Presentar los resultados de la diligencia de deslinde efectuada por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi.
5. Contar con concepto previo y favorable sobre la conveniencia de crear el nuevo distrito, emitido por las Comisiones Especiales de Seguimiento al Proceso de Descentralización y Ordenamiento Territorial del Senado de la República y la Cámara de Representantes, y la Comisión de Ordenamiento Territorial como organismo técnico asesor, o el organismo que haga sus veces, concepto que será sometido a consideración de las Plenarias del Senado de la República y de la Cámara de Representantes, respectivamente.  
6. Contar con concepto previo y favorable de los concejos municipales. 

 

Acorde con la explicación del vocero, la localidad cumple con estas características, destacando que, en cuanto a la población, existen reformas que descartan esta cifra de habitantes (500 mil) y permitiría el avance del proyecto.

A través de la consulta popular, el Comité deberá recoger mínimo 4.663 firmas, equivalentes al 10 por ciento del total de la población, que es de 46.627 habitantes, pero el objetivo es alcanzar, al menos, 20 mil de aquí al 13 de julio, que es cuando se vence el plazo. Posteriormente, la Registraduría, por medio del Consejo Nacional Electoral, fijará la fecha en la que los gaireros tendrán que votar a favor de esta proposición en las urnas.

En la consulta sólo habrá dos opciones de voto: sí o no a la pregunta ¿Está de acuerdo con que el territorio que comprende parte de la Localidad 3 de Santa Marta, sin incluir al corregimiento de Minca, sea segregado y erigido en Distrito, mediante el trámite de un proyecto de Ley presentado ante el Congreso de la República de Colombia?

Si en esta votación gana el sí sobre el margen que dicta la Ley, será una obligación para el Presidente de la República, se presentará el proyecto ante los congresistas, quienes deberán darle el respectivo trámite (…) Hay una cantidad de anexos que serán presentados ante el Viceministerio de Participación Ciudadana y Consulta del Ministerio del Interior”, aseguró Visbal Saballet.

En medio de las explicaciones, el vocero manifiestatambién que para el Congreso sería una obligación aprobar la solicitud presentada por el pueblo, tras mostrar pruebas de que se recogieron firmas y de que hubo una votación que demostró la posición favorable de los ciudadanos.

“Si se recogieron las firmas, se hizo la consulta popular y la mayoría absoluta dijo que sí, ya tenemos asegurado el 90% de probabilidades de que Distrito Gaira sea una realidad”, aseveró, basado en la premisa de que “la Constitución de Colombia establece que las decisiones que se hagan a través de participación ciudadana obligan a los funcionarios públicos a acatar el mandato del pueblo”.

 

Voces en contra

A pesar de que el proceso parece estar muy bien detallado y estudiado por parte del abogado Visbal, hay quienes consideran que esto sólo corresponde a un ideal que difícilmente se podría conseguir.

Una de estas personas es el también jurista Humberto Díaz Costa, quien de manera vehemente calificó el proyecto de “una locura que no va para ninguna parte”, ya que los mecanismos que están utilizando, a su parecer, no son los correctos.

“El Distrito de Santa Marta, y otros tres del país, fueron creados con la Constitución Política de 1991 y para reformarlos se necesita reformar la Carta Magna también”, explicó Díaz Costa, añadiendo que en ese estatuto quedó establecido también el límite geográfico de la ciudad y para cambiar eso se deben alterar también los apartes de este libro jurídico que estipularon cada uno de estos detalles.

El abogado enfatiza también en que la creación del Distrito de Gaira no puede hacerse por Ley, pues es un proceso que obligaría a modificar la Constitución, siendo esta una de las trabas que, a consideración suya, tiene esta iniciativa.

“Supongamos que ellos tienen razón y presentan el proyecto ante el Congreso, allá se necesita tener a favor a la mayoría de los congresistas en la Cámara de Representantes y en el Senado, si eso no se consigue no hay forma de que esto ocurra”, aseguró.  

Por otro lado, señaló que a Santa Marta la perjudicarían de manera relevante porque se le reduciría la población a una mínima expresión y los ingresos de la Nación disminuirían, además del movimiento económico, pues gran parte de la actividad turística que promueve la ciudad viene de El Rodadero y la parte industrial que está localizada en esa zona.

 

Los congresistas opinan

En torno a este tema, OPINIÓN CARIBE contactó a los cinco Representantes a la Cámara por el Magdalena, para que fuesen ellos quienes explicaran las condiciones que debía plantarse este proyecto, si llegara a la estancia de ser presentado en el Congreso. Sólo Franklin Lozano de la Ossa atendió el llamado y manifestó que, aunque es un objetivo difícil de alcanzar, de lograrse sería beneficioso para el departamento.

“Yo no lo veo fácil, tanto así que hace 20 años, aproximadamente, no se han creado nuevos municipios en el país y por algo es. En términos de presupuesto, los recursos saldrían de un pequeño porcentaje del presupuesto nacional, le quitarían un poco al resto de territorios. Santa Marta sí sentiría el golpe, por el ejemplo, en los impuestos de industria y comercio, predial (etc.) porque pasarían al nuevo Distrito”, afirmó, haciendo énfasis en que los giros del Estados a la ciudad no se afectarían en gran medida.

Con respecto al trámite, aseguró que el proyecto tendría que surtir cuatro debates en el Congreso, dos en la Cámara de Representantes y dos en el Senado.Probablemente, se deba debatir en la Comisión Sexta de la Cámara, en donde no hay magdalenenses. “Tengo siete años en el Congreso y jamás he visto un proyecto radicado de este tipo. Quizás que cambien de municipios a Distrito, pero la creación de uno nuevo no, quizás porque hay algún impedimento jurídico”.

“Pienso que no sería malo porque eso implicarían recursos nuevos para el Magdalena, pero lo veo muy remoto”, puntualizó.

De igual manera, el senador Antonio Zabaraín Guevara, también magdalenense, en entrevista con este medio, dio a entender que simpatiza con la propuesta y que está enterado de los esfuerzos de los gaireros durante décadas para ver este territorio convertido en un lugar próspero.

“Por lo que he escuchado, podría decir que el Comité no tiene tintes ni intereses políticos, más bien con muchos aspectos sociales, que quiere impulsar la competitividad y que desea que las inversiones lleguen a La Paz, Cristo Rey, Don Jaca. Que el turismo de El Rodadero deje de ser de quinto nivel para convertirlo algo de primera categoría. Han demostrado un gran sentido de pertenencia y las ganas de fortalecer la participación ciudadana”, expresó.

En su concepto, este proyecto tiene como objetivo principal que los recursos generados a través de la actividad turística lleguen a los ciudadanos de ese sector que “ha estado totalmente abandonado” ya que no existe coherencia en el hecho de que “siendo ellos quienes generan unos ingresos por turismo, ese dinero no sea reinvertido en Gaira”.

“Yo les he escuchado y los seguiré escuchando. Finalmente será la ciudadanía la que tomará esa decisión para que, a posteriori y cumpliendo con todos los requisitos, de pronto pueda hacer tránsito por el Congreso de la República para que sea el Presidente quien, en su sabiduría, sancione una Ley que haga de Gaira y Distrito Turístico”, declaró.

 

Los mecanismos de participación ciudadana no cambian los límites

Un experto nacional consultado sobre esta cuestión, afirmó que en país ni el referendo, ni el plebiscito ni la consulta popular son las vías para cambiar los límites territoriales. Con respecto al mecanismo que está aplicando el Comité Promotor del proyecto Gaira Distrito, manifestó que la recolección de firmas o el porcentaje mayor de votos a favor en una consulta popular no implican vía libre para la segregación.

“Los límites de departamentos y Distritos se cambian por Ley”, expresó, aclarando que, si el caso de Santa Marta se dio con una reforma a la Constitución, se tendría que hacer lo mismo para darle autonomía Gaira bajo ese mismo concepto.

“Así sea una Ley ordinaria, una orgánica o un acto constitucional, la consulta popular no tiene efectos vinculantes sobre la decisión de cambiar los límites. No se le puede obligar al Congreso”, enfatizó, agregando que, posiblemente, existe la intención de vincular algo electoral con un mecanismo netamente político, como lo es el cambio de los límites del territorio, siendo esto algo técnico que obedece, principalmente, a unos estudios previos y a una cantidad de factores que no hacen parte de la consulta.

Por otro lado, explicó que, en caso de que gane de la consulta, se necesita que el proyecto de Ley sea formulado por funcionarios del Estado, ya sean todos los concejales, diputados o un congresista, porque quienes promueve la iniciativa no están legitimados para presentar un proyecto de Ley.

Si existe un congresista que quiera presentar el proyecto, lo podría hacer sin necesidad de este mecanismo de participación ciudadana, según explicó el experto.

 

“No tomemos decisiones por fanatismo”

César Mercado, abogado samario y especialista en Derecho Constitucional, Administrativo, Laboral y DD. HH., expuso su punto de vista y aclaró que lo verdaderamente importante en esta clase de procederes es que el pueblo completo es el que debe participar para determinar si es beneficioso o no una decisión de tal magnitud como segregar una porción del territorio samario.

Lo anterior, teniendo en cuenta que un Distrito tiene facultades especiales, como la designación de alcaldes y administradores locales, así como localidades, para desarrollar ofertas a favor de la población.

“Lo importante es que nosotros como ciudadanos, abogados y, sobre todo, como personas apegadas a la Constitución, le expliquemos los pros y los contras de esta independización o del fortalecimiento de estas herramientas administrativas con las que contamos como Distrito”, señaló el abogado.

En su explicación, hizo referencia a que actualmente existen muchos municipios que quieren subir a la categoría de Distrito, como es el caso de Ciénaga, como también hay otros municipios independizados que están al borde de la quiebra porque el gasto de funcionamiento no es el idóneo, lo que provoca que las comunidades cada vez estén más abandonadas.

“Con esto no quiero decir que no deberían independizarse, sino que las decisiones que ellos tomen, porque son los directos afectados, la hagan de la mejor manera. Lo que sí pediría a la comunidad es que se instruya bien. No tomemos decisiones por fanatismo ni mucho menos por intereses particulares”, especificó.

 

¿Posibilidades?

Con todo lo anterior y teniendo en cuenta cada una de los puntos de vista dados por los profesionales consultados, se puede concluir que el ambiente político en torno al proyecto que busca convertir a Gaira en un Distrito Turístico, Cultural y Portuario está bastante divido.

Al Comité Promotor le espera un recorrido extenso rodeado de posibilidades y negativas ante las cuales tendrán que regirse únicamente por las normas del Estado y aceptar las disposiciones que se establezcan.

Cualquiera que sea el resultado, deberá ser el empujón para buscar estrategias alternas, y dentro del marco de la Ley, que permitan mejorar directamente las dificultades que hoy en día enfrenta el territorio en cuestión.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply