Connect with us

Columnistas

Errores protocolarios

Opinión Caribe

Published

on

 

María Teresa Otero Alvarado dice que el protocolo es una: «Serie de técnicas específicas de comunicación no verbal que se aplican en determinadas ceremonias” en este sentido, se cumple el postulado de que: todo comunica.

Durante la más reciente jornada electoral, mientras revisaba las noticias en Twitter, me percaté de un comentario que realizó un colega sobre un hecho que sucedió durante la instalación de las votaciones presidenciales. «Subordinada» fue la palabra que utilizó para referirse a la Alcaldesa, Virna Jhonson, la cual cambia su posición luego que el señor Gobernador, Carlos Caicedo, le hablara. Lo que me sorprende es la rapidez con que muchos periodistas asumen y lanzan juicios a priori sin conocer el trasfondo o el contexto de la situación. Todo comunica, si, es verdad, pero hay que discernir adecuadamente lo que un video nos está mostrando. En este sentido, y con todo el respeto que el colega merece, su comentario, no solo está fuera de lugar, sino que deja ver su carente conocimiento sobre la Comunicación Organizacional y el Protocolo.

Lo que vi, fue la mezcla de imperdonables errores protocolarios que, lastimosamente, repercuten en la imagen de los dirigentes.

Procedo a explicar:

1 Errores de banderas

A) La foto tomada por el Hoy Diario del Magdalena, permite ver la mala ubicación de las banderas gubernamentales (Colombia, Magdalena y Santa Marta) y la bandera institucional de la Registraduría. Basta con mirar el Decreto 1967 de 1991 para entender cuál debe ser el orden correcto de ellas.

B) Las astas totalmente desiguales y rematadas con punta de flecha, esto solo es utilizado por las Fuerzas Militares.

C) Y ni hablar del largo de las banderas.

2. Ahora vamos a lo que vinimos

Según el colega, la alcaldesa se vio subordinada ante el gobernador. Vuelvo y lamento que lanzemos juicios a priori y repito es un error gravísimo de protocolo.

La Ley del Centro Métrico nos dice que la figura principal (Anfitrión) es la que debe estar en el centro de la precedencia. En este caso no hay mesa protocolaria, PERO, debe existir un orden, puesto que se mantiene la precedencia lateral. Tanto en la fotografía como en el video, notamos que no existe tal ubicación, al contrario, es una desorden de personas, las cuales, muchas de ellas, no aportan absolutamente nada a la instalación, solo tendrían que estar el gobernador, la alcaldesa, el ministro de las tic y los representantes de la procuraduría, personería, registraduría, defensoría del pueblo, contraloría, etc.

Volvemos a la figura del anfitrión. Siendo el Gobernador el anfitrión de la jornada, su puesto era el centro, a su derecha el ministro y a su izquierda la alcaldesa y los demás se ubicaban siguiendo el mismo patrón. Si por protocolo, el gobernador cede su puesto al ministro, entonces él pasa inmediatamente a la derecha.

Es lamentable, y aquí si puedo decir con total fundamento que la única falta de respeto con la alcaldesa fue que jamás nadie le quitó el micrófono, inclusive, entonó el himno con micrófono en mano, cosa que es imperdonable.

El gobernador le pide que se mueva y me pareció que fue lo más sensato, si no, la alcaldesa hubiese sido la «pasa micrófono» de la jornada. Y por su puesto, él, por su jerarquía, debía estar a la derecha del ministro.

Como vemos, la correcta ubicación de las personas es de vital importancia dentro de una actividad de carácter protocolario, con esto evitamos enviar mensajes erróneos que resultan perjudiciales para una persona o institución. La comunicación no solo es verbal sino también no verbal y esta última es muy fácil de evaluar.

Espero que para la próxima jornada electoral, los encargados de manejar el protocolo de las diferentes instituciones que ya mencioné se percaten de estos errores y corrijan estos detalles para que no se vuelvan a presentar.

Al colega le digo: hay que mirar el trasfondo de la situación y buscar la opinión de algún experto.