Connect with us

Sin categoría

Lo que el río dejó

Avatar

Published

on

La Oficina de Gestión del Riesgo de Desastres del Departamento informó que en la Subregión Norte se han afectado cerca de 4.284 familias.

Por Paola Murillo

“Se han perdido todos los enseres del hogar, en estos momentos nos vamos, dejamos la casa sola, porque da igual, no tenemos nada, todo se lo llevó el río”, señala con voz entrecortada Alberto Cueto, mientras deja escapar las lágrimas que corren sobre sus mejillas, que demuestran los años vividos, sus sueños destruidos en un santiamén y el deseo de tener una mejor vida.

Este es el drama que viven cíclicamente los magdalenenses cuando llega la temporada de lluvias, donde su única arma para ‘pelear’ contra los ríos de la subregión Norte es la fe.

Alberto Cueto es un hombre de 56 años, quien reside en el barrio Chimila del municipio de Fundación, tiene una vida común y corriente como la mayoría de los magdalenenses, pero con una variable importante, Cueto y sus vecinos viven resignados, esperando a que en cualquier momento el río Fundación los vuelva a dejar sin nada.

A las dos de la madrugada, el río Fundación empezó a entrar en la casa del señor Alberto donde reside con su tía, una señora de 83 años de edad llamada Rosaura, la zona ya estaba en alerta roja por posibles crecientes súbitas, pero los habitantes esperan en sus casas, no tienen a dónde ir, la angustia se intensifica antes los pronósticos del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) que informó que continuarán las lluvias hasta finales del año.

La noche pasa lenta, pero finalmente amanece y con la luz del sol empiezan a ver los estragos que ocasionaron las crecientes súbitas de los afluentes. Para el señor Cueto, lo primordial es ubicar a su tía, una señora de la tercera edad, en tierra firme, donde pueda tener una cama seca para dormir. Afortunadamente cuenta con el apoyo de otros familiares donde lleva a su tía Rosaura, asegurándole la estadía por las siguientes noches mientras bajan los niveles del río Fundación.

El drama de vivir con el agua hasta el cuello cada vez que empieza la temporada de lluvias es el pan de cada año de los fundanenses, para quienes no han llegado soluciones concretas, solo sueños y promesas que aún no se cumplen, porque desde el nivel departamental se ha gestionado para que esta problemática no se presente de la forma en que sucede, pero falta mayor apoyo del Gobierno Nacional que no implementa planes concretos al respecto.

SUBREGIÓN NORTE BAJO EL AGUA

Hoy los municipios de El Retén, Aracataca, Zona Bananera y Fundación se encuentran bajo el agua, con 4.284 familias damnificadas. Los barrios más afectados con el desbordamiento del río Fundación son: Ariguaní, Chimila, Buenos Aires, Las Tablitas, Hawaii, La Magdalena, La Esmeralda, 16 de Julio, Paz del Río y también el mercado público de Fundación.“Esto sucede todo el año y para el mes de octubre todos sabemos que ya viene la creciente”, comenta Ludys Vergara.

En un acto surrealista se puede observar en los habitantes de Fundación, la sensación de que “está ocurriendo una vez más y que seguirá pasando”, una especie de hábito frente a un fenómeno frecuente y al que no se le ha podido dar el tratamiento adecuado para el beneficio de las miles de familias afectadas.

El temor constante de los moradores no es que llueva en la cabecera urbana de Fundación, sino en la Sierra Nevada de Santa Marta, eso ocasiona el desbordamiento de los ríos y su cauce termina en sus hogares y los de cientos de familias.

Recientemente el Ideam declaró la alerta roja en el departamento del Magdalena por probabilidad de crecientes súbitas de los ríos que descienden del macizo montañoso.

Patricia Moreno, presidenta de la Junta de Acción Comunal del barrio Chimila.

Patricia Moreno Osorio, líder comunal del barrio Chimila, le contó a OPINIÓN CARIBE sobre los comienzos de esta situación tan deprimente, ”nosotros sufrimos estas crecientes desde el 2011, pero en el 2014 se produjo la creciente más grande, que nos afectó demasiado, más de 10.000 familias damnificadas en el municipio, lo que llevó a una reunión de grupo con la Defensoría del Pueblo, ellos llegaron, hicieron videos y tomaron fotografías de la tragedia, se hizo la respectiva denuncia, pero seguimos en las mismas, todos los esos procesos dilatados, sin soluciones a la vista”.

 

Sin embargo, el defensor del Pueblo, Albeis Fuentes, explicó que, “desde mediados de 2014, la Defensoría del Pueblo le advirtió a la administración municipal de turno de Fundación, la necesidad de intervenir la ribera del río con muros de contención o con todas aquellas estrategias que en infraestructura civil se requiriera para evitar la inundación”.

Albeis Fuentes, defensor Regional del Pueblo.

Con base en lo anterior, se hace necesario recalcar que Fundación vive en estos momentos una “inundación anunciada” puesto que ya se habían conocido las terribles consecuencias por la falta de forestación y de infraestructura suficiente, pero, por parte de la administración de turno, no se acataron las recomendaciones de la Defensoría del Pueblo. “Le comenté a la Alcaldesa de Fundación que se encontraba al mando en ese momento, que se iba a inundar el municipio sino se tomaban los correctivos, por desgracia así aconteció, ellos simplemente omitieron el deber funcional de atender las alarmas y los presupuestos de prevención que se les habían hecho”, advirtió Albeis Fuentes, defensor Pueblo del Magdalena.

El mayor Vélez, director de la Defensa Civil, seccional Magdalena, a su vez, explica, que “los reportes sobre las inundaciones del río Fundación ha abarcado otros sectores; mientras tanto, desde la Defensa Civil, tenemos un sinsabor, porque han pasado los años y no se han implementado las medidas para reducir el riesgo de desastres, sino que, según las observaciones, ha aumentado el riesgo.

La actual administración municipal debe capacitarse y conocer sobre la Gestión del Riesgo y Desastres para ejecutar las acciones necesarias; la otra opción es solicitar a los técnicos especializados para que hagan un análisis de lo que vive el municipio de Fundación, prestarle atención a la Gestión del Riesgo y Desastres, no descuidar tanto ese aspecto que afecta a la comunidad y advertir, que existe un aviso internacional sobre la llegada del Fenómeno de La Niña, el cual nos puede traer lluvias más copiosas, con más peligrosidad.

La situación es dramática, la cara de esta desdicha no puede ser solo una, sobre todo cuando hay cientos de historias de familias que también se encuentran afectadas y tienen que sufrir el flagelo de lo que ellos denominan ‘abandono’ por parte de la administración pública y las entidades encargadas.

Víctor Tovar, habitante de Chimila.

Víctor Tovar, también morador del barrio Chimila, perdió todos sus enseres y debido a las fuertes corrientes tiene en riesgo la seguridad de su hogar. “Nosotros todavía seguimos afectados desde la última creciente que hubo, perdimos camas, colchones, el televisor, computadora de mesa y la pared que comunica con el vecino la atravesó el río por la fuerza con la que arremetió este año, la del 2014 fue mucho más alta, el agua nos llegaba prácticamente a mitad de cuerpo; esta vez las aguas tienen una altura de un metro, pero la fuerza de la corriente es tanta, que nos ha dejado sin paredes traseras ni puertas”.

La comunidad se siente engañada e incluso consideran irrespetuoso por parte de la Secretaría de Planeación de Fundación, construir parques u otras obras que para ellos son innecesarias, teniendo en cuenta la gravedad en la que se encuentra la mitad del municipio, vulnerable ante los embates del río que lleva el mismo nombre del ente territorial.

SIN SOLUCIONES

Pedro Sánchez Rueda, alcalde de Aracataca.

En el límite que divide la entrada de Fundación y la salida del municipio de Aracataca, como una medida regular, Pedro Sánchez, alcalde de la tierra de ‘Gabo’ construyó una muralla como una forma de auxiliar a los habitantes, de evitar que el cauce del río entrara a sus casas de manera precipitada como ocurre en los últimos años.

Sin embargo, Carlos Manotas, habitante de la región, le explicó a OPINIÓN CARIBE que los dirigentes pensaron que era una de las soluciones, pero esta no ha resultado tan eficaz.

Carlos Manotas, habitante de Fundación.

“A esa muralla se le filtra el agua por debajo, no fue una solución para nosotros, la potencia de las corrientes ha ido resquebrajándola, tanto, que los moradores han decidido arreglarla con sus propios recursos, pero, se siguen inundando los barrios”.

Para Santiago Moreno, el panorama no es diferente, el ímpetu del cauce del río Fundación tumbó las paredes del patio de su casa, esto ocurrió por la noche del mes de octubre cuando la creciente entró por última vez; el señor Santiago en un acto altruista decide ayudar a sus vecinos con las pertenencias y al volver a su casa, encuentra que algunas paredes de su patio se derrumbaron. Los escombros aún siguen en el mismo lugar donde cayeron. “Aquí no se ha presentado ninguna clase de autoridad a ver qué daños tienen las viviendas o como quedó la comunidad, nadie ha realizado censos en las zonas más afectadas, pero si en los barrios que no se inundan”, manifiesta Moreno.

Santiago Moreno, habitante de Chimila.

Por otro lado, el reporte preliminar de la Alcaldía Municipal de Fundación sostiene, que en algunos sectores el agua llegó hasta casi un metro de altura, sin embargo, en la emergencia solo se reportaron pérdidas de bienes y enseres, a lo que Moreno contesta, que “solo han sido cosas materiales, pero es por lo que hemos luchado toda la vida y merecemos por parte del gobierno las ayudas requeridas”.

José Arizmendi, líder de la comunidad, manifestó con total impotencia, que “todos hemos perdido la mayoría de nuestras cosas, en especial, la ropa, se han dañado nuestros enseres como camas, electrodomésticos, neveras, televisor; los habitantes después de una creciente deben sacarlos colchones al techo para secarlos al sol y reutilizarlos, porque son costosos, y no se pueden comprar cada vez que haya crecientes súbitas”.

En la carrera cuarta con calle primera del barrio Chimila en Fundación está la vivienda de Moreno Osorio, líder comunal del sector, “en estos momentos ni siquiera nos han censado, los encargados han sido los bomberos por orden de la administración pública, pero por acá no han venido y no nos han hecho ningún tipo de acompañamiento, la verdad es que no hemos recibido ayuda de ninguna clase”.

José Aramendis, JAC de Chimila.

El Defensor del Pueblo del Magdalena, por ello, reafirma las declaraciones de la líder comunal, señalando, “en este momento aún no se encuentran listos los censos que se debían realizar en la anterior inundación del 28 de octubre; estos son los que nos dan un referente de los afectados para hacerles llegar las ayudas por parte del gobierno. Le hemos llamado la atención de manera muy respetuosa al Alcalde de Fundación para que agilice esos trámites”.

Las casas se encuentran expuestas al agua, se convertirán en un intimidante lodazal que, además de obstruir el paso, permite la llegada de animales como serpientes, ratas, sapos y mosquitos infectados con cualquier tipo de enfermedad debido al exceso de humedad y a las basuras que se encuentran esparcidas en las calles.

Según la comunidad, las entidades de salud del municipio tampoco responden de manera eficaz al tratamiento de las enfermedades de las que son víctima, como consecuencia a los humedales que quedan luego de estas inundaciones.

Los que más sufren con la inundación son los niños y las personas de la tercera edad.

“No sé cómo manejan ellos sus proyectos, pero, por ahí vi que se aprobaron 23.000 millones de pesos, en realidad no sé qué se ha hecho con ese dinero, porque la prioridad en el municipio es ayudar a los damnificados que padecen por los desbordamientos, aparte de solucionar esta situación”, comentó Osorio.

En total, fueron evacuadas tres ancianos y una mujer con discapacidad cognitiva y física que fueron auxiliados por la Policía Nacional, tal como lo menciona José Aramendis, miembro de la Junta de Acción Comunal, las edades de los ancianos oscilan entre los 70 y 80 años, además de las personas que tienen algunas complicaciones de salud.

Asimismo, los niños hacen parte de la evacuación, algunos se encuentran en las partes altas del municipio con familiares u otros allegados También encuentran refugio en las instalaciones del Sena, una entidad que queda en la entrada de Fundación. “A veces las autoridades encargadas de realizar la evacuación los sacan de aquí y los dejan en la carretera o en sitios de refugio, pero no les prestan los servicios médicos adecuados”, denuncia Aramendis.

Hamacas en los parques para descasar sobre el agua mientras el río sale de las casas.

El sentido solidario de cada uno de los habitantes del sector se despierta, convirtiendo el parque del barrio en el punto de encuentro de los hombres y mujeres que se prestan para garantizar la seguridad de las viviendas que quedan solas debido a la evacuación de la comunidad. Se dedican a hacer rondas por las viviendas, se turnan para dormir en una hamaca que utilizan de forma colectiva.

Los niveles de agua de los ríos Fundación y Ariguaní no descienden y mantienen inundados a los municipios de El Retén, Aracataca, Fundación y Zona Bananera. La emergencia es de grandes proporciones, se estima que hay más de 20 mil damnificados y la institucionalidad local no da abasto para atenderlos a todos.

Julio Molina, del barrio Chimila.

«La vez pasada fue peor, porque nos agarró de noche, está vez fue de día y tuvimos tiempo de alzar las cosas de la casa para que no se dañaran». La creciente se produjo a las 11 de la noche, la más reciente fue a las seis de la mañana», explicó Julio César Molina Bravo, al referirse a la tragedia que ocurrió hace cuatro años, cuando la creciente dejó más de 20 mil damnificados en el municipio.

Manuel Muñoz de 62 años vive en casa con su hijo y sus mascotas, dos pequeños gatos, a quienes cuidan como si fueran sus retoños, los cuales, al momento de la inundación, se treparon sobre las sillas y colchones donde se pudieran mantener a salvo. “Esto ocurre todos los años, al menos esta vez la creciente ha sido más lenta, porque hace tres o cuatro años creció de forma tan rápida, que nos cogió a todos desprevenidos, nos sentimos completamente olvidados por el gobierno, no hemos querido hacer protestas por ser fiel a nuestro pensamiento pacifistas”, manifestó Muñoz.

Manuel Muñoz, Chimila.

Moreno, el líder comunal, afirma, “que no solo han perdido sus enseres, sino que tienen afecciones de salud, además, cortan la luz dos a tres horas, lo cual nos quita la visibilidad y nos deja en indefensión”, manifestó Moreno, líder comunal.

LA MURALLA DE LA DISCORDIA

Una de las problemáticas es la de las murallas, porque de acuerdo con la comunidad, benefician solo a un sector de la población, se trata del barrio San Carlos del municipio de Aracataca y sus alrededores, sin embargo, para los moradores del barrio Chimíla de Fundación, ese beneficio ha traído graves perjuicios, pues al tener las aguas del río contenidas con las murallas provoca que no se presenten las inundaciones en San Carlos, pero en Chimila se hacen más fuertes las corrientes y la altura del nivel del agua crece, por el represamiento ocasionado por las murallas.

Muebles uno encima de otro, electrodomésticos dañados es lo que deja el río.

Exactamente en la carrera quinta del barrio Chimila, la otra problemática que se sufre es la de la pavimentación que se lleva a cabo en la zona, lo cual ha creado desniveles en las calles del barrio, que ocasionan el hundimiento de gran parte del mismo. “Los niveles que se midieron para estos trabajos fueron pésimos y nos han perjudicado, estas eran calles parejas que sólo necesitaban la perfilación de las mismas, porque entre más bajas sean las calles, el represamiento de agua de la creciente será mayor”, explicó José Aramendis al periódico OPINIÓN CARIBE.

Sin embargo, en el municipio de Aracataca la situación es igual de delicada, porque ese mismo afluente inundó barrios de la cabecera municipal y los corregimientos de Buenos Aires, Sampués y Villa María.

Ingermina Fontalvo, presidenta de JAC San Carlos.

“En cuanto a las crecientes no tenemos queja del Alcalde, porqué él siempre hace presencia, mete con nosotros al agua, la semana pasada nos hizo entrega de unos mercados, nos censaron un lunes y el jueves ya teníamos las compras en nuestros hogares, para nosotros es cierto, que todos los 11 de noviembre se crece el río, esta vez no fue el 1, pero se metió el 14, como quien, dice estaba atrasado”, explicó Ingermina Fontalvo, líder de la junta acción comunal del barrio San Marcos.

LAS AUTORIDADES

Nicolás Pérez Pallares, coordinador de Gestión del Riesgo de Aracataca, se reunió con el alcalde de Aracataca, Pedro Sánchez, en aras de mitigar la situación que viven los habitantes de este sector manifestó, que “la intención de la reunión era hacer un cronograma de actividades para beneficiara los afectados por la creciente que se está presentando”.

Nicolás Pérez, coordinador UGRD.

Una de las problemáticas tratadas en la reunión es el desbordamiento del canal Tolima, el cual atraviesa el municipio de Aracataca. Ese canal es administrado por el Distrito de riego Usoaracataca, que es obstruido por los residuos que vienen con las precipitaciones, ocasionando el represamiento de las aguas.

Entre los proyectos planteados por la Alcaldía y la Unidad del Riesgo están, hacer un desagüe de ese canal e instalar tubos de mayor capacidad. “Se va a llevar a cabo una reunión de alto nivel con el gerente de la empresa, la junta directiva y todos los que conformamos el Consejo de Gestión del Riesgo y Desastres para que se cumplan los compromisos que se tienen con la comunidad, además de ejecutar la mejora del canal Tolima”, manifestó el Coordinador de esta área.

Una de las quejas constantes de la comunidad es que los famosos muros de contención han traído más perjuicios que beneficios a lo que Pérez Pallares dijo que, “si no estuviera construida la muralla en el corregimiento de San pues y Buenos Aires, el municipio tuviera un nivel más alto. El muro nos ha ayudado a mitigar el impacto de las inundaciones que se han tenido”.

La jefe de la Oficina de Gestión de Riesgo de Desastres del Departamento, Daddy Gutiérrez de Herazo, dijo que dentro de las acciones realizadas estuvieron el ingreso de información en la plataforma del Registro Único de Damnificados (RUD) que en total fueron 4.284 familias para un total de 21 mil 420 personas, y en estos momentos se encuentra en trámite la solicitud de los subsidios de arrendamiento para trece familias damnificadas en el municipio de El Retén.

Por otro lado, el Alcalde del municipio de Aracataca, señaló, que, “faltaba Villa Maris y Sampuecito por muro y ya comenzaron a ejecutarse; es un proyecto que tiene un valor de 6 mil 700 millones de pesos, pero por el invierno están suspendidas las obras, por eso, e sector sufre otra vez este tipo de situaciones”.

Para el Coordinador del Gestión del Riesgo y Desastres, Nicolás Pérez Pallares, se debe educar a la comunidad sobre los diferentes protocolos en situación de riesgo y aprender a identificar los fenómenos a los que se ven enfrentados, por esto, le aseguró a OPINIÓN CARIBE, que se adelantarán las respectivas actividades educativas. “La gente está mal informada, piensan siempre que hay crecientes, que es una avalancha y tienen todo el derecho de estar preocupados, pero deben investigar y conocer sobre lo que hablan, para que no estén desinformados”.

Por su parte, Rosa Cotes, gobernadora del Magdalena, manifestó, que luego de la etapa de respuesta en la que se invirtieron un total de 3 mil 246 millones de pesos, sigue la fase de recuperación y rehabilitación, por el orden de los 2 mil 840 millones de pesos, en la ejecución de obras de emergencia para el control de los eventos de inundación y socavación presentados en los municipios de Algarrobo, El Retén y otros municipios aledaños.

Existe un proyecto planteado por la Gobernadora del Magdalena que va a traer beneficios a ambos municipios, van a contar sus muros de contención, lo cual va a terminar con las inundaciones. «Esto va a ser cosa del pasado cuando ya se tengan listos los muros de contención», puntualiza el Alcalde del municipio de Aracataca.

UN LLAMADO

El Defensor del Pueblo del Magdalena hizo un llamado al director de la Corporación Autónoma Regional del Magdalena para fortalecer la forestación de las cuencas de los ríos, que ayuden a impedir las crecientes súbitas y a los alcaldes que tengan zonas de incidencias de afectación por las lluvias en el departamento del Magdalena para que adopten las medidas de contingencia y prevención adecuadas.

Mientras, en los municipios afectados sigue lloviendo, se siguen presentando crecientes súbitas del río Fundación y los damnificados son llevados a albergues temporales donde se requiere todo tipo de ayudas, razones por las cuales les piden al Gobierno Nacional que no los dejen solos y les brinden soluciones efectivas para erradicar de este problema.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply