Connect with us

Metrópolis

La tierra del ‘pico y placa’

Opinión Caribe

Published

on

Es una medida casi circense. Y aunque en Bogotá, donde se implementó por primera vez, dio resultado para disminuir los trancones que hacían de la movilidad capitalina un sepelio de músico reconocido; el resto de Colombia la ha tomado como una fiesta de carnaval que, aunque su intención pudo ser buena, los resultados señalan, que todo en exceso es malo.

Por Rosa Camargo Vásquez

En estos tiempos es común escuchar la frase ‘pico y placa’, implementada por diferentes sectores, no solo en la capital del Magdalena, sino en todo el territorio colombiano.

La medida de ‘pico y placa’ se implementó para mejorar la movilidad y el tráfico de la ciudad de Santa Marta, se aplica para la circulación moderada de carros particulares, motos y taxis, sin embargo, esta ha excedido sus límites. Las entidades bancarias, al momento de pagar pensiones, también hacen uso de esta medida de manera jocosa. Pareciera que con esta reglamentación quisieran solucionar el caos vehicular que enfrentan las metrópolis.

El ‘pico y placa’ es una medida de restricción vehicular implementada inicialmente en la capital del país en la administración de Enrique Peñalosa, en el año de 1998, ante la demanda excesiva de vehículos en una ciudad con pocas vías. Así mismo, ha sido implementada en ciudades como Quito en Ecuador y Táchira en Venezuela.

Como norma de tránsito, impone una restricción de circulación obligatoria en el área urbana a vehículos privados tipo automóvil y de servicio público en horarios ‘pico’, es decir, horarios con mayor afluencia de tráfico, dependiendo del último número de placa del automóvil, acción que reduce el colapso en las vías.

Dentro de su aplicación, cada año se debe rotar el día de restricción de acuerdo con el número de la placa del vehículo, situación que poco ocurre en ciudades como Santa Marta.

Si bien esta medida fue adoptada para regular el flujo vehicular en las horas ‘pico’, también es aplicada en otras actividades como la prestación de algún servicio a través de los últimos números de la cédula de ciudadanía o del teléfono móvil. Tal es el caso del pago a los señores de la tercera edad, quienes, dependiendo de su número de identificación, pueden cobrar la mesada.

De esta manera el ‘pico y placa’ hace referencia básicamente a dos aspectos: la hora pico, esto es entre 11:30 a.m. y 1:00 p.m. y desde las 5:00 de la tarde hasta 7:00 de la noche y a la placa de los vehículos. La idea era sacar de circulación un determinado número de carros en esas horas para evitar el caos en las vías de Bogotá.

En Santa Marta, el ‘pico y placa’ ha sido utilizado hasta en lo impensable. De seguir así, hasta en la misa la adoptarán para clasificar los puestos en las bancas tradicionales y propias de las parroquias.

Ha sido tan exagerado el uso de la medida, que el sector académico también la ha adoptado. La frase ‘pico y placa’ ronda los cuadernos de los estudiantes, porque deben cumplir horario y jornada de acuerdo con el curso al que asisten, ante la falta de aulas, situación identificada en algunas instituciones reconocidas de esta capital, las cuales están sometidas a ciertas reparaciones locativas.

ESTADOS UNIDOS TAMBIÉN LA APLICÓ

En ciertos estados de la potencia mundial, se tomó como referencia el ‘pico y placa’ de Colombia para mitigar el caos vehicular. En el 2012 hubo ‘pico y placa’ de gas para el estado de Nueva Jersey.

La crisis de la gasolina en el estado de Nueva Jersey fue tan grave, que las autoridades estatales decidieron implementar un sistema de racionamiento para los vehículos en los condados más afectados por la tormenta Sandy. El gobernador Chris Christie, firmó en ese entonces, noviembre de 2012, una orden ejecutiva, que señalaba al estado de Nueva Jersey en emergencia energética, además del racionamiento de gas para la compra de combustible por parte de los conductores en 12 condados.

De acuerdo con la orden, todos los distribuidores minoristas de combustible están obligados a vender gasolina para uso vehicular con el último número que aparece en la matrícula del automóvil.

La medida funcionó de la siguiente manera: los vehículos con placas de circulación, cuyo último número era impar, compraban gasolina solo los días impares del mes; los automóviles con placas de circulación cuyo último número era par, compraban gasolina solo los días pares del mes. El cero se considera un número par.

LA MEDIDA DE LO ABSURDO

Extender el ‘pico y placa’ no solo para los vehículos automotores, no valoraría lo que ocasionó desde su inicio, porque existe gran crecimiento del parque automotor que ha producido mayor congestión vehicular y aunque para muchos es la mejor de las medidas, ésta es insuficiente.

Según la Unidad de Tránsito y Transporte, en Santa Marta se venden entre 200 y 390 vehículos nuevos mensualmente y en los últimos tres años, se ha duplicado el parque automotor de la ciudad, ya que su crecimiento ha sido del 47%.

Si bien el crecimiento de la compra de vehículos beneficia a algunos sectores, la realidad es que la llegada de más carros, motos, busetas y taxis, ha generado embotellamientos en las vías en las horas ‘pico’, lo que calificaría como absurda, la medida del famoso ‘pico y placa’.

A pesar de que, a través del Sistema Estratégico de Transporte Público, Setp, la ciudad ha mejorado su infraestructura vial, la falta de planeación de anteriores administraciones, ha duplicado el trabajo para disminuir este caos.

De igual forma, la Unidad dio a conocer que actualmente 54.317 vehículos circulan en el Distrito, incluyendo 2.800 taxis y 870 busetas que prestan sus servicios.

Con estas cifras se demuestra que la capital del Magdalena las ha duplicado con respecto a tres años atrás, cuando la ciudadanía samaria no generaba un aporte significativo en la compra de vehículos.

Se podría afirmar que la medida del ‘pico y placa’ para carros particulares en Santa Marta, está dando resultados, pero es necesario analizar que la oferta superó la demanda, porque las calles, carreras y avenidas, se quedaron pequeñas para tanto flujo vehicular.

OTROS PAÍSES SE SUMAN

En Suramérica, Ecuador y Venezuela también aplican la medida del ‘pico y placa’. Las autoridades viales del estado del Táchira, Venezuela, decidieron implementar la medida para regular el tráfico en el paso fronterizo entre Colombia y la República de Venezuela.

La Alcaldía de Ureña, población cercana a la frontera colombo-venezolana, tomó la decisión de implementar el ‘día de la parada’, medida que restringe el paso por la frontera, para agilizar el paso por el puente internacional ‘Simón Bolívar’; esta restricción solo se mantiene para vehículos particulares de la siguiente manera:

Lunes?0 – 1; martes?2 – 3; miércoles?4 – 5; jueves?6 – 7 y viernes?8 – 9.

En el caso de Quito, Ecuador, durante los primeros días del mes de enero de 2010, se anunció la aplicación del ‘pico y placa’, debido a la congestión que se presenta en la ciudad. Esta medida empezó a funcionar en marzo de 2010, donde por un día a la semana los autos no pueden circular, de acuerdo con el último número de la placa, en dos turnos durante las horas pico entre las 7:00 y las 9:30 en la mañana y entre las 4:00 de la tarde y las 7:30 de la noche.

De esta restricción están excluidos vehículos de emergencias, del cuerpo diplomático y del Presidente y Vicepresidente de la República. Los conductores que circulan por las calles de Quito en los horarios de ‘pico y placa’ son multados.

PARA TENER EN CUENTA

Muchas ciudades en el mundo llevan a cabo esta medida para mejorar la movilidad de sus ciudadanos. A diferencia de la filosofía de hace algunas décadas, proveer las vías que se necesitaban. Hoy,éstas van encaminadas hacia la movilidad sostenible.

Este cambio se hizo por los retos que enfrenta la humanidad y en los que el transporte hace grandes aportes, como el consumo de recursos no renovables y las emisiones de gases de efecto invernadero, responsables del fenómeno del calentamiento global.

Una de las críticas más grandes hechas al ‘pico y placa’ es que no contribuye al desarrollo económico de la ciudad, es solo una medida efectista que no soluciona de forma definitiva el tráfico en las ciudades en que se ha implementado.

 ((CIFRA))

En Santa Marta, mensualmente se venden entre 200 y 400 carros cero kilómetros.

‘MIENTRAS SIEMPRE’

La disposición del ‘pico y placa’ ha sido tomada como una medida definitiva, no solo en Santa Marta, sino en todo el territorio nacional, cuando ésta solo es una medida de choque.

La solución a este carnaval de ‘pico y placa’ es una nueva infraestructura vial, porque la restricción a la circulación de vehículos automotores no está funcionando. La medida ha quedado, como dicen en el argot popular, ‘mientras siempre’, porque ha dado resultados. Sacar a varias entidades del Estado como la Alcaldía y la Gobernación del Centro Histórico, sería una alternativa para despejar el caos vehicular de las calles del centro de la ciudad, de acuerdo

Imagen5

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *