Connect with us

Nación

Famosa diseñadora colombiana fue extraditada a Estados Unidos por usar animales para sus carteras

Published

on

Se trata de Nancy González, quien hacía el posible envío irregular de las mismas a Estados Unidos.

 

Por los delitos de concierto para importar y llevar vida silvestre a los Estados Unidos en contra de la ley y contrabando de mercancías, la famosa diseñadora de carteras Nancy Teresa González de Barberi, fue requerida por la Corte del Distrito Sur de la Florida, ante el aval a la extradición que firmó presidente Gustavo Petro.

Dicha corte la acusó de llevar a Estados Unidos bolsos hechos con pieles de caimán que no contaban con los requisitos necesarios para su entrada al país, además, que presuntamente la diseñadora habría hecho uso de mensajeros, los cuales transportaban la mercancía y negaban ante las autoridades migratorias que fueran usados para su comercialización.

Adicionalmente, la Fiscalía afirmó que el requerimiento internacional la señala de elaborar carteras también con pieles de babillas, serpientes, entre otras especies.

En este caso, la corte logró establecer el modus operandi para la entrada a Estados Unidos de por lo menos 208 bolsos, entre los años 2016 y 2019, más de la mitad solo en el año 2016.

“El 5 de junio de 2016, González resultó importando 32 carteras de diseño elaboradas a partir de piel de caimán importados a los Estados Unidos desde Colombia, por mensajeros, quienes viajaban como pasajeros en una aerolínea, sin el permiso o la presentación del Formulario de la Declaración 3-177 de la CITES (Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas”, narró en su acusación la corte del distrito sur.

La diseñadora vallecaucana llegó al punto de la fama porque sus bolsos fueron usados por varias de las estrellas de Hollywood y hasta aparecen en películas de reconocimiento mundial. Ahora deberá responder ante las autoridades de ese país exponiéndose a penas de hasta 25 años de prisión.

La corte también señaló el papel que habían cumplido Diego Mauricio Rodríguez y John Camilo Aguilar, a quienes señaló de haber participado supuestamente también en el entramado de la diseñadora para exportar dichos accesorios, adicionalmente reseña a Paola Soto, mujer que trabajaba con González y a quien califica como ‘la conspiradora’.