Connect with us

Análisis

 Temporada de caos

Opinión Caribe

Published

on

“Aunque arribaron 300 mil turistas, el turismo local no llena las expectativas”: Analistas

Pese a que en términos de turismo receptivo, el número de visitantes que llegó a Santa Marta en diciembre del 2015 y lo que va corrido del año, es mayor con respecto a los años anteriores, el control de esta actividad en la capital del Magdalena no es tan eficaz como se esperaría de una ciudad turística, por lo cual la temporada se convierte para muchos en un caos.

La temporada midió la real dimensión del turismo en Santa Marta, se estima que cerca de 300 mil personas visitaron la ciudad, y el arribo de 4 cruceros en lo que va del año, representa un ingreso económico de alrededor 70 mil millones de pesos para el Distrito, según las declaraciones del secretario de turismo Carlos Iglesias.

Sin embargo, y aunque las cifras son alentadoras, en comparación con otras ciudades turísticas del país como Cartagena y San Andrés Islas, Santa Marta tiene falencias que interrumpen la intención de llegar a ser el destino favorito de cualquier turista.

Aunque el atractivo paisajístico con que cuenta la capital del Magdalena es un plus que atrae al turista, expertos en materia turística aseguran que hay factores externos que no dan garantía de que el visitante que llega a la ciudad se sienta cómodo y satisfecho, por lo que se recomienda sean subsanados.

“Hay que mencionar que una ciudad que se considere turística y que aspira a acaparar un mayor flujo de visitantes, no debe permitir que el cambio de moneda extranjera sea un inconveniente para el extranjero. El turista que llega desde otras partes del mundo con dólares no debe sufrir para poder comprar con su propia moneda, debe el sector comercial brindar garantía de que la moneda extranjera tenga circulación sin inconveniente, lo que en Santa Marta aún es una debilidad”, precisó Pablo Moreno Alemay, jefe de finanzas de la Universidad de la Sabana.

Por su parte Juan Carlos Arias González, especialista en economía de la Universidad Sergio Arboleda, asegura que el pago en dólares de forma generalizada en algunos servicios, como el comercio y transporte podría más que fortalecer al turismo, robustecer la economía en si, puesto que los mercantes tendrían una moneda fuerte con la cual comerciar.

“Generalmente este tipo de moneda es comercializada en el mercado negro y no es declarada, lo que no genera ganancias para la ciudad con respecto al cambio de divisas, pero, para hacerlo de forma legal, hay que establecer un régimen especial para la ciudad para el manejo de dos o más monedas desde el punto de vista tributario.

Por su parte, la viceministra de turismo Sandra Howard, aseguró que establecer políticas para recibir dólares no representa una ventaja real para el país, debido a que cada día es más el uso del dinero “plástico”, el cual se está imponiendo como la manera de hacer transacciones.

“El viajero internacional hoy día no carga billetes, trabaja con su tarjeta de crédito. Cuando tú vienes con una tarjeta de crédito internacional tú compras en cualquier establecimiento local, te lo pasan por el datafono y al que está comprando le facturan en su moneda local, entonces para él es indiferente que se trabaje en peso o en cualquier otra moneda” aseguró.

Asimismo la viceministra afirmó, que el turista sabe que debe cambiar su moneda sobre todo para compras pequeñas, porque le resulta más rentable “lo que en su país les puede costar por decir 10 dólares, cuando hace el cambio en Colombia le costó 5 dólares, le salió mucho más económico” expresa.

Sin embargo, tanto la viceministra, como Moreno Alemay, coinciden que si Santa Marta desea posicionarse y recibir a un turista internacional, se debe adecuar la oferta a su demanda y no viceversa.

“Sea en dólares o en otras monedas, la estrategia implica en que los empresarios del turismo cuenten con la logística necesaria para ofrecer esta alternativa, ser conscientes del riesgo cambiario que involucra este servicio y por lo tanto la necesidad de gestionarlo apropiadamente”, asegura Moreno Alemay.

Agrega que el crecimiento de esta alternativa es gradual, requiere de una preparación previa para su éxito y su posterior incorporación en el portafolio del sector para evitar quedar rezagados frente a ciudades con las que se compite en la oferta mundial del turismo, y que ya permiten en muchos establecimientos adquirir localmente servicios facturados en dólares o euros principalmente.

El secretario de turismo distrital Carlos Iglesias, aseguró que el 2016 es el año del “boom de los cruceros”, pues se espera que para marzo lleguen a las costas de Santa Marta más de 22 embarcaciones; además de los cinco cruceros que hasta la fecha ya han visitado a la capital del Magdalena.

Para la economía de la ciudad estas visitas presentan una enorme oportunidad, sin embargo, insisten los expertos en la materia, que esto es un reto para las ciudades receptoras teniendo en cuenta que con el alto afluente de turistas internacionales se incrementa el ingreso de divisas a la ciudad y en el caso de Santa Marta un alto porcentaje del comercio no tiene la facilidad del intercambio de la moneda.

Un ejemplo concreto de esto, es la isla de San Andrés, donde estas medidas han sido implementadas por el sector comercial, “el uso del dólar en el comercio no fue una política impuesta por el gobierno local, sino que surgió como iniciativa de los comerciantes para mejorar el servicio y atender las necesidades de los turistas”, afirmó Sara García Villegas, secretaría de turismo de San Andrés.

Por su parte, el jefe de la cartera turística en Santa Marta indicó que el problema no radica en que los establecimientos reciban los dólares sino en que estos puedan entregar el cambio en esta moneda “la situación que se presenta en la mayoría de los casos es que la gente no tiene cambio, los comerciantes sí reciben dólares pero no tienen para retribuir dólares. Esto es algo que pasa en cualquier lugar del mundo donde el dólar no es su divisa”, aseguró el funcionario.

Para Pablo Moreno Alemay, este factor no debe ser inconveniente para las ciudades con potencial turístico tal como Santa Marta, por el contrario, deben brindar todas las facilidades a fin de atraer al turista y asegura que uno de estos métodos sería la de presentar alternativas de pago, “permitir el pago en sus monedas de procedencia si estas luego pueden ser negociadas por las casas de cambio o bancos de la ciudad; sin embargo, esta modalidad normalmente supone mayores precios a los turistas pues se suele cobrar una tasa de cambio más alta como prima por ese servicio adicional y además para evitar que la empresa nacional tenga pérdidas por el cambio” asegura el especialista.

Con una población de 491 mil 535 habitantes según los resultados y proyecciones del Dane con respecto al censo (2005-2020), Santa Marta habría recibido casi tantos turistas como su población total, por lo tanto en la temporada de fin de año casi se habría duplicado el número de personas en la ciudad.

“Está bien que a la ciudad lleguen turistas, pero quién controla por ejemplo la movilidad de las vías, con tantos vehículos en las calles”, se pregunta Norma Salinas habitante de la ciudad.

Aunque se aplicó el pico y placa en el centro de la ciudad, como medida para mejorar el tránsito, enormes trancones se presentaron en casco urbano, al igual que en la entrada y salida de la ciudad.

La promoción de Santa Marta parece efectiva según el número de visitantes que arribaron a la ciudad, principalmente en una época de preocupaciones debido a la sequía y a los efectos del fenómeno de El Niño, que no resultó un impedimento sustancial para la llegada de turistas.

La ventaja de “La Perla de América” sería la atracción turística que genera el mar, el Parque Nacional Tayrona y la Sierra Nevada principalmente en los turistas provenientes del interior del país.

Por otra parte, el alza del dólar beneficia al extranjero con respecto al cambio de la moneda, y eso sumado a los bajos costos de Santa Marta, en comparación a otros destinos nacionales como Cartagena, la convierte en un destino, no solo atractivo por sus paisajes sino también por su economía.

Para el secretario de turismo distrital, la capital del Magdalena está creciendo en nuevas esferas, e indicó que una de las estrategias de promoción internacional con la que se han articulado es con Pro Colombia, sin embargo, ratifica que la mejor forma de promoción de Santa Marta es el voz a voz.

Según la viceministra de turismo Sandra Howard Taylor, la capital del Magdalena ha recibido todo el apoyo del Gobierno Nacional, “para llevar a Santa Marta ante el mundo como potencia turística, y para ratificar nuestro compromiso seguiremos adelante en la medida que encontremos respuestas locales que nos permitan ir atrayendo otros nichos de mercado” afirmó la ejecutiva.

Pese a toda la promoción que se le ha dado a la ‘Bahía más linda de América’ la oficina de turismo distrital asegura que una de las principales falencias que tuvo la ciudad fue la ocupación hotelera que si bien ha sido más alta frente a otros años, no fue total.

OPINIÓN CARIBE indagó que en ciudades como Cartagena y San Andrés la ocupación hotelera fue del 100 y 98 % respectivamente, según cifras de Cotelco, Cartagena y la secretaría de turismo del Archipiélago; mientras en Santa Marta ronda en cifras entre 86 % y 90 % de ocupación.

Para el secretario Carlos Iglesias, la problemática radica en que muchos turistas se hospedaron en viviendas que no tienen el registro nacional de turismo donde se albergaban entre 10 y 15 personas en apartamentos de dos cuartos, “los turistas se están hacinando, en lugares que no son propicios para el disfrute, que no van a realzar la experiencia que tendrán en Santa Marta” aseguró el funcionario.

Por este motivo la cartera de turismo ha dicho que plantea establecer controles más fuertes para inspeccionar la problemática y asegurarse que estas viviendas turísticas no sobrepasen sus propias capacidades y evitar de esta forma el hacinamiento de turistas en estas instalaciones.

Expertos consultados en materia turística, indican que lo que se conoce como para hotelería no debe ser un impedimento para que una ciudad como Santa Marta no tenga una ocupación hotelera del 100 %, “al igual que hay turistas que esperan pasar buenos momentos ajustando sus capacidades al salario mínimo, también existen aquellos con alta capacidad adquisitiva que buscan lugares de alto confort, por lo cual, los planes para la gestión del turismo no solo deben encargarse de atraer mayor número de personas, sino de incluir estrategias para que el alto flujo de visitantes no genere congestión sino que genere ganancias para la ciudad”, afirmó Pablo Moreno, jefe de finanzas de la Universidad de la Sabana.

EL PROBLEMA

El pasado 11 de enero en las instalaciones del Aeropuerto Simón Bolívar, pasajeros manifestaron demoras para acceder a sus vuelos ante la asistencia de un solo vigilante quien hace revisión del acceso de los viajeros, hecho que generó atraso en los vuelos.

El aumento arbitrario de las tarifas sin regulación para las temporadas altas también generó malestar para los turistas y residentes, sobre todo con respecto a los precios de los servicios en las playas de la ciudad, dónde la alcaldía de Santa Marta denunció, una vez finalizado ‘el puente de reyes’, que la lista de precios establecidos por los ‘carperos’ en las playas no fue aprobada por la administración distrital y por tanto el listado de precios no era oficial.

Si bien la administración distrital ha hecho inversión para el embellecimiento del Distrito y para la preparación de quienes prestan la atención al turista, hechos como el aumento arbitrario de las tarifas, evidencian que existen fallas en la vigilancia de las mismas, afirman los expertos.

OPINIÓN CARIBE a través de su editorial “Temporada de vacaciones” de la edición 114 dio a conocer la desatención en la profesionalización de la actividad turística en la capital del Magdalena, resaltando a su vez, que no se ha pensado en la adecuación para la atención de turistas en condiciones especiales, personas de la tercera edad y familias con menores de edad.

 Según las pruebas Saber 2015, los samarios no superan el 49 % en dominio de la lengua inglesa

Destinos como San Andrés, que recibieron alrededor de 78 mil 966 turistas nacionales más 17 mil 562 internacionales, en las pasadas vacaciones, inician sus nuevas administraciones pensando en la planeación de estrategias y proyectos para actualizar los sitios turísticos y la mejora de la infraestructura para la atención del turista, según afirmó Sandra García Villegas, secretaria de turismo del Archipiélago.

Mientras en Santa Marta, se concreta el plan de turismo sectorial con cinco ejes que tendrían acciones focalizadas a la carta de navegación para la gestión del turismo.

DECRETO DE PLAYAS, ¿VIOLACIÓN DE DERECHOS?

Otro de los hechos que causó revuelo en la ciudad fue el inconformismo que mostraron los turistas ante la puesta en marcha del decreto de ordenamiento de playas del Distrito de Santa Marta, aprobado por la alcaldía desde el pasado 7 de diciembre que restringe la entrada a las playas fuera del horario establecido por la administración distrital. La medida generó protestas y fuertes críticas de parte de los visitantes que aseguraban no tener ninguna obligación de acatar una ley que les impedía el acceso a un espacio público.

Al respecto el funcionario distrital aseguró que, “el 90% de este decreto permite la protección al turista, si bien al principio se van a quejar después se van a dar cuenta que la seguridad de ellos en la playa va a ser mejor. La gente quiere ir a un destino donde se sientan seguro”, dijo.

A pesar de las protestas, para el jefe de cartera el decreto sería clave para la gestión del turismo, la conservación del patrimonio turístico y la protección del visitante “no existe en Colombia ni en el mundo un modelo como este” aseguró el funcionario y ratificó que la medida es clave para la protección de las playas y de los turistas”, precisó

OPINIÓN CARIBE consultó con la secretaria de turismo de San Andrés, Sara García Villegas, quien aseguró que en el Archipiélago también existen lugares de restricción, así como medidas de seguridad y prevención supervisadas a través de las empresas prestadoras de servicios turísticos, en miras de garantizar una estadía tranquila para todos los turistas.

Agrega que en Colombia las leyes están establecidas para su cumplimiento, y que un Distrito turístico debe organizarse teniendo en cuenta los reglamentos que el Gobierno Nacional estipula.

Por su parte la viceministra de Turismo Sandra Howard, aseguró que la implementación del decreto como medida de conservación de la naturaleza, es clave para la ciudad y agregó que es este uno de los fuertes para la promoción del Distrito a nivel internacional.

Coinciden los expertos en materia económica que Santa Marta debe explotar de manera uniforme el turismo, aprovechar su posición geográfica lo cual le permitiría no solo incrementar su nivel económico o de infraestructura sino también de reconocimiento mundial.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *