Connect with us

Nación

Magdalena pasa sin pena ni gloria en el Congreso

Opinión Caribe

Published

on

Cinco ‘Honorables’ Representantes y un Senador

Tantos los representantes como el único senador que tiene el departamento ‘se rajan’ en la gestión adelantada durante estos tres años.

Por un lado, indigna la idea de que se contemple la posibilidad de que miembros de las Farc puedan hacer política. Por el otro, que no se suscite la misma controversia cuando se trata de defender el bienestar de los colombianos al ‘ahogar’ proyectos importantes como convertir el agua en derecho fundamental o penalizar la cadena perpetua o la pena de muerte para violadores de niños, pero sí, cuando de aprobar una reforma tributaria se trata, con la cual, las clases media y baja pagarán más impuestos. Además, causa malestar el hecho de que los congresistas se niegan a debatir un proyecto sobre la reducción de sus salarios.

Este actuar de los congresistas refleja la doble moral que se maneja en Colombia, donde lo ancho es para ellos y lo angosto para la clase obrera. La imagen que proyectan estos legisladores es la de seres inmorales, corruptos, perezosos y oportunistas, que se involucran en la política con el único fin de obtener beneficios individuales.

A estos Centros de poder, ellos van de ‘familia Miranda’, con el objeto de ver y ser vistos, tradúzcase burocracia de muy bajo perfil dentro de la estructura del gobierno, miran las grandes vitrinas y algunos osan de entrar, tradúzcase son miembros de comisiones y tienen acceso por estar ahí a los grandes proyectos de interés nacional con los que pueden posar en la foto, pero a sabiendas que cuando salen se van sin nada para sus regiones, pues no ejercen ninguna influencia en las decisiones, y así como algunos se hacen sus selfies, para mostrar a sus compañeros de infortunio un traje nuevo, estos políticos se las toman en el sagrado recinto del Congreso para dejar constancia que sí asistieron.

Esta imagen está en parte justificada por los múltiples escándalos de corrupción que han rodeado al Congreso de la República en los últimos tiempos, como la ‘parapolítica’ donde se han visto involucrados representantes y senadores de todos los departamentos, en especial los del Magdalena, quienes en periodos pasados perdieron su investidura como ‘honorables’ representantes.

Los políticos de ‘altas esferas’ no han comprendido que hasta por un simple principio de economía de escala o la esencia del cooperativismo, el unir lo poquito de cada uno de ellos, les daría a los Departamentos una fuerza de posición negociadora y permitiría conseguir más allá de peregrinas intervenciones, resultados tangibles en beneficio de ellos.

En otros territorios, por ejemplo, solo atravesando el río Magdalena, vemos que la ecuación de aporte de la Nación sí se hace completa y en abundancia, lo cual lleva a pensar que este territorio en la clase política, se conforma con los cupos indicativos o ‘mermelada’.

EL ESTADO DEL MAGDALENA

Aunque este Departamento cuenta con cinco representantes a la Cámara y un Senador, es considerado ‘huérfano’. Poco o nada ha sido la gestión de estos congresistas.

La actividad de los congresistas se enfoca en presentar proyectos de ley, una que otra ponencia y citación de control político. El 77% de proyectos presentados por los parlamentarios son de alcance Nacional, mientras que el 8 % es de tipo regional. Los temas más frecuentes de los proyectos radicados por los Congresistas del Magdalena son los que pretenden exaltar la cultura y el patrimonio, económico y social. Algunos fueron archivados, otros se encuentran en procesos de debate.

Esta es la triste realidad del pueblo del Magdalena, que ha vivido una verdadera ‘resistencia civil’ y no se sabe hasta cuándo va a seguir resistiendo a que Congresistas como Jaime Serrano, Kelyn González, Franklin Lozano y Fabián Castillo, lleguen a tan alta distinción solo porque tuvieron la plata para el pasaje, pero al momento de tomar acciones son unos reales y verdaderos convidados de piedra, a la hora de pronunciarse sobre los grandes temas del Magdalena en las altas instancias del poder en Colombia.

LABOR ADELANTADA

No han adelantado grandes propuestas, quedan mudos, en shock porque no asimilan el estar ante tan encumbrados personajes que sí marcan la diferencia en la historia política de Colombia; no se escuchan iniciativas del bloque parlamentario del Magdalena, de sus cinco honorables representantes ni del senador, quienes deben hacer causa común, citar en plenaria, cuestionar, fijar posiciones cuando el centralismo les falta el respeto en la correspondencia que debe existir con este territorio, sobre todo, cuando el Gobierno Nacional obliga al Departamento a invertir importantes recursos y de una ciudad que acaba de salir de la Ley 550.

El Magdalena, por tanto, cuenta con cinco curules en la Cámara de Representantes, una de ellas la ostenta el congresista, Jaime Enrique Serrano Pérez del partido Liberal, pertenece a la Comisión Tercera de la Cámara de Representantes. En el Cuatrienio 2014 – 2018, el representante Serrano, según Congreso Visible, radicó un total de 20 proyectos de ley, lideró 9 ponencias y realizó 5 citaciones de control político.

De los radicados, siete son de alcance nacional y tres son regionales, los demás fueron presentados en dos ocasiones. Cuatro de ellos se encuentran en etapa de publicación; uno fue aprobado en primer debate; otro fue aprobado en segundo debate y los demás fueron archivados.

Kelyn Johana González Duarte del partido Liberal pertenece a la Comisión Cuarta de la Cámara de Representantes. La Representante ha radicado tres proyectos en el Congreso de la República de los cuales dos fueron archivados, liderado seis ponencias en proyecto de ley y tres citaciones de control político.

Eduardo Agatón Díazgranados Abadía del partido de Unidad Nacional, pertenece a la Comisión Cuarta de la Cámara de Representantes. El Congresista radicó un total de 17 proyectos en el Congreso, de los cuales uno ha sido sancionado, el referente a Programa de Cero a Siempre; mientras que los otros no han llegado hasta segundo debate y más de cuatro han sido archivados. También ha liderado cinco ponencias y ha hecho cuatro citaciones.

Franklin del Cristo Lozano De La Ossa del partido Opción Ciudadana, pertenece a la Comisión Quinta de la Cámara de Representantes. Lozano radicó un total de cuatro proyectos en el Congreso, donde 2 han sido publicados y dos archivados; nueve ponencias de proyectos de ley y catorce citaciones realizadas.

Fabián Gerardo Castillo Suárez del partido Cambio Radical, pertenece a la Comisión Cuarta del Congreso. Radicó 17 proyectos en estos tres años de los cuales más de seis fueron archivados y los demás se encuentra en proceso de primer y segundo debates. También lideró cinco ponencias y seis citaciones.

Por su parte, el único senador que tiene el Magdalena es Honorio Miguel Henríquez Pinedo del partido Centro Democrático, pertenece a la Comisión Séptima del Senado. Ha sido autor de 47 proyectos de ley que, en su mayoría, se encuentra en proceso de primer, segundo y tercer debates; 44 ponencias de proyectos de ley; y 30 citaciones de control político.

Los parlamentarios del Magdalena no se destacan en el Congreso de la República, su participación es poca y los proyectos que lideran no generan grandes impactos en el desarrollo social ni del país ni mucho menos de su departamento, porque en su mayoría, son archivados.

1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *