Connect with us

Columnistas

Agua escasa… y de pésima calidad

Opinión Caribe

Published

on

 

Por: Rubén Darío Ceballos Mendoza

Inadmisible que Santa Marta, Perla de América, ciudad turística por excelencia, la de la magia de tenerlo todo, adolezca de un suministro eficiente de agua, líquido preciado, valioso que entraña la vida misma, cumple una función vital para el buen funcionamiento del organismo, posibilita el transporte de nutrientes a las células, ayuda a la digestión de los alimentos, contribuye a regular la temperatura corporal y demás otras benéficas propiedades. Y no solo es inadecuado su servicio, sino que sufrimos los samarios su pésima calidad, sin importar el estrato que sea. Son permanentes los recortes en su suministro. Algo sumamente preocupante considerando que la escasez de este recurso representa de tiempo atrás un problema que no le han dado solución, genera graves daños y toda clase de descontento en la colectividad.

Pero peor que todo, es el San Benito de los que se dicen de ahora, quienes luego de más de dos lustros en el poder, tiempo suficiente para haberle dado solución al problema, siguen sin vergüenza alguna culpando a los de antes, en los que el cabecilla de los de ahora tuvo también de manera activa participación política y administrativa.

La reducción en el abastecimiento del preciado líquido, es consecuencia de muchas situaciones, tales como imprevisión, bajo almacenamiento y demás muchas otras que no es del caso enumerar, pero que de todos modos afectan en alto grado y gran medida la disminución del suministro. Lo que es grave de todos modos.

Esto del abastecimiento de agua no es de ninguna manera un problema nuevo, más sí preocupante, considerando que, de acuerdo con algunos especialistas y ambientalistas, su consumo aumenta cada vez y cada día más generando emergencia sanitaria que demanda protocolos de higiene más estrictos sin siquiera poder tener asegurado un buen suministro de un recurso tan fundamental como el agua es.

Siendo conscientes y honestos, conciencia y honestidad  que no existe en nuestros mandatarios, este problema de la falta de agua potable es una clara muestra de la desidia que nos arropa, de terquedades, tozudeces, sinrazones, querer imponer criterios, querer aprovechar la situación para montar sobre ello todo un sainete demagógico y populista. Es sin duda legendaria a todas luces la situación de falta de agua que nos agobia y cobrará mayor vigencia a partir de estos meses de campañas electorales por parte de actores políticos patrocinados que aprovecharán el asunto agua como caballo de batalla para seguir pescando incautos con cantos de sirena.

Es verdaderamente lamentable que, teniendo que lidiar con la situación sanitaria, social y económica en la que estamos inmersos, sea aprovechada para darle relevancia a la demagogia y tengamos que seguir enfrentando los excesos, abusos, atropellos y arrogancia de quienes, movidos por intereses personales y políticos, prometerán las soluciones que seguirán aplazadas y por lo que viviendo estamos, difícilmente llegarán.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply