Connect with us

Columnistas

Más allá de los resultados presidenciales

Opinión Caribe

Published

on

Por: Cristian Caro Batista

 

Varios factores a considerar en esta contienda electoral por la presidencia de la república. En primer lugar, el ambiente electoral demasiado tenso, pues se creía por los informes que emitían las encuestas (empate técnico) que las diferencias estarían muy ajustadas, lo que dificultaba la aceptación de los resultados del candidato de izquierda, pues en varias ocasiones indicó su descontento con los resultados y procedimientos de la registraduría. E incluso fueron varios los mensajes de sus barras bravas de la primera línea de hacer un estallido social en caso de que perdieran su candidato.

Aunque para algunos ya ceso la incertidumbre o la horrible noche, para otros apenas comienza. Y esa incertidumbre radica precisamente sobre la posibilidad de cumplir o no sus propuestas populistas que muy seguidamente repetía el hoy electo presidente en sus discursos en todo el territorio nacional.

Sobre el cumplimiento de sus propuestas vale resaltar la fuerte oposición que le espera no solo en el congreso sino en todo el país. En la primera no tiene un bloque mayoritario en el congreso, si sumamos los escaños de los partidos aliados: pacto histórico (19), coalición centro esperanza (14), partidos comunes (5) y las curules indígenas (2), solo alcanza 40 curules, faltándole 15 para lograr bancada mayoritaria.

En la segunda, su opositor Rodolfo Hernández obtuvo 10.5 millones votos, bastante considerable si se tiene en cuenta que su victoria solo la obtuvo con tan solo 3% (718.00 votos) de diferencia. Quiera o no, ha Gustavo Petro le atañera acaudillar a una sociedad muy polarizada y dividida, que sin duda alguna asentará resistencia a sus diversas propuesta. Cabe decir que la ciudadanía ejerce mayor resistencia que los legislativos aunque goce de menos mecanismo, pues todos sabemos cómo se venden al mejor postor algunos legislativos a cambio de la gustosa mermelada.

Es muy importante destacar la eficiencia de la registraduría en la contabilización de los resultados. Aunque había mucha incertidumbre sobre el papel de este órgano por las dificultades y faltas de las elecciones al congreso en marzo del presente año. Una hora después de terminado la segunda vuelta presidencial, al cierre de las votaciones este 19 de junio, ya se sabía con certeza quien sería el nuevo inquilino de la Casa de Nariño.

Así mismo, se observó una participación histórica de los ciudadanos. Jamás y nunca antes vista en la historia electoral, a pesar de las lluvias en algunas regiones del país, el electorado salió a ejercer su derecho, pues de un abstencionismo que tuvimos en primera vuelta del 45.2%, se disminuyó en segunda vuelta al 41.83%, dando como resultado un 58.17% de participación, aspecto que favoreció mucho a la campaña del pacto histórico. Según datos de la registraduría 22.6 millones de colombianos acudieron a las urnas este domingo 19 de junio para emitir su voto.

Considerables quienes lo catalogan como el primer presidente de izquierda en Colombia. Lo cual resulta muy cierto, y eso se debe precisamente a la imagen desfavorable que tienen en el país dicho partido, por los delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra por graves conductas vinculadas al: secuestro como homicidio, tortura, atentados a la dignidad personal, violencia sexual y desplazamiento forzado, entre otros. Más a allá de eso se podría afirmar que sin duda alguna es el primer presidente de corte socialista-comunista, que logra franquear la resistencia derechista del país, que por muchos años logró mantenerse en el poder.

Otro aspecto que cabe resaltar es la importancia de los afrocolombianos en estas elecciones. Francia Marque, importante activista de ascendencia africana concentró un papel decisivo en esta contienda electoral. Su lucha ambiental y en contra de la minería ilegal en su región, aportó significativamente a la campaña del pacto histórico, es tanto así que los departamentos del país con mayor presencia de población afro en Colombia respaldaron a la llegada al poder de su fórmula presidencial. Todos los departamentos de la costa pacífica: Choco, Valle del Cauca, Cauca, Nariño. También los departamentos de la Costa caribe que también tiene fuerte presencia de las negritudes.

De igual forma, un aspecto a destacar es que por más 136 años no llegaba un presidente costeño como huésped de la casa de Nariño. Solo en la historia de Colombia tras su grito de independencia han pasado 3 presidentes costeños: Juan José Nieto Gil (Baranoa) para el periodo de 1861; Rafael Núñez (Cartagena) en los periodos1880, 1884, y 1886; José María Campo Serrano (Santa Marta) en 1886. Y será entonces Petro el cuarto mandario caribeño elegido por los colombianos.

Sin embargo, sus documentos dicen todo lo contrario. En publicaciones recientes del senador Robledo se observó el registro civil de este, el cual indica que nació en Zipaquirá y no en Ciénaga de Oro. Más pesan los documentos y que mil palabras agraciadas, para la historia del país será un presidente cachaco y no costeño, pues así lo determinan sus documentos.

Anexión: protervo los contendores de derechas que disputaron la presidencia. Fico y Hernández se mostraron mal preparados, pésimos en el discurso, desconocedor de las realidades del país, vacíos de sus propuestas  y más aún como se dice en la costa “cada vez que hablaban la embarraban”, para no decir otra cosa.