Connect with us

Columnistas

Costosa es la mala política

Opinión Caribe

Published

on

Por: Saúl Alfonso Herrera Henríquez

Tender puentes, estrecharnos las manos, oírnos y escucharnos con la atención debida, caminar por las vías mejores que conduzcan y traduzcan desarrollo, crecimiento, bien común, orden justo, progreso, buen gobierno, interés general como duradera prosperidad integral, es lo que requerimos a lo largo y ancho de nuestra geografía en lo local, departamental, regional y nacional por el bien de la patria y de todos y cada uno de quienes la habitamos, lo que encuentra desafortunadamente talanqueras en la miseria política, moral e intelectual de los políticos actuales, incapaces de gestionar todo y capaces avezados en empeorarlo todo; lo que hace importante, significativo, esencial, trascendental y urgente en alto grado, que todas las fuerzas políticas se acerquen, depongan odios, su exacerbado espíritu de vindicta y emprendan de manera rauda, la tarea de sacarnos de la difícil situación en que estamos.

No podemos seguir teniendo un escenario político tan o más destructivo que este perverso virus que nos agobia. Contra éste ya hay vacuna, pero contra el otro ….. será que no hay remedio? Si nosotros todos no hacemos algo, irremediablemente vamos a enterrarnos todos; razón por la que requerimos de unos políticos unidos, que cumplan sus promesas, que no repitan errores, que actúen de buena fe, que tengan buenas intenciones, que sean gestores de las cosas mejores, que ejecuten las realidades que el pueblo demanda; pero que no culpen a quienes no deben, sino que asuman sus responsabilidades, incapacidades e incompetencias, misma que deben ser punto de partida para que la gente, traicionada y frustrada en sus anhelos y esperanzas, le cobre en las urnas su ningún positivo hacer.

Pero seguro estoy y ojalá me equivoque, dado los resultados que elecciones tras elecciones vemos, que así no será y seguirán los más actuando torpemente con ciego fanatismo partidista siguiendo las orientaciones, si así llamarse pueden, de sus líderes y sus partidos, sin importarles que no busquen nuestros políticos la excelencia que no les interesa ni siquiera un ápice, puesto que saben a ciencia cierta y de sobra que nos gusta que nos engañen y votar por los pajaritos que nos pintan en el aire.

Entienden los políticos a pie juntillas que su futuro no depende de su gestión o los resultados que obtienen, sino de otras muchas  “basuritas», lo que nos lleva a decir, como lo sostiene  con soportadas razones una inmensa cantidad de académicos y estudiosos a profundidad de la temática, que de seguir así vamos a seguir pagando muy, pero muy caro todos estos desaciertos en incertidumbre, irrealizaciones, utopías, quimeras, crisis social y ruina económica, esta ceguera partidista y tonta que nos arrastra en la mayoría de los casos, por caminos distintos a la reconciliación, la reconstrucción, la restauración, la articulación y  proseguir en armonía, aspectos necesarios todos y cada uno, además de otros muchos, en la ruta que para alcanzar distintos efectos positivos y enaltecedores deben transitar los pueblos cuando en realidad quieren constituirse en ejemplo de verdadero ascenso, mejora, vanguardia, adelanto, avance y sólido progreso.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *