Connect with us

Metrópolis

Essmar habría invertido más de $3 mil millones en publicidad

Opinión Caribe

Published

on

Cinco días después de conocerse la intervención llevada a cabo en la Empresa de Servicios Públicos del Distrito de Santa Marta – Essmar, por parte de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, se conoce más información sobre los gastos que estaría asumiendo la compañía que de dejarían en evidencia en mal manejo de la misma, en medio los constantes problemas de acueducto y alcantarillado que enfrenta la ciudad, sobre los cuales todavía no se ha mostrado una solución definitiva.

En esta ocasión, el abogado especialista en Derecho Administrativo, Carlos Andrés Salas, hizo públicos una serie de contratos por concepto de publicidad, en los cuales la Essmar habría invertido la significativa cifra de $3.100 millones, desde el 2019.

Una de las contrataciones más cuestionadas, fue la hecha en abril del 2019, bajo la gerencia de Íngrid Aguirre, quien solicitó el despliegue de “Free Press, monitoreo y publicidad de mensajes que permitan generar claridad sobre el funcionamiento del Servicios de Acueducto y Alcantarillado de la Essmar en medio de comunicación masivos a nivel nacional”, con A&L Estrategia y Comunicaciones, esto, por un total de $142.800.000, lo que representa un monto importante, teniendo en cuenta que, desde su entrada en operación, la empresa estuvo trabajando a pérdidas, acorde con las cifras suministrada por el Concejo Distrital.

Así mismo, en abril de este 2021, con Carlos Páez como gerente encargado, se realizó el pago al contratista VAOS SAS – Publicidad y Medios, de $658 millones para “el suministro de elementos de impresión tipográfica, litográfica y digital”, de la misma manera en la que habrían gastado $205 millones en la contratación con un medio de comunicación local, en mayo y diciembre del 2019.

Esta información genera alerta, pues este 2021 la Essmar registra un déficit de $18.400 millones, que se suman a los $13.200 millones del 2020 y los $6.486 millones del 2016, lo que suma un total de $38 mil millones en apenas dos años de funcionamiento, mientras en la ciudad se agudizan los problemas de escasez de agua y de alcantarillado, demostrando que la intervención de la Superservicios no corresponde a estrategias políticas sino a medidas necesarias para recuperar la organización que debería garantizar servicios estables a los samarios.