Connect with us

Lo más noticioso

Detrás de la tragedia: La dura vida de los Samboní

Opinión Caribe

Published

on

La familia de Yuliana Samboní llegaron al barrio Bosque Calderón, de Bogotá, buscando una segunda vida y huyendo de las FARC. Pero hasta allá, los persiguió la tragedia.

Nelly Muñoz Velasco y Juvencio Samboní, padres de Yuliana, habían llegado a Bogotá en un “escape a los jornales de miseria que les pagan por echar azadón en la vereda El Tambo, de Bolívar, Cauca” aseguran en entrevista a la revista Semana.

Yuliana pasó sus primeros 5 años en El Tambo, en una casa espaciosa donde vivían 15 personas, de paredes levantadas en barro y pisos de tierra.
Luz Velasco tía de Yuliana Samboní, aseguró a Semana que la familia que allá donde vivían, la guerrilla de las FARC amarró y torturó a su hijo Julián Andrés, por haberse enamorado de la hija de un rector del colegio que era miliciano de la guerrilla.

El primero de la familia en llegar a la fría Sabana fue Édgar Samboní, hermano de Juvencio, quien llegó tiempo después. Yuliana y su madre llegaron desde El Tambo a reunirse con su padre este año en una casa pequeña donde se hacinaban el papa, la mamá, tres niños y dos tíos
La casa de Bogotá donde vive la familia no conoce ni el cemento ni el vidrio en las ventanas. Con el suelo de tierra y protegidos por cortinas, los inquilinos conviven en la estrechez del hogar en medio de electrodomésticos y vasijas arruinadas en cada esquina y turnándose el único baño al lado de la puerta principal.

La casa de tejas de zinc se alza al lado de un barranco, en el Bosque Calderón, hacinado de casas tan humildes como esta, pero ninguna tan pequeña.

Luz dice a Semana que “De pronto la escogió al mirarnos la pobreza, al ver que no tenemos estudio ni plata ni nada. Y pensó que nos íbamos a dejar, pero se equivocó porque somos caucanos. Y para los caucanos del campo los hijos y la familia son sagrados”

Aún con las dificultades, en los siete años que Yuliana alcanzó a vivir nunca aguantó hambre ni le faltó afecto, asegura su tía Luz Velasco con tristeza.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *