Connect with us

Cultura

La historia detrás del viernes 13

Published

on

El viernes 13 para muchos es un día de mala suerte, en el que no se deben hacer inversiones, viajes, compras importantes o tomar decisiones fuertes. El miedo a los viernes 13 tiene un nombre, y se le conoce como triscaidecafobia.

Hay varias teorías de cómo se originó la fobia a este día; cuando un viernes 13 del año 1307, el Rey Felipe IV de Francia ordenó el arresto de Jacques DeMolay, líder de los Caballeros Templarios. DeMolay fue ejecutado, pero antes de morir lanzó una maldición, dijo que el papá y el rey morirían antes de cumplirse un año, la maldición se cumplió y los dos murieron.

Otras de las teorías apuntan a una leyenda de origen nórdico, sobre la muerte de Balder, se dice que en medio de una cena entre dioses nórdicos Loki, el dios de la mentira, asistió sin ser invitado, completando una lista de 13 asistentes a la cena. En medio de la cena, Loki persuadió a Hod, para que lanzara un muérdago a su hermano Balder, dios de la luz, y lo matara; terminando en tragedia la cena.

Como parte de la superstición, algunos hoteles o edificios omiten el piso 13, aeropuertos evitan tener una sala con el número en cuestión, incluso algunos restaurantes no tienen una mesa con este número.

Aquí un listado de las cosas que no se pueden hacer este día:
• Hacer un viaje o, al menos, evitar sentarse en el asiento que lleve el número 13 o coger un vuelo que contenga ese número.
• No levantarse apoyando primero el pie izquierdo.
• Pasar por debajo de una escalera.
• No reunirse en casa siendo 13 personas.
• Romper un espejo.
• No derramar sal.
• No tener la cartera vacía de dinero.
• Evitar cruzarse con gatos negros.
• Abrir un paraguas en el interior.
• Poner zapatos nuevos sobre la mesa.
• Cortar ambos extremos de la barra de pan.
• Dejar un mantel blanco en una mesa durante la noche.