Connect with us

Metrópolis

Despertando el Leviatán

Opinión Caribe

Published

on

Thomas Hobbes utilizó la palabra Leviatán para metaforizar al Estado, describe al hombre como un ser violento y competitivo, plantea que la única manera de vivir en paz es haciendo un contrato social para formar un Estado, del que hacen parte las personas en condición de discapacidad. Si bien la población con movilidad reducida no debe transitar por las calles en sus sillas de ruedas manuales o eléctricas, la infraestructura de la Ciudad no les permite la debida circulación por área peatonal. La falta de zonas de accesibilidad, las constantes barreras físicas y arquitectónicas son entre otros los problemas que enfrentan los ciudadanos con limitaciones físicas.
En el día a día es común ver personas en condición de discapacidad desplazándose por la Ciudad con ayuda de bastones, muletas, o sillas de ruedas, con tal dificultad entre los andenes, que deciden movilizarse en medio de los vehículos, arriesgando su integridad física y la de los demás.
La queja de estas personas en condición diferente es que no son incluidos en la sociedad, la Ciudad no tiene los espacios reglamentados que den garantía de su movilidad.
La Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, fue aprobada en Colombia por medio de la Ley 1346 de 2009, que entró en rigor el 10 de junio de 2010. En el documento CONPES Social 166 de 2013 se plantearon las directrices para lo que sería la política pública de discapacidad. Finalmente se determinó la Política Pública Nacional de Discapacidad e Inclusión Social -PPDIS, que puntualiza que se debe asegurar el disfrute de los derechos y cumplimiento de los deberes de las personas con discapacidad para el periodo 2013 – 2022.
En la Ley Estatutaria de 1618 de 2013 se definen todas las obligaciones del Estado y deberes de la sociedad para garantizar total igualdad en los derechos de la población en estas condiciones, desde todos los ámbitos, salud, accesibilidad, educación, derecho al trabajo, a la cultura, entre otros.
En Santa Marta en diciembre de 2014 se decretó la política pública de discapacidad, a mediados del 2015 se creó la oficina de discapacidad y posteriormente se escogió el comité con el que la administración Distrital atendería las necesidades de esta población.

NO DEBEN CIRCULAR POR LAS CALLES
El subcomisario Hernán Banquez Díaz quien está encargado de la comandancia de la Policía de Transito Metropolitana, explica, “si una persona pierde sus miembros inferiores, para esa persona la silla de ruedas viene siendo el reemplazo de sus órganos perdidos. El ciudadano que ande en una silla de ruedas manual o eléctrica queda enmarcado como un peatón más que no sufre de ninguna limitación”.
Los ciudadanos con movilidad reducida se deben acoger a las normas y prohibiciones que están establecidas para cualquier peatón; no puede cruzar por sitios no permitidos, por ejemplo, transitar por el guarda vía de un ferrocarril o colocarse delante o detrás de un vehículo encendido. El artículo 58 de la ley 769 plasma todas las restricciones que tiene un peatón en pro de salvaguardar su integridad física.
El director de la Unidad de Tránsito y Transporte, Valentín Restrepo, expresa, “las sillas eléctricas no representan un peligro porque su velocidad no es mucha, pero por precaución solo deben transitar por la zona peatonal porque la calle está destinada para vehículos automotores”.

LUCHA CONSTANTE
Alfonso Guerrero, presidente de la Asociación de Discapacitados del Magdalena- ADIMAG lleva varios años exigiendo los derechos de quienes tienen movilidad reducida, su lucha ha sido incansable y afirma que mientras él tenga vida lo seguirá haciendo por la satisfacción de quienes vienen detrás.
“Nosotros estamos buscando que Santa Marta sea una ciudad para todos, que sea accesible para las personas con movilidad reducida y por muchos años hemos estado exigiendo que se cumplan las normas y leyes de accesibilidad. Una de las principales tareas de nosotros es que la persona que quede en una situación de movilidad reducida al salir del proceso de rehabilitación no se encuentre con obstáculos de acceso, los únicos responsables de esa violación son planeación Distrital, las curadurías y la Alcaldía que no escuchan nuestra solicitud de que Santa Marta sea una ciudad para todos”, aseguró Alfonso Guerrero.
Actualmente está pidiendo que en los separadores de las avenidas haya la zona de acceso para cruzar en ambos lados, varios de los separados que han sido remodelados en los últimos meses no tienen el espacio de cruce, u otros de un lado sí y del otro no. Asevera que es una pelea con los carros y motos porque donde no hay cruces deben hacer una maniobra peligrosa para atravesar las calles.
“Le dirigí una carta a la oficina de Infraestructura solicitando que en la intervención nos tuvieran en cuenta. En julio del año anterior le mandé un derecho de petición al Secretario que en su momento era Juan Pablo Lacouture, quien me pidió que le enviara otro, lo hice y después me dice que vaya a Decolda S.A, que es la interventora, habló con ellos, quienes me dicen que van a tomar cartas en el asunto, me dijeron que eso es con Alumbrado Público, después que le compete al Setp – Sistema Estratégico de Transporte Público, de nuevo me envían para Alumbrado donde responden que deben esperar un permiso de Infraestructura”, explica el presidente de ADIMAG.
Alfonso Guerrero ha seguido enviando derechos de peticiones de una entidad a otra buscando que haya una solución satisfactoria para la población discapacitada. Visitó el mercado público y notó que en esta edificación no hay rampa de entrada y está a la espera de que respondan la petición enviada; “yo estoy cansado de tanto derecho de petición, todo esto me está sirviendo a mí para interponer una acción de tutela y por último llegar a la Defensoría del Pueblo para tener las pruebas de que hemos estado esperando”.
En varias edificaciones por acción de tutela ha logrado que hagan las rampas de acceso para personas en sillas de rueda, alguna de ellas la Junta Regional de Calificación de Invalidez del Magdalena, que paradójicamente no tenía acceso para personas con discapacidad, en el edificio del Café donde había varias oficinas del Distrito, en el banco Colmena, en Colpensiones fueron construidas, pero asegura que su diseño es tan exagerado que más parecen una montaña rusa.
También recuerda la tutela que interpuso al Museo Tayrona, quienes en palabras de Guerrero, con el fallo aprovecharon para remodelar la edificación adecuando todas las instalaciones en el interior para una persona en condición de discapacidad.
Por otra parte, dice que la oficina del Distrito no funciona, “la oficina de los indígenas es manejada por un indígena, la de afrodescendientes igual, por qué nosotros las personas con discapacidad no podemos manejar la oficina que somos quienes conocemos nuestra problemática”.
Con respecto a los parques que se están construyendo, el presidente de Adimag comenta que no todos están cumpliendo con las rampas de acceso, algunos como el parque de El Cundí tienen seis accesos, pero en Manzanares asegura que no están haciendo las rampas.
En el decreto 1660 de 2003 se establece que las personas en condición diferente son exentas de las restricciones de movilidad expedidas por las autoridades de tránsito, el permiso que deben expedir tiene vigencia de un año. En el proceso de solicitud de dicho permiso Alfonso Guerrero tuvo una situación particular, “llegué a pedirlo de nuevo porque ya se me estaba venciendo y me cuestionaron para qué tanto permiso y con base a qué. Les dije que con base al decreto 1660, me respondieron que ese decreto era una ‘maricada’, a raíz de eso envié una carta bastante fuerte a la alcaldía diciendo que las personas que atendían ahí no tenían ni idea de lo que están haciendo”.
Otra situación cotidiana que denuncia Guerrero es el uso de las zonas de parqueo para personas con discapacidad por ciudadanos con total movilidad, en los centros comerciales ocupan estos espacios vehículos que no tienen la marca de discapacidad por facilidad y cercanía a las entradas del lugar.
También denuncian estar vulnerados de los derechos a la población discapacitada del Distrito con respecto a la inclusión en el campo laboral, afirma que ha enviado cartas a las empresas para que reciban las hojas de vida de personas con movilidad reducida, pero no le contestan las peticiones; conoce a 3 que están vinculados con empresas de vigilancia y trabajan en funciones de monitoreo; sin embargo, son muy pocos a pesar de que las empresas podrían tener beneficios al contratar empleados con condiciones diferentes.
Guerrero lidera la Liga Deportiva de Personas con Discapacidad en el Magdalena en compañía de José Vicente Morales, un adulto mayor oriundo de la Zona Bananera que después de una caída quedó en condición de movilidad reducida; ambos se han dedicado a aunar esfuerzos por impulsar el deporte y que haya participación del Magdalena en los Juegos Paralímpicos Nacionales.
Indeportes les aporta recursos para los viajes a las competencias, hay jóvenes en la categoría de natación y en atletismo de campo que entrenan en una cancha de fútbol que presta la I.E.D Técnico Industrial. De la Liga han salido jóvenes que encontraron oportunidades fuera del país, como Nery Castillo y Carlos Montenegro quienes fueron a Dubai y Canadá.

INFRAESTRUCTURA RESPONDE
OPINIÓN CARIBE consultó al secretario de infraestructura, Sander Rodríguez, sobre los diseños de los separadores y los parques de la Ciudad. Con respecto a los separadores manifestó, “esos diseños hacen parte del Sistema Estratégico de Transporte y esas rampas son las mínimas que se deben dejar en determinada longitud de separador, inclusive hay normas que dicen que cada tantos metros se debe dejar como mínimo un cruce para las personas en situación de discapacidad, sin embargo, nosotros hemos dejado hasta dos por tramo”.
También aseguró que en las intervenciones que se están haciendo en las aceras de la Avenida Ferrocarril y la calle 22 se va a dejar las respectivas rampas; así mismo afirmó que están procurando dejarle rampa a todos los parques, dependiendo el tamaño y de las calles en donde esté, por lo general lo están haciendo en cada acera.
“Hay unas rampas que estamos dejando de 1.5 metros y otras de hasta 2 metros de ancho, la inclinación no la preciso, pero es una altura y una pendiente mínima en la cual la persona pueda subirse sin dificultad por sí sola y sin hacer un esfuerzo exagerado”, puntualizó Rodríguez.

PLANEACIÓN REGULA
A nivel Distrital la Secretaria de Planeación debe asegurar que las condiciones urbanísticas de la Ciudad aseguren los derechos de quienes cuentan con limitaciones de movilidad. Desde las administraciones se debe velar porque las nuevas construcciones tengan las facilidades de acceso para estas personas y que las ya existentes contemplen las modificaciones como rampas o ascensores.
«Nosotros vamos en dos niveles, el primero es que en la infraestructura que construye la administración con respecto a los parques y las vías se debe atender ese tema, por ejemplo, los separadores de la vía deben dejarse con doble nivel, cada cierta distancia tener la posibilidad que se deprima el nivel del separador para que las personas pasen en silla de ruedas, como también para quienes tengan limitación visual. Inclusive hay posibilidad para que los semáforos lancen señales auditivas para las personas que tienen discapacidad visual, aun no estamos en ese nivel, pero la idea es llegar a implementarlo”, expresó Francisco García, secretario de planeación.
En el caso de los separadores que no tienen el nivel de acceso para las personas con discapacidad asevera que la lógica es que el ciudadano pueda acceder de un lado al otro de la vía en los dos sentidos, sin tener barreras; si hay inconvenientes de estos en Santa Marta se entrará por parte de Planeación a estudiar qué ha pasado y en segundo lugar se tratará de establecer los correctivos, porque si se da el separador de un lado y al otro no es como si no estuviera.
La Alcaldía está trabajando en la implementación de un ascensor para permitir la accesibilidad de todas las personas a la segunda planta. García Rentería manifiesta que se está avanzando, aunque no como se debería porque todo requiere una inversión. Las curadurías así como deben velar porque las construcciones guarden el espacio público, y que tengan el retiro adecuado, también deben revisar que se cumpla con las normas establecidas para permitir el acceso de la población en condición diferente.
Es labor de Planeación revisar una vez el constructor reciba la licencia y que efectivamente se construya lo que se preve, “en ese punto hay debilidad porque no se está revisando lo que se aprueba en la licencia, como tampoco se estaba revisando que las Curadurías las expidieran con base a lo que la ley estima en esa materia, es decir, cumplir la norma de rampa y facilidad de acceso. Sabíamos que estaba esa falencia, pero no se podía contemplar aumentar la planta de personal de la Alcaldía porque estábamos en ley 550”, explicó el Secretario. Con el proyecto de modernización de la planta de la Alcaldía se espera tener el personal para atender los temas que no se había hecho.
Planeación explica que donde aparecen tramos de vías debe haber acceso de rampas, en cada intercepción de la calle con la carrera, también la posibilidad para que los invidentes identifiquen fácilmente esa rampa y pasen de un lado a otro.
La falta de todas las zonas de accesibilidad se debe a temas de costos y del tiempo de vida de las vías que por lo general es muy largo, varias calles estaban antes de que se incorporara la ley estatutaria que respalda la inclusión de población con discapacidad, hace 30 años no estaba la ley y la incorporación es costosa, por eso debe hacerse por etapas.
“En nuestro Plan de Desarrollo producto de las reuniones que hemos hecho con ciertos sectores se ha hablado habilitar en la Ciudad doscientas intersecciones de vías para facilidad de este segmento de la población, es decir, que adicional a las que hay vamos a tratar de incorporar las que no han podido. En este gobierno por directriz del alcalde Martínez nos vamos a comprometer con un número importante que la comunidad ha identificado que se requieren. La política pública de discapacidad del Distrito establece que todo el urbanismo que de aquí hacia delante se construya debe contemplar esos accesos”, informó García Rentería.
Los objetos en medio de un andén como materas, adornos y lámparas son obstáculos para las personas con limitación de movilidad, quienes están haciendo uso de este espacio público infringen la norma, la Secretaria está haciendo operativos que permitan despejar el espacio que no solo afecta a la población discapacitada sino al peatón del común.
Entre las falencias de las condiciones para personas con discapacidad está la baja cobertura de líneas guías para los invidentes, “en el centro sí tenemos buena cobertura de línea, muchas personas no saben que eso no es un adoquín diferente sino que es una línea guía para los invidentes, y a veces los establecimientos la ocupan con sillas, la línea guía debe permanecer libre, pero efectivamente tenemos una baja cobertura, vamos a mirar con qué tramo nos podemos comprometer adicionalmente de línea en otras partes de la Ciudad, al menos en los sectores donde el Setp va a intervenir con andenes nuevos”, puntualizó el Secretario de Planeación.

AVANCES DE POLÍTICA PÚBLICA
La Secretaría de Gobierno ha estado frente al trabajo de la política de discapacidad, el secretario William Renán manifiesta, “se viene pensando en una semana de la discapacidad o un tema de sensibilización pública con la ciudadanía sobre la atención indispensable de las personas con discapacidad. Hay una actividad programada para ejecutarla, pero no van a ser las únicas, en el Plan de Desarrollo se están plasmando proyectos que se subdividirán en planes de acción con metas específicas”.
En cuanto a la vinculación laboral de personas con discapacidad el secretario de Gobierno añade que habrá más vinculaciones además del actual vigilante en la Alcaldía, por esta razón se trabajará en la sensibilización empresarial, el hecho de tener una discapacidad no inhabilita laboralmente, cada persona tiene otros talentos y competencias por explotar.
Renán apunta que donde más han avanzado es en el sector educativo, “el Ministerio de Educación ha venido promoviendo la adaptación de las infraestructuras del sector, que permitan la circulación y el tránsito de las personas con discapacidad. Pero en todo caso es cierto, que en general las grandes ciudades de Colombia no fueron pensadas cuando se construyeron para facilitarles el libre tránsito y movilidad a las personas con discapacidad. Eso es una política en curso apenas en la ciudad y en el conjunto del país”.
Las dependencias encargadas de los ciudadanos en discapacidad son; la secretaría de Gobierno, desde la que se hace inversión y promoción para habilidades laborales de sensibilización, otra es la secretaria de Educación, a través de la oficina de calidad en la que también hay unos recursos que anualmente se invierten para formar a personas con necesidades educativas especiales.
El Secretario mencionó que es vital la recuperación del espacio público porque si las personas que tienen goce de toda su capacidad de movilización por sus propios medios padecen al movilizarse por sectores como el centro, los ciudadanos que tienen dificultades enfrentan mayor dificultad, por eso el tema del espacio público nos concierne a toda la ciudadanía para garantizar una movilidad sin tanto traumatismo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *