Connect with us

Columnistas

Ciclos de violencias. Hablemos de realidades en la Sierra Nevada de Santa Marta

Published

on

Por: Lerber Dimas

 

Sobre la belleza de la Sierra Nevada de Santa Marta; en adelante, SNSM., la gran mayoría coincide en su magnificencia. Sobre las tensiones que ocultan sus montañas, pocos se atreven a hablar de ello, sobre todo porque está cimentada dentro de una sociedad en donde los actores ilegales controlan las dinámicas sociales y se erigen como estructuras legales en la que incluso, nos obligan a hablar con silogismos. Un ejemplo de esto:  cierta reunión que sostuvo una unidad del Estado, que administra un porcentaje de tierra natural, usado como explotación turística, con las Autodefensas Conquistadoras de la Sierra, para “socializar” la salida de un grupo minoritario que presta un servicio dentro de esta unidad. Lo supe porque fui a caballo.

Los ciclos de la violencia se sostienen porque los actores son cada vez más jóvenes y porque se alimentan las dicotomías o dualidades victima-atacante dentro de unos territorios cuya desigualdad estructural ha generado una secuencia creciente que justifica la violencia basada en la exclusión social y de aislamiento económico a las que son sometidas. Si no fuera por el proyecto del OCAD PAZ., que hacen parte de los Acuerdos de la Habana, en zonas PDET., varios alcaldes ni siquiera supieran que tienen zonas rurales. Una desconexión total.

En 2001 se presentó una de las disputas más cruentas en la SNSM., por el control del territorio. Giraldo y Jorge 40. Como consecuencia: un desplazamiento masivo de por los menos unas 15.000 personas, campesinos asesinados y desaparecidos y un número (hasta hoy no confirmado de bajas en los combates). Esto lo traigo para la comprensión de los ciclos violentos y para mirar elementos de correlación. En ese entonces, dirigió la ofensiva, por parte de Hernán Giraldo, alias 5-5 y otros. Por parte del Bloque Norte, 5-7 y otros. Varios de esos “otros” que estuvieron en el 2001 -de ambos bandos- hoy están al frente de esta ofensiva violenta y los combates que se han registrado. En ese entonces tenían 20 años; hoy, un poco más de 40. ¿Qué pasó con el Proceso de Paz con las AUC?

La estrategia militar en ese entonces fue quien tuviera más poder. Giraldo se equivocó y basó su estrategia en la lealtad de muchos campesinos. Jorge 40 y 5-7, fueron más asertivos y no solo sumaron hombres que cuadruplicaban la capacidad operacional de Giraldo, sino que sumaron fuerzas de sectores del Estado (hablo de políticos, policías y militares) y en efecto ganaron. En ese entonces, también usaron como estrategia para doblegar, formar círculos hasta irlos cerrando y dejando atrapado al enemigo en mitad y sin posibilidad de reacción y de escape. Entraron, por La Guajira; entraron por Minca y entraron por Siberia. Esta última donde hace 5 días se presentó un combate que generó el desplazamiento de más de 600 personas.

Hasta aquí vamos a ir hilando: una disputa que se presentó en 2001-2002, por el control de la soberanía; de los cordones de movilidad y el narcotráfico. Una disputa que se presenta en 2022, por el control de la soberanía; de los cordones de movilidad y el narcotráfico. La única diferencia son los 20 años, pero el ciclo violento es el mismo. Miremos los actores: no está Giraldo, tampoco Jorge 40 y los dos, sinceramente, tienen poco poder de incidencia. Pero si están herederos suyos y cercanos y gente que hizo parte de las entrañas de los dos. En el caso de 5-7, nunca se supo su verdad violenta. Como exEPL., recibió un indulto; como exAUC., no fue aceptado dentro de la Ley de Justicia y Paz. De modo que, sobre uno de los mayores comandantes del Bloque Norte, responsable de masacres, centenares de desplazamientos, desapariciones forzadas, torturas, reclutamiento y homicidios, no se sabe nada. 5-7 y sus hombres descargaron sobre Santa Marta y la Troncal del Caribe, su frustración y asesinaron personas a doquier.  Es evidente entonces, que, sobre el primer comandante militar del Frente Resistencia Tayrona, se sabe poco; se desconoce con qué políticos hizo alianzas; ni con que empresarios, de los municipios de Fundación, Aracataca, el Retén, Ciénaga y Santa Marta tiene y o tuvo vínculos económicos. Tampoco sabemos qué sectores de la Fuerza Pública pactaron con él y tal vez nunca lo sabremos porque alias 5-7 se voló de la cárcel de Montería hace 8 meses y ahora es el primer comandante del Clan del Golfo o las AGC., para el Caribe Colombiano. No sé si esta puede ser una de las razones que explique por qué reina tanto silencio político.

Sabemos que hay una disputa y que en esas disputas hay muertos. Debemos confiar y esperar los informes oficiales, pero, así como pasó en aquel momento: no tenemos certeza de los muertos. El parte que dan las ACSN., es de 17 personas muertas de las AGC., frente a 6 de ellos. De hecho, en los combates de la Secreta los campesinos siempre han dicho que son más los muertos. Pero vamos a creer en las cifras oficiales que dicen que son 3. Dos civiles y un combatiente y que tampoco hay reclutamiento forzado pese a que no sabemos nada de dos menores.

En aquel momento la gente de Jorge 40 y 5-7, entró apoyado por un sector del Ejército y también de la Policía. No voy a decir que ahora es igual ni voy a especular sobre algo tan grave. Pero si es importante que desde la Gobernación del Magdalena nos aclaren de qué se trata esa “fuga de información de Inteligencia” que sale de los Consejos de Seguridad. Esto tiene dos explicaciones. La primera deteriorar la imagen de las instituciones y la segunda… Cuando el río suena… Y aquí el que calla, otorga, no funciona.

La SNSM., se hunde en un abismo y esta bien difícil salir de este espiral de violencia. Vamos a quedar a la merced de las AGC., es lo más seguro, como pasó con el Bloque Norte y en este sentido hay que prepararse para la represión y la frustración que van a descargar estos criminales sobre aquellos que señalaron como colaboradores. Señalamientos injustos de campesinos, líderes y demás personas que su único pecado es vivir en una región que el Estado fue incapaz de controlar. Ellos serán las verdaderas víctimas, de nuevos despojos, desapariciones y asesinatos. Tal como pasó hace 20 años.

Vamos a quedar a la merced de un nuevo desorden criminal donde la violencia urbana se incremente y las extorsiones serán el pan de cada día. En nombre de alguna o de las dos organizaciones criminales, tenderos, comerciantes e informales serán obligados a pagar una cuota pro-guerra (como ha pasado). Aquí es donde necesitamos los liderazgos políticos y las estrategias que deben estar bien trazadas para minimizar las acciones delictivas y los efectos colaterales de esta situación, de la cuál había suficiente información para prevenirla.

Hoy la Troncal del Caribe está asustada y circula información muy precisa de esta situación. Hoy la Troncal de Oriente está asustada por el temor del reclutamiento y el homicidio de personas que no están metidas en nada. Campesinos. Esto no es nuevo, pero hoy se ha venido materializando y tenemos más de 600 personas desplazadas y otras comunidades muy cerca de desplazarse.

¿Cuál es la respuesta institucional?