Connect with us

Metrópolis

Ni en la cárcel ni en la URI cabe un preso más

Avatar

Published

on

27 reclusos que permanecen en una pequeña celda de la Unidad de Reacción Inmediata enviaron un comunicado en el que revelan las pésimas condiciones en las que se encuentran recluidos. “Dormimos sentados porque ya no hay puesto en el piso para más personas. El calor es insoportable” aseguran.

Agregan que hay enfermos con heridas graves que no son atendidos ni siquiera con calmantes para sus dolores. También aseguran que reciben malos tratos de los guardias y que la comida no es suficiente “Cuando llegan las comidas todos pelean como perros” dice el comunicado

Al hacinamiento de la cárcel Rodrigo de Bastidas de Santa Marta, se suma también la sobrepoblación que enfrenta la Unidad de Reacción Inmediata (URI), según datos revelados por la Defensoría del Pueblo en el Magdalena.

La Defensoría del Pueblo afirma que el miércoles 08 de marzo habían 36 personas detenidas en la URI de la Fiscalía en Santa Marta, las cuales 25 contaban con medida de aseguramiento y 11 están a la espera de legalizar su situación, lo que correspondía a una sobrepoblación del 50 %.

“Muchas de estas personas, llevan días meses, cuando la norma es que una persona solo puede durar 36 horas en ese lugar. Nosotros desde la Defensoría del Pueblo, tratamos siempre de agilizar el tema en coordinación con la cárcel para que cuando haya la salida de reclusos, los que se encuentran en la URI puedan pasar al centro penitenciario”, expresó el Defensor del Pueblo.

Las autoridades afirman que a diario ingresan hasta 10 personas tanto a la cárcel como a la Uri, lo que genera un hacinamiento en cadena que solo podría solucionarse con otro establecimiento.

LO QUE DICEN LOS RECLUSOS

Este es el comunicado completo:

Santa Marta, Magdalena
Unidad de Reacción Inmediata
A quien pueda leer esta carta, hablamos por medio de ella ya que nos encontramos secuestrados y torturados dentro de los calabozos de esta Unidad

Le contamos nuestras necesidades: Nuestras comidas llegan en ocasiones y en otras se pierden, no llegan a su destino. No tenemos ayuda jurídica, dormimos sentados porque ya no hay puesto en el piso para más personas, la calor es insoportable, nos maltratan verbalmente. Hemos tratado de hacer huelga de hambre y de todo, pero, ellos nos amenazan con grupos antimotines, aquí hay personas con más de tres secuestrados.

También hay discapacitados, enfermos con heridas grabes y no son atendidos ni siquiera con calmantes para sus dolores. Nuestras comidas, bueno, las pocas que llegan, son maltratadas, vienen frías y revueltas, como comida para perro. Hay madres, con dolores producto del piso de estos calabozos, y les piden ayuda a los funcionarios y tampoco son escuchadas. Cuando llegan las comidas todos pelean como perros.

Por la necesidad que vivimos nos preguntamos hasta cuándo tanta injusticia; por favor dígannos. [Pedimos] se nos escuche, aunque sea una sola vez. Pedimos presencia de las autoridades superiores como la de los Derechos Humanos, Defensoría del Pueblo, la Prensa u otros medios de comunicación.

Ya nos estamos cansando, y en vez de hacernos cambiar como personas, lo que están creando es monstruos. Hacemos este llamado y esperamos ser escuchados pronto. No sabemos qué pueda pasar mañana. Por favor eviten una desgracia.Y los únicos culpables son los que dirigen este lugar. Ya basta de tanto maltrato

Atentamente: Los privados de la libertad: Los secuestrados.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *