Connect with us

Blog

Elección del caimán plateño, una historia a boca de caño.

Avatar

Published

on

Por Víctor Rodríguez Fajardo

Hay gente que estando montada en el bus se baja en un determinado punto del trayecto y no se da cuenta que perdió el puesto, “el que se fue pa’ Barranquilla, perdió su silla”.  Ni más ni menos eso pasó el domingo de elección junto a otras sorpresas que intentaremos contarles con nuestro estilo caribe y en versión libre de los hechos, los cuales pueden o no ajustarse a la realidad, los protagonistas lo dirán.

Entre los activos que ostentaba la U en el departamento del Magdalena, estaba incluido Jairo Molina; la cabeza visible del partido de la U aseguraba un bastión electoral muy importante para su elección al Senado de la República.  Mensajes iban y venían, ojitos se hacían, guiños también, el idilio político llegaba hasta sonrojar a otros alcaldes que querían llegar a esa dimensión especial de la relación entre Eduardo y Jairo.

Pero, aún en la perfección del Edén hubo una serpiente, cuenta la historia que le dañó el oído a Eva, las cosas no volvieron a ser iguales.

La culebra de este idílico romance político comenzó el mismísimo día de las elecciones por cuenta de los descendientes de Nerón, quienes al igual que la suerte que corrió la ciudad eterna, les prendieron fuego a las urnas de votación y con un porcentaje muy pequeño se eligió alcalde a Jairo Molina, quien arrancó su mandato con una sombra, de la cual aparentemente no se podía librar, como si fue posible en el Caimán cienaguero, el ‘Nene’ pechichón logró vencer dándole un cambio radical a las expectativas del fallo, pero no nos distraigamos y sigamos con Molina, el Consejo de Estado ordena nuevas elecciones, ante esta decisión, Eduardo le pone serenata a Jairo dedicándole la canción «tu amor es un periódico de ayer…» aunque Jairo guardaba la esperanza que por esa relación en el pasado reciente con la U, le respetaran su cupo en la terna y el guiño para su sucesor encargado.

Estaba Jairo comiéndose un bagre en salsa de coco a orillas del río Magdalena, cuando recibió una llamada al celular, la cual no demoró en dañarle el almuerzo que pintaba bien con yuca y suero… “Nojoooda, NO te lo Puedo creer, WHATSAPEÁME la imagen de la terna que te enviaron»… Cuando descargó la imagen, Jairo entró en shock, no podía creer lo que veía, pero la prueba era irrefutable, su amigo Eduardo, por quien estaba dispuesto a votar por quien él le dijera, no sólo no le incluía a su candidato, sino que metía a personas antagónicas a sus intereses políticos.

¡Y se arman las trincheras de una! Las vainas son así en política parroquial, mientras Eduardo tomaba distancia de su exaliado, el médico no demoro en ‘ENMELLARSE’, súmele a esto la catajarria de sabios doctores leguleyos que comenzaron a dañar el oído de quienes podían ser candidatos y de quienes ponían candidatos. Los Honorables miembros del Consejo de Estado, quienes nunca se equivocan, sino que cambian de jurisprudencia, resolvieron que Jairo no tenía la culpa de lo sucedido y por tanto, no se le podía castigar excluyéndolo del nuevo proceso electoral.

Molina, ni corto ni perezoso, inicio la reconquista de la credencial que era suya, no fue fácil mantener el aval, pero al fin de cuentas, los Honorables Consejeros lo volvieron a respaldar. Jairo Molina volvió a ser candidato a la alcaldía de Plato con el aval del partido de la U, pero con el guiño y ojitos del ‘Mello’ de Cambio Radical. Para quienes no entienden esta parte de la narración, nos apoyamos con la historia reciente de la alcaldía de Santa Marta, Juan Pablo Díaz Granados fue alcalde 4 años con aval del Partido Liberal, pero sirvió a los intereses políticos del Partido de la U., pero es un ejemplo, no nos distraigamos, sigamos con el ‘chicharrón’ plateño.

En la lista de aspirantes figuraban Óscar Sinning, quien consiguió más de 5.700 votos con el respaldo de Jaime Serrano, Eduardo Díaz Granados, Holmes Echeverría, Fuerza Ciudadana, Luís Vives, Eduardo Torres, Anselmo Marín y Nando Guido. Si repartimos esa votación entre los apoyadores y descontamos lo que debe tener el candidato, salen a casi nada. Como hecho curioso, Sinning consiguió el respaldo de dos fuerzas antagónicas con lo cual se demuestra una vez más que las matemáticas políticas obedecen a reglas circunsfláuticas inentendibles, pero funcionales a la hora de repartir el territorio político.

Alfonso Alfaro sacó más de 3.500 votos con el respaldo del senador Honorio Henríquez

Jairo Molina convocó alrededor de su nombre al ‘Mello’ 1, ‘Mello’ 2, Jaime Peña, Jaime Duque, Marta López, Rodrigo Roncallo, Julio Ramón Peñalosa, Consuelo Camargo, 11 concejales y un diputado de CR, que por razones de seguridad se mantiene anónimo en este relato macondiano entre las figuras visibles de la política en la parroquia.

Los representantes Franklin Lozano y Fabián ‘Nino el Bravo’ Castillo solo clasifican en la categoría NI FU NI FA.

El médico Jairo Molina mantuvo la Alcaldía de Plato, el fallo del Consejo de Estado pudo ser en derecho, pero solo sirvió para generar un gasto al erario y que los afectos del burgomaestre cambiaran de partido.

Ahora queda pendiente la elección atípica de Sabanas de San Ángel en enero, donde el combo electorero volverá a activarse, llegado el momento, las fichas volverán a mezclarse, y los antagonistas de hoy pueden ser los compadres de mañana. Lo mismo puede suceder con Molina, quien por estos días se debate entre dos canciones, “da que te vienen dando” y “un amor viejo no se olvida”, llegará la serenata y veremos a quién se la pone.

P.D. Holmes le copia a Eduardo y le ‘mamagallo’ a Fabián  ‘Nino el Bravo”; el ‘Nene’ Pérez se crió con Eduardo, pero ahora anda el ‘Mello’; Jorge Castaño toma tinto con Eduardo, pero su corazón está en otro lado; el ‘Mello y Eduardo, socios para unas y en otras… dejémoslo para después.

*Imagen suministrada de uno de los tarjetones.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *