Connect with us

Análisis

Cultura Política: Todo para última hora

Opinión Caribe

Published

on

Congestión vehicular, confusión, desorden y roces políticos se vivieron al cierre del proceso de inscripción de candidatos a los distintos cargos de elección popular en la ciudad y el departamento. Funcionarios de la Registraduría en Santa Marta extendieron su horario de trabajo para poder dar trámite a las solicitudes de quienes sí lograron inscribirse. Expertos consideran que la situación es un reflejo de unas prácticas políticas insanas y sobretodo de una mala costumbre cívica.

El sábado 25 de Julio se cerró el plazo que otorgó la Registraduría Nacional del Estado Civil para que los aspirantes a gobernadores, alcaldes, concejales, diputados y ediles de la ciudad y el departamento del Magdalena, en general, realizaran su proceso de inscripción ante la entidad como candidatos oficiales a disputarse la contienda electoral en el mes de Octubre. El proceso de inscripción que tuvo un mes de plazo fue igual para todos los aspirantes a ejercer la política en cada uno de los municipios y ciudades del país.

Sin embargo, en la sede de la Registraduría local en Santa Marta, durante el último día de inscripción se vivió un verdadero caos, debido a la cantidad de solicitudes que estaban aún pendientes por tramitarse ante la entidad electoral y, aunque el plazo de cierre de las oficinas de la Registraduría era a las seis de la tarde, al momento del cierre quedaron en el interior del recinto una gran cantidad de aspirantes aguardando para realizar el trámite de su inscripción, lo que obligó a los funcionarios y registradores delegados a seguir atendiendo hasta altas horas de la noche e inclusive retomar durante la mañana siguiente.

Aunque la Ley indica que el cierre del proceso de inscripción era hasta las seis de la tarde del sábado 25 de Julio, el Registrador delegado de Santa Marta, Adolfo Rafael Fernández Laguna, explicó los motivos que obligaron a continuar con la atención de quienes permanecieron dentro de la Registraduría después del cierre y sostuvo que todos, excepto quienes quedaron por fuera de las instalaciones, recibieron la atención correspondiente.

“La puerta se cerró a las seis de la tarde, pero todas las personas que se encontraban dentro de las instalaciones fueron atendidas, esto pasó porque como es habitual una hubo afluencia tardía y masiva por parte de los partidos, movimientos políticos y candidatos sobre el día sábado que era el día de cierre, a pesar de que la Registraduría tuvo un mes para hacer este proceso”, precisó el registrador delegado, quien además se refirió a los inconvenientes que ocasionaron la demora en la atención del personal.

“Muchos de quienes dejaron todo para última hora venían con demasiados errores en el diligenciamiento de los formularios, con los documentos incompletos y sin los requisitos de ley, uno de los cuales para las listas de concejo y juntas administradoras locales era transcribir básicamente la información que se encontraba en el aval del partido a un documento electoral que es el formulario de inscripción, ese formulario lo transcribían con errores, los avales trocados y hasta con letras no legibles, entonces tocaba volver a diligenciar y eso provocó retraso”.

Según el Registrador delegado la cantidad de gente que acompañó el proceso de inscripción de los candidatos también originó la congestión y la omisión a los llamados y alertas emitidos por la Registraduría Nacional fue el causante de que muchos de los aspirantes presentaran con deficiencia sus documentos.

“Las personas que hicieron el proceso con anterioridad, se dieron cuenta de la comodidad y la agilidad con la cual se realizaba el proceso que se demoraba menos de 10 minutos efectivos, porque varios de ellos además se agendaron con cita previa, llegaron hasta la Registraduría, se les revisaban sus documentos y ya cuando se inscribieron todos los documentos estaban al día. Nosotros generamos una alerta nacional y departamental en lo referente a la hoja de inscripciones, pero muchos de los partidos lastimosamente hicieron caso omiso a esa solicitud respetuosa que se les hizo”.

El hecho de que la ciudad nunca antes había elegido por votación juntas administradoras locales también desbordo de manera significativa la atención en la Registraduría de Santa Marta, debido a que gran parte de las inscripciones de los aspirantes a ediles en el distrito se presentaron el día sábado. Según Fernández Laguna, como ha sido costumbre en la ciudad, durante la última semana de plazo para el proceso, se realizan más del 90% de las inscripciones, a diferencia del resto de municipios del departamento donde sostiene el Registrador delegado no se presentó inconveniente alguno.

Si bien la Registraduría en Santa Marta y sus distintas jurisdicciones en los municipios del departamento se preparan desde ya para las elecciones del 25 de Octubre, el Registrador delegado Adolfo Rafael Fernández, reconoce que la entidad espera igualmente que se presenten congestiones durante los últimos días de inscripción de cédulas de ciudadanía, porque la tendencia de los votantes en general también ha sido dejar todo para último momento.

“Comenzamos el proceso de inscripción de cedula desde octubre del año anterior, el proceso solo se realiza una semana en los puestos de votación urbanos y rurales que fue la semana del seis al doce de julio pero el proceso termina con el cierre de inscripción de cédulas de ciudadanías el 25 de agosto, el 25, muchas personas que han tenido más de 10 meses para realizar este proceso, van a realizar su cambio de lugar de votación el último día, se van a dar cuenta” argumentó el registrador y expresó que la congestión será inevitable porque además la entidad no tiene recursos para abarcar una logística sobredimensionada que cubra el número de inscripciones en última fecha.

Aunque para el Registrador delegado la demora en la atención y la congestión que se presentó el último día de inscripciones obedeció más a la costumbre de dejar todo para última hora, para el analista político consultado por OPINIÓN CARIBE, quien prefirió reservar su nombre, la situación fue producto más de las irregularidades y tardanzas con las que se hizo entrega de avales a candidatos en los distintos partidos y organizaciones políticas del departamento.

“El aval es el gran protagonista en esta jornada, hoy tenemos que decir que la motivación para que se creara una ley de partidos, que buscó fortalecer el sistema democrático a través de organizaciones políticas, ha sido un saludo a la bandera, porque a última hora si yo no consigo como candidato, un aval de un partido, así sea, que hace una semana estaba pidiéndolo en equis partido, salgo a buscarlo en otro partido que puede ser diametralmente opuesto en su concepción del Estado, aunque siempre buscan la forma de evitar esa sanción a la Ley, en la práctica existe la doble militancia.”

Sostiene el analista que la democracia en Colombia atraviesa todavía por un proceso de inmadurez que se refleja en el centralismo con que se entregan los avales para los candidatos políticos en los departamentos, generando con ello una serie de incertidumbres que se manifiestan en la tardanza con que se efectúan los procesos de inscripción.

“La Constitución nos plantea la descentralización del Estado y por eso se origina la elección popular de alcaldes y gobernadores, pero en la práctica seguimos dependiendo del centralismo de que Bogotá nos gire, cuando no hay una descentralización administrativa, entonces así como está sucediendo con ése hibrido, también sucede con el otorgamiento de los avales, hay un centralismo de los partidos, en Bogotá es donde se decide la suerte de las regiones y mientras existan unos dueños del bolígrafo que dan avales a su libre pensar, sin tener en cuenta ciertas consideraciones que deberían ser importantes, va a existir eso, que las personas busquen otras opciones para no sentirse atajadas en sus aspiraciones”.

Así mismo, sostuvo el analista que el centralismo político obliga al desconocimiento de algunas militancias, “Hay gente que tiene toda una carrera dentro de un partido y por conveniencia, el partido no le dio el aval, cuando precisamente es parte de su carrera, de su razón de ser, su oficio de seguir ascendiendo en sus aspiraciones políticas, siempre y cuando tenga respaldo popular, sin embargo mucha gente se sintió frustrada, no porque el pueblo, cuando lo llamaron a elegir, no lo hubiese respaldado, sino porque solamente en el filtro del aval se tomó otra decisión”.

Así como a los partidos les asiste una responsabilidad importante en el buen funcionamiento de la política, detalla el analista, igualmente al Estado le compete la inversión en la credibilidad de sus instituciones y en el desarrollo óptimo de la vida democrática.

“El sistema democrático se basa en la forma como se ha montado la institución dedicada para eso, que es la Registraduría, ahí reside el guardián para garantizar que el día de las elecciones sean transparentes, sin embargo, cada cuatro años, el medio periodístico y la opinión pública en general, asistimos a los mismos titulares de siempre, que robaron las elecciones, que fallaron los tarjetones, que el sistema se cayó, que no hay testigos, todas esas quejas que siempre estamos acostumbrados, eso quiere decir que nuestra democracia, que es muy bisoña, comparada con la democracia en otras partes del mundo, tiene todavía un camino por recorrer y para ser fortalecida, porque más que cualquier ataque guerrillero, más que cualquier subversión, se pone en riesgo la democracia es en el mismo momento en que se nos llama a votar”.

Luego de que venciera el plazo para que se hicieran modificaciones a las diferentes listas inscritas en la Registraduría o para el retiro del alguno de los aspirantes, que expiró el pasado 31 de Julio y que se sorteara la posición de los logo símbolos de cada partido en el tarjetón, las autoridades electorales procederán a realizar el sorteo de jurados de votación y su pertinente capacitación a partir del 26 de julio y hasta el 09 de octubre cuando se haga la publicación del listado. Este procedimiento se llevara a cabo una vez concluya el proceso de inscripción de cédulas de ciudadanía, y la Registraduría determine cuántos jurados van a funcionar, pues dependiendo de la cantidad de inscritos, la entidad provee las mesa de votación.

Finalmente el futuro político está ahora en manos de los electores primarios y su responsabilidad estará medida por el conocimiento de los planes de gobierno de los candidatos y su capacidad de sobreponerse a la tentativa del voto amañado, tal y como lo expresa el analista político consultado.

“Al elector le asiste una gran responsabilidad de toda la crisis política que existe en el país y es justamente porque hay una abstención muy alta, aun cuando esa es una forma supuesta de criticar o de pronunciarse sobre el sistema, el elector tiene que tener claro que por mucha abstención que se haya dado en Colombia, nunca ha dejado de fallarse una elección, así que si un presidente lo acompaño una abstención del 70% con el 30% sale elegido y va a gobernarnos, entonces la estrategia de protestar no votando, ha fallado, tiene que ser revaluada, hoy mucha gente simpatiza con el voto obligado, el día que todo el mundo salga a votar será más difícil para las maquinarias políticas determinar quién será el ganador, pero si siempre salen a votar, el voto amarrado, el voto político, eso ya está digamos que parcelado, ya tiene nombre, pero cuando se decida ese 50 ese 40 ese 60% que históricamente no vota, será muy difícil manipular el voto” finalizó el analista.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *