Connect with us

Departamento

Más de 80 indígenas habrían resultado heridos en enfrentamientos de pueblos en la Sierra Nevada

Published

on

Desde el pasado 25 de septiembre, la Asociación de Autoridades Tradicionales Kogui del Magdalena ‘Muñkuawinmaku’, asentada en la vereda San Antonio, Tucurinca, corregimiento de Palmor en Ciénaga, enviaron una misiva a la Procuraduría, Fiscalía General de la Nación, la Defensoría del Pueblo, el Ministerio del Interior y al Batallón de Alta Montaña, en el cual solicitaron intervención urgente por una persecución de la que vienen siendo víctimas por parte de indígenas de una organización alterna.

En el documento, firmado por el gobernador Kogui del Magdalena, Atanacio Moscote Gil, alertaron que “los indígenas Kogui seguidores del señor gobernador kogui Arregocés Conchacala, han estado persiguiendo y capturando a todos los miembros indígenas kogui pertenecientes a la asociación de autoridades tradicionales Muñkuawinmaku”.

Esto habría sido causal de torturas y fuertes enfrentamientos, lo que dejó a nativos gravemente heridos “con mucha probabilidad de muerte a causa de la golpiza que han recibido”.

Según explica Moscote Gil en la carta, la intención es los miembros de Muñkuawinmaku pasen a formar parte de la organización Gonawindua, que lidera Arregocés Conchala, gobernador kogui de La Guajira.

De acuerdo con la información suministrada por una de las mujeres de Muñkuawinmaku, en Magdalena, se empezaron a generar persecuciones organizadas por los comisionados de La Guajira, lo que desató una lucha física entre las comunidades.

“Aproximadamente como 80 o 90 deben estar heridos, entre ellos jóvenes, mujeres y niños involucrados en ese conflicto. El señor Moscote Gil ha solicitado mucho la denuncia ante la Fiscalía, Procuraduría y Defensoría porque si nosotros, la gente del señor Moscote, se reúne y arremete contra ellos, entonces se va a empeorar la situación. Si lo hacemos por nuestra propia cuenta podríamos llegar más en violencia”, explica la mujer.

Así mismo, asegura que hasta la vereda San Antonio llegaron funcionarios de la Defensoría del Pueblo, quienes se adentraron en el sitio para verificar el estado de las personas heridas en medio de los enfrentamientos reportados.

“Esperemos que sí traigan evidencia porque los que nos han manifestado los familiares que vivenciaron todo este conflicto es que sí hubo bastante maltrato, más que todo físico y psicológico”, añade.

Tal parece que los más de 80 comisionados de Gonawindua, provenientes de La Guajira, continúan en la vereda y, además, estarían contando con el apoyo de otras tres comunidades, con lo que aumentaría a 200 el número de hombres quienes estarían generando el conflicto.

De igual manera, la mujer, cuya entrevista fue facilitada a OPINIÓN CARIBE por el antropólogo y defensor de Derechos Humanos, Lerber Dimas Vázquez, asegura que el vicegobernador Juan Manuel Moscote Gil, Andrés Dingula y un Mamo de la comunidad está siendo retenidos.

“Los están obligando a firmar papeles, a hacer audios en donde manifiestan que niegan a su asociación y que digan que pertenecen a la organización Gonawindua, aunque no lo hacen. Entonces los torturan, los golpea y los azota para que ellos digan que desconocen su asociación y su gobernador”, apuntó.

Hasta el momento, las autoridades del orden regional no han dado declaraciones públicas sobre lo que viene ocurriendo en el territorio, sin embargo, la comunidad reitera la necesidad urgente de contar con la presencia de las autoridades policivas y militares, además de las ya mencionadas, para evitar que la situación se convierta “en un problema social más grave”.