Connect with us

Departamento

Con firmas digitales, gobernación habría forzado renuncia de dos gerentes de hospitales del Magdalena

Opinión Caribe

Published

on

Luego de que se conociera una nueva denuncia en contra de la Gobernación del Magdalena, liderada por Carlos Caicedo, por el presunto uso de una carta falsa para forzar la renuncia de Mayra Castro, exgerente del hospital Santander Herrera de Pivijay, se ha abierto un debate sobre las graves faltas en las que estaría incurriendo la administración que incluso podrían tener repercusiones legales.

La situación ya había sido denunciada por Eileen Sequeira Jaraba, quien meses atrás había sido retirada de su cargo como gerente de la ESE de Nueva Granada bajo esta misma modalidad, no obstante, un fallo de un juzgado municipal permitió su reintegro.

Hoy, el abogado Carlos Salas hace un análisis sobre estos dos casos, identificando irregularidades en el documento utilizado para la supuesta renuncia de Castro, partiendo del hecho de que la carta tiene escrito el nombre del municipio de forma errónea dos veces.

Al comparar las dos cartas, pudo constatar que ambas contenían firmas escaneadas, tal y como aseguran las dos afectadas. Castro, exgerente del hospital de Pivijay, incluso solicitó a la Gobernación que fuese suministrado el video en el que ella radica su renuncia, sin embargo, hasta el momento no ha sido presentado, al parecer, porque no existe.

Adicionalmente, el jurista menciona que estas firmas carecen de validez debido a que deben ser reconocidas por quienes la emiten.

“Hay algo que se les escapó a los responsables de la falsificación y es la validez de la firma. Una firma escaneada no puede darse por válida sin ser reconocida por la persona que la emite, en este caso, ambas Gerentes. Eso es una obviedad, sino cualquiera podría hacer uso de ella”, asegura.

Lo anterior, sustentado en el artículo 2 de la Ley 527 de 1999, en el que se lee que la firma digital “se entenderá como un valor numérico que se adhiere a un mensaje de datos y que, utilizando un procedimiento matemático reconocido, vinculado a la clave del iniciador y al texto del mensaje permite determinar que este valor se ha obtenido exclusivamente con la clave del iniciador y que el mensaje inicial no ha sido modificado después de efectuada la transformación”.

Además, para poder considerarla como válida, según explica el abogado Salas, “debía ser enviada por un correo oficial o personal reconocido (…) Es decir, el no reconocimiento de la firma escaneada por parte de ambas Gerentes y el no existir evidencia de que hayan sido ellas quienes personalmente entregaron la renuncia, deja en evidencia que existió una falsedad en el documento. ¡Eso es gravísimo!”.

Esta situación ya fue expuesta ante la Fiscalía General de la Nación por parte de Eileen Sequeira y, en adición, se pronunció también la Asamblea del Magdalena, que aseguró estar preparando una denuncia para interponer en ese mismo ente judicial y en la Procuraduría, por lo que consideran una “persecución” hacia los directivos de los centros médicos del departamento.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *