Connect with us

Edición impresa

Pago… luego contamino

Avatar

Published

on

Una sanción paliativa para Drummond.

En 2013, Colombia y en especial la región Caribe, se estremeció por el derramamiento de carbón de una barcaza perteneciente a la Multinacional Drummond Ltd. en las playas de Ciénaga. Siete años después la sanción paliativa impuesta por la Anla, se direcciona hacia el ordenamiento de playas mientras la contaminación continua.

Daniela Pirela Wisman

Paliativo hace referencia a aquello que aminora, alivia o amortigua los efectos de algo. Al apelar a un paliativo, se busca suavizar o mitigar una consecuencia de algo que, por uno u otro motivo, no se puede eliminar. Así es precisamente la sanción que la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Anla, le ratificó a la Multinacional Drummond Ltd. por el vertimiento de carbón en las playas del municipio de Ciénaga, Magdalena, que solo busca suavizar y mitigar un impacto que simplemente no se puede eliminar, teniendo en cuenta que, en Colombia, se encuentran las mayores reservas de carbón de Latinoamérica y es el quinto exportador de carbón térmico del mundo.

El derrame irresponsable de cientos de toneladas de carbón desde una barcaza en el puerto que utiliza Drummond para exportar el mineral en inmediaciones de Ciénaga, se hizo público a través de unas fotografías a las que OPINIÓN CARIBE accedió en forma exclusiva.

Este incidente, de acuerdo con la Asociación de Trabajadores Enfermos de Drummond Puerto, Asotredp, tan solo fue el primero de ellos que pudo ser registrado fotográficamente y que salió a la luz de la opinión pública colombiana.

De inmediato, la indignación despertó, de acuerdo con la bióloga marina y doctora en Ecología y Medio Ambiente, Sandra Vilardy, no solo por los hechos en sí, sino por el manejo de la información y las respuestas desafortunadas, tanto de la empresa como de las autoridades que tienen responsabilidad en el control y la vigilancia ambiental.

¿NO ES CONTAMINACIÓN?

En las fechas del suceso, Asotredp emitió un comunicado en el que señalaban que el 15 de diciembre de 2010, frente al Hotel Decamerón y cabañas aledañas se encalló por mal tiempo la barcaza No. 124 cargada con carbón, por maniobras realizadas por la Multinacional Drummond Ltd. Para recuperar la barcaza decidieron arrastrarla con remolcadores pertenecientes a esta compañía a un nivel profundo para poder tirar el carbón a mar abierto, causando un impacto ambiental en el ecosistema marino.

Igualmente, el mismo día, en las boyas 20 y 22 sucedió lo mismo con las barcazas No. 117 y 128, las cuales se hundieron y con remolcadores y grúas decidieron nuevamente botar este mineral contaminante al mar, incurriendo así la Multinacional Drummond Ltd. nuevamente en una violación a la destrucción del medio ambiente de esta región del Caribe colombiano.

La Asociación de Trabajadores Enfermos de Drummond Puerto, señaló, que la situación era preocupante porque no se veía la vigilancia total o el control necesario por parte de los entes encargados de velar para que estas compañías cumplan con lo estipulado en la normatividad ambiental, encargados de velar por la conservación del medio ambiente marino nacional, cuyo objetivo principal es que el ecosistema marino y sus alrededores no sean maltratados, ni contaminados.

Asimismo, este sindicato manifiesta que la Multinacional Drummond Ltd., hacía caso omiso en muchas ocasiones a las recomendaciones dadas por Capitanía de Puerto, al trabajar en el área de cargue de los buques en altamar cuando hay mal tiempo o efectuar el tránsito de embarcaciones pequeñas, medianas o grandes, mientras las condiciones geográficas no eran las adecuadas para transportar y se podían producir accidentes comprometiendo la vida de los trabajadores y contaminando el lecho marino con el esparcimiento constante del mineral en polvo y piedra como es el carbón, que queda concentrado en la superficie y en el fondo del mar, causando un gran daño al ecosistema, afectando así de una manera u otra a los pescadores artesanales de la región del Magdalena.

Javier Rodríguez, presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Miramar, ubicado en la zona costera de Ciénaga, señala que la producción de peces ha disminuido ostensiblemente en la zona, tan así que los pescadores han tenido que trasladarse hasta el kilómetro 17 a hacer sus faenas de pesca, porque en las playas de Ciénaga ya no se consigue la cantidad de peces necesaria para el sustento de sus familias.

Asotredp precisó, que el 13 enero de 2013, otra vez se cometió un crimen contra el ecosistema marino de la región Caribe, exactamente en el municipio de Ciénaga, punto de cargue de carbón de esta Multinacional Americana; donde con datos exactos de cargue el día 12 de enero de 2013, la barcaza No. 115 en punta de muelle comenzó el cargue de dicha barcaza a las 14:44, hora de terminado el llenado 15:25; con un tonelaje total de 2.967, para ser distribuida en el área marina al buque Bluemoon, con el que se cargó el buque Anangel con 920 toneladas, quedando en remanente un total de tonelaje de 2.047 fondeada en la boya 23 donde sucedió el desastre ecológico de esta compañía americana al lecho marino, como lo fue el hundimiento de la popa de la barcaza 115.

En aras de darle rapidez al daño y para que ningún medio de comunicación y entidades reguladoras notaran lo sucedido, Drummond decidió realizar la operación de esparcimiento del carbón al mar apoyados con remolcadores y grúas. Este es un episodio en donde Asotredp, como asociación defensora de derechos humanos, salud, medio ambiente y comunidades, no pudo ocultar y en su momento, le exigió al Gobierno Nacional el pronunciamiento sobre lo que denominaron crimen ecológico.

EFECTOS AMBIENTALES

De acuerdo con la bióloga marina Sandra Vilardy, quien publicó una columna de opinión en el medio Razón Publica, el carbón que fue arrojado al mar en el mes de enero de 2013, cayó sobre un ecosistema llamado fondos blandos o fondos sedimentarios, un ecosistema que suele ser desconocido para la mayoría, inclusive para la Agencia Nacional de Licencias Ambientales.

Pese a no ser visualmente tan atractivos como los arrecifes de coral, los fondos blandos son ecosistemas muy biodiversos y cumplen funciones importantes en las zonas costeras, referentes al reciclaje de nutrientes y a su papel en las redes tróficas de las especies asociadas con la pesca. Este ecosistema se desarrolla en el sedimento con profundidades que van desde pocos centímetros hasta más de un metro lineal.

El carbón proveniente de las minas del Cesar contiene pocos metales pesados y el riesgo de contaminación química es poco probable, según la Autoridad Marítima Colombiana, Dimar. Sin embargo, si el incidente es similar a un alud de tierra sobre una llanura, una súbita acumulación de carbón sobre este ecosistema puede tener las siguientes consecuencias, efectos físicos y mecánicos, que afectan diferentes procesos ecológicos:

  1. Impide que penetre la luz; las microalgas del sustrato quedan inhibidas para realizar la fotosíntesis y, por tanto, no se produce el oxígeno necesario.
  2. Los pequeños organismos que habitan este ecosistema son, en su mayoría, filtradores o se alimentan de material en suspensión. Al caer el carbón, los procesos de alimentación de estos organismos se ven afectados. Se puede provocar su muerte por asfixia o por obstrucciones digestivas.

Contaminación orgánica derivada de la retroalimentación de los procesos anteriores, que puede ocasionar una gran cantidad de individuos muertos. Reducción de la pesca porque las comunidades de peces pueden verse afectadas por la falta de disponibilidad de alimento para muchas de las especies asociadas con la pesca artesanal o por cambios en la condición del agua.

UNA SANCIÓN

Mediante resolución 1309 del 18 de diciembre de 2013, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales decidió sancionar a las empresas American Port Company Inc., Drummond Ltd., Drummond Coal Minning Llc. y Transport Services Llc., que componen el Grupo Drummond en Colombia, por las infracciones ambientales en las que incurrieron con ocasión de la contingencia sucedida los días 12 y 13 de enero de 2013 en las instalaciones privadas de cargue de carbón denominadas ‘Puerto Drummond’, ubicados en la ensenada de Alcatraz en el municipio de Ciénaga perteneciente al departamento del Magdalena.

Como consecuencia de las infracciones cometidas se impusieron dos tipos de sanciones, por un lado, una multa que en total suma casi siete mil millones de pesos y una sanción complementaria de trabajo comunitario.

En cumplimiento de la sanción de trabajo comunitario, con el propósito de mejorar el potencial turístico de las playas de Ciénaga y Santa Marta, las empresas del Grupo Drummond debían, entre otras acciones, hacer un inventario del estado actual de las playas, implementar durante un año un plan para garantizar la limpieza de estas con potencial turístico, adoptar mecanismos de información turística, garantizar algunas labores tendientes a mejorar los servicios turísticos de las playas, todo ello, contando con mano de obra de la población de la zona.

Todas estas acciones se debían enmarcar dentro del plan de acción corporativo ambiental 2012 – 2015 en su línea estratégica del Pgar (Plan de Gestión Regional) de Corpamag, y en ese sentido, debían guardar coherencia con la filosofía del Plan de Desarrollo Municipal de Ciénaga denominado “De la mano con el pueblo, unidos por Ciénaga” 2012 – 2015 del gobierno de Luís Tete Samper y con el plan de desarrollo 2012 – 2015 para la ciudad de Santa Marta denominado “Equidad para Todos, Primero los Niños y las Niñas” del exalcalde Carlos Caicedo Omar. De esta manera, la Anla buscaba a través de la imposición de la sanción de trabajo comunitario, incidir en el interés de las infractoras en el cuidado del ambiente y los recursos naturales renovables.

 

 

COMPENSACIÓN AMBIENTAL

Sandra Vilardy, doctora bióloga en ecología y medio ambiente

Al producirse unos efectos adversos al ambiente, la Anla impuso a las empresas infractoras la obligación de adoptar unas medidas de compensación ambiental las cuales incluyen, entre otras, las siguientes acciones: la empresa American Port Company Inc. debería presentar el reporte detallado de la contingencia, luego, con base en esa información, la Anla fijaría términos de referencia para el diseño e implementación de una propuesta para que las cuatro empresas sancionadas retiren del lecho marino el carbón vertido.

Además de implementar sistemas de monitoreo ambiental y de un plan de educación ambiental que involucrara tanto a sus trabajadores como a la comunidad de la zona, con la asesoría de instituciones reconocidas en la zona por su conocimiento y experiencia acerca del área ambiental como lo son el Instituto de Investigaciones Marinas y costeras ‘José Benito Vives de Andréis’, Invemar; la Universidad ‘Jorge Tadeo Lozano’, entre otras; dicha campaña de educación ambiental incluiría la elaboración y difusión de pautas televisivas y radiales, emitidas periódicamente durante un lapso mínimo de 6 meses, de forma que se promoviera la conservación de los recursos naturales.

Adicionalmente, deberían socializar con las comunidades de la zona los resultados de la investigación sancionatoria, en reuniones en las que debía presentarse un análisis breve del caso incluyendo las principales causas y consecuencias identificadas y cómo se trabajaría para evitar sucesos similares. Si se llegaban a presentar afectaciones futuras como consecuencia de la contingencia sucedida, la Anla podría exigir las medidas a que haya lugar.

ORDENAMIENTO DE PLAYAS

En este sentido, las playas de Ciénaga se preparan para ser intervenidas con el fin de elevar su potencial y desarrollo turístico. El alcalde Edgardo de Jesús Pérez Díaz, firmó un acuerdo con la Multinacional Drummond Ltd. con el que se dará paso a la inversión en el sector de la playa, como reparación a la sanción interpuesta por el Anla, por el vertimiento de carbón en las playas de Ciénaga, suceso que se registró en 2013.

El alcalde de Ciénaga, Edgardo ‘El Nene’ Pérez Díaz, precisó, que el convenio deriva de la sanción que a través de la Agencia Nacional de Licencias Ambientales de Colombia se le impuso a la Multinacional Drummond por el vertimiento de carbón en el año 2013. “Nosotros veníamos desde hace tres años en estas mesas de negociación con la empresa Drummond, y más allá de la sanción impuesta por Anla, nosotros pretendíamos lograr el ordenamiento de playas y una inversión en el sector costero del municipio de Ciénaga”.

El acuerdo entre la compañía y el municipio se realiza en relación con el cumplimiento de la resolución expedida por la Anla, y en la que obliga a Drummond a reparar con estos tipos de intervenciones que les brinden desarrollo a las comunidades de las zonas de influencia.

Además, se construirán garitas salvavidas, accesos para personas con discapacidad, se delimitará el mar hasta la zona permitida para bañistas y se implementarán estrategias para evitar los residuos sólidos en las playas. El Alcalde solicitó a la multinacional que se vincule directamente con el grupo de mujeres del sector que se dedican a la recolección de basuras y se espera que para el mes de febrero comience la inversión del acuerdo, que busca básicamente, mejorar la sanidad y el desarrollo integral del turismo en las playas de Ciénaga.

“Eso es lo que aquí estamos materializando con la firma del acuerdo, ahora viene una parte subsiguiente, que este acuerdo sea avalado por el comité de playas, igual los miembros están dispuestos a que así suceda y la inversión que es de manera directa por parte de Drummond se va a intervenir en la tarima para adecuarla para los organismos de socorro del municipio de Ciénaga, también con una batería de baños públicos, además de instalar 150 carpas. A todo lo largo de la inversión que habrá de hacerse esperamos focalizarlas a través de las madres cabeza de hogar, de las mujeres cercanas al sector de la playa del municipio de Ciénaga, a través de la estrategia de emprendimiento de la Alcaldía Municipal.

El alcalde Edgardo Pérez Díaz,firmó un acuerdo con Drummond para la inversiónen el sectorde la playa.

También se van a construir unas garitas para salvavidas, se va a delimitar el mar en su interior para evitar que tengamos problemas más adelante con temas de ahogamiento de personas o que se vayan más allá de los lugares donde corresponde. Hay una estrategia completa para evitar que las playas estén sucias; primera, la implementación de un Pgir (Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos); segunda, en la solicitud que hemos hecho, con grupo de mujeres cabeza de hogar dedicadas tanto el reciclaje, como a la recolección de basura en el sector. Y así, muchísimos otros tópicos que esperamos se puedan invertir antes que termine el mes de febrero y antes que culmine nuestro Gobierno, para que esté todo dispuesto para la mejora ostensible de la sanidad y el turismo en el sector de las playas del municipio”, señaló el alcalde de Ciénaga, Edgardo Pérez Díaz.

Por otro lado, Amílcar Valencia, gerente Ambiental de Drummond, señaló, que la Multinacional tiene un compromiso a partir de una resolución de la Anla de llegar a un acuerdo con las alcaldías de Ciénaga y de Santa Marta para hacer unas inversiones en las playas. “Ya se había hecho la implementación en Santa Marta y nos hacía falta llegar a un acuerdo con el municipio de Ciénaga”.

“Hemos venido trabajando desde hace casi un año en la estructuración de este acuerdo para no solo darle cumplimento a la resolución sino pensar en un desarrollo integral y turístico de las playas de Ciénaga. La resolución en sí con el alcance que tenía no llegaba, o no permitía un desarrollo adecuado de la playa. Hemos llegado a un acuerdo en las acciones adicionales que Drummond implementará más allá del acuerdo y de la resolución de la autoridad para lograr que esas playas sean de verdad turísticas para beneficio de la comunidad que habita alrededor de las playas, pero también del país, de las personas que quieran disfrutar de las playas de Ciénaga”, agregó el Gerente Ambiental de Drummond.

De igual forma, añadió, que existen unos requerimientos en la resolución que son básicos, relacionados con el tema de aportar unas canecas para la separación de residuos en las playas, aportar la disponibilidad de unos baños y el acceso a agua potable para quienes estén en las playas. Pero más allá de esto, la empresa pretende construir unos adicionales para que la playa sea más útil. Por ejemplo, están las carpas para que puedan ser utilizadas por turistas, está la instalación de canecas en las carpas para que no haya disposición inadecuada de residuos en esas playas, las garitas salvavidas para que los organismos de socorro estén atentos a las emergencias que puedan darse.

Amílcar Valencia, gerente Ambiental de Drummond, puntualizó, que hay, además, 13 accesos para discapacitados, eso no estaba en la obligación que tenían dentro de la resolución, “pero lo consideramos necesario para que sea una playa incluyente, pensamos en hacer una intervención en la tarima actual, está en desuso y muy deteriorada, vamos a restaurarla y a ponerla a disposición no solo de la del municipio para que la pueda utilizar para servicio de ejercicios, para hacer actividades, sino también para organismos de socorro que puedan instalarse allí para estar atentos a cualquier emergencia que pueda presentarse no solo en el sector de las playas, sino también de la comunidad que se encuentra alrededor”.

Drummond tiene que encargarse de la adquisición de los materiales y elementos, pero lo que se refiere al desarrollo de la actividad, el mantenimiento y limpieza de las playas, la protección de las carpas, debe a llegar a un acuerdo más específico con la Alcaldía para trabajar con la comunidad del sector, especialmente con las mujeres madres cabeza de familia de la zona, de manera que se garantice que las inversiones tengan una perspectiva a largo plazo.

“Sabemos que si nadie se encarga de eso es muy difícil que se proteja la buena infraestructura que se va dejar podría perderse, entonces involucrar a las personas de la zona como las madres cabeza de hogar en la protección, cuidado y usufructo de estas facilidades, garantizaría muchos beneficios para la Administración Municipal, las personas de la zona y turistas que quieran llegar a Ciénaga para disfrutar de este nuevo sitio turístico.

A partir del acuerdo, Drummond empieza la adquisición de los elementos, habrá cosas que son mucho más rápidas de implementar y otras que requieren permisos de la Dimar. Se necesitan resoluciones específicas de la Alcaldía que podrán tomar más tiempo, pero la implementación empieza ya y en la medida en que vayan llegando los elementos vamos haciendo entregas parciales para que empecemos a adecuar esa playa y se empiece a notar el cambio en esa zona”, puntualizó finalmente Amílcar Valencia, gerente Ambiental de Drummond.

En el mes de febrero inicia la inversión del acuerdo para mejorar la sanidad y el desarrollo integral del turismo en las playas de Ciénaga.

John Marulanda, secretario de Infraestructura de Ciénaga, manifestó, que el balance es 100 por ciento positivo,” nosotros como Alcaldía y como municipio llegamos con una serie de solicitudes que fueron atendidas, fueron bien recibidas por parte de los funcionarios de Drummond. Solicitudes adicionales al cumplimiento de las obligaciones que ellos tienen de acuerdo con la sanción de la Anla, pues podemos obtener otros beneficios que van ser de gran importancia para lo que se va a hacer en las playas de Ciénaga”.

Se va a dar inicio prontamente a estas inversiones, “hay un compromiso por parte Drummond en dar cumplimiento. Sobre la sanción que le impusieron por lo ocurrido hace algunos años, hay una buena dinámica en cuanto a la vinculación de toda la comunidad del sector de las playas de Ciénaga; la parte social es algo fundamental que el Alcalde ha resaltado, con la cual quiere que Drummond nos muestre un apoyo total en ese sentido”, añadió el Secretario de Infraestructura.

Hizo énfasis en que, la Secretaría infraestructura y en especial, la supervisora Johana González, viene realizando una tarea bastante importante, que hoy se va materializando por la firma de este importante convenio que va a traer muchos beneficios para la comunidad.

“El convenio tiene una inversión en cuanto al mejoramiento de playas, accesibilidad para personas discapacitadas hacia el mar como tal, canchas deportivas, canchas de fútbol y de voleibol playa, también se va a hacer una inversión para el mantenimiento de las playas en cuanto a la recolección de basura. Durante un año Drummond va estar encargándose directamente del mantenimiento de estas playas y después el municipio entrará como tal, a mantenerlas de manera eficiente.

También vamos a estar brindándole un apoyo logístico a los comerciantes por medio de dotaciones, por medio de carpas, van a estar puntos sanitarios, baños para que todos los turistas tengan en donde hacer sus necesidades y evitar situaciones incómodas que se presentan por la ausencia de estos, se les va a dar espacio a las instituciones de vigilancia como la Policía, Bomberos, Defensa Civil y entidades que hacen vigilancia y ayudan a que las cosas funcionen correctamente en los sectores de alto tráfico peatonal”, describió John Marulanda, secretario de Infraestructura de Ciénaga.

¿Y LA COMUNIDAD?

Álex Álvarez, presidente de la Asociación de Ediles de Ciénaga, Asoediles, señaló, que la noticia de la inversión en las playas del municipio es halagüeña para las comunidades del sector costero y que “para nadie es un secreto que es una sanción que puso Anla por el derrame de carbón al lecho marino de nuestras playas, además, eso afectó grandemente al territorio; sancionaron a Drummond por el derrame del mineral y se hizo una inversión en Santa Marta que ya está completada, pero Santa Marta sí tenía ordenamiento en materia de playas, mientras que en Ciénaga aún no está, y avalo el esfuerzo de la Alcaldía para lograrlo, para que las playas tengan una vocación turística e ir más allá de lo que dice la resolución. Esperamos que en el mes de febrero inicien las obras y se ejecute el restante de la sanción que impuso Anla”.

Asimismo, fue enfático en afirmar, que los líderes le harán veeduría al hecho de que las mujeres cabeza de hogar de esta zona hagan parte del proyecto y al desarrollo del turismo en estos sectores. “Esperamos que se ejecute la sanción, pero aquí existe una problemática y es que este sector no tiene alcantarillado, ni electricidad. Le hemos pedido al Alcalde para que se ejecute la infraestructura del alcantarillado de los barrios Costa Verde, ‘Nancy Polo’ y París, antes de la sanción y en el convenio con Drummond, debe dársele prioridad al alcantarillado, el barrio ‘Nancy Polo’ debe estar incluido en estos beneficios, no necesitamos más paños de agua tibia”.

Javier Rodríguez, presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Miramar ubicado en la zona costera de Ciénaga y expresidente de la Federación de Pescadores Artesanales de Ciénaga, añadió, que la afectación que ha ocasionado el carbón en los puertos es grave, hay polvillo de carbón, los pescadores artesanales se han visto afectados por la disminución de la producción de peces de todas las especies. Hace 10 años los pescadores no tenían que ir mar adentro, pero ahora, deben ir con 4 pimpinas de gasolina y a veces vienen con las manos vacías. “Esto ha implicado un desplazamiento forzoso de la comunidad de pescadores del área de influencia que era donde estaba Drummond y Puerto Nuevo, esa era una ensenada donde desovaban toda clase de peces y eso ha disminuido. No puedo afirmar que fue por el ir y venir de las máquinas, pero si mermó la producción de peces desde que ellos están funcionando en nuestro municipio”.

Se han visto afectadas las familias cuyo sustento es la pesca artesanal y al no pescar nada no tienen qué llevar a sus casas, “ellos (empresas carboneras) les han dado elementos de pesca y embarcaciones, pero tiran las redes y no sale nada, debe haber otra política para que les llegue la ayuda que de verdad necesitan, pueden establecer una cooperativa para que tengan alternativas y se capaciten.

Antes la arena del mar era blanca, ahora se ve oscura, opaca. No es un secreto que las empresas han generado recursos y empleo para el municipio y las comunidades, pero han causado un impacto ambiental tremendo. Vemos que tienen un aparato para verificar la calidad del aire, queremos saber cómo es el manejo de estos, con el fin de conocer si el aire es contaminante. Como comunidad no lo sabemos, en reuniones les hemos pedido que nos socialicen y nunca nos han dicho nada, necesitamos que se pellizquen y nos digan cómo está el aire y si está contaminado”, puntualizó la voz líder del barrio Miramar, Javier Rodríguez.

LA ABSOLUCIÓN

La Contraloría, Procuraduría y Defensoría del Pueblo analizaron las actuaciones y omisiones de las demás entidades que tenían injerencia en este tema. En un informe remitido a la Corte Constitucional, la Contraloría puso en evidencia el impacto ambiental de la explotación y transporte de carbón por parte de la multinacional carbonera Drummond en la costa Caribe.

El ente de control fiscal señaló, que se pudo constatar el daño a los recursos naturales, con incidencia en la salud de las comunidades afectadas. El organismo pidió a la Procuraduría que adelantara una investigación disciplinaria por incumplimiento de un plan de manejo ambiental que fue solicitado por la Corte y que no había sido puesto en marcha. El informe dio cuenta de la presencia de carbón en playas y afectación de la calidad del agua por tráfico de barcazas. Asimismo, advirtió sobre la afectación de la calidad de aire en el cargue indirecto de carbón y transporte férreo.

En el informe, la Contraloría detalló que en la región en la que opera la Drummond también se presenta afectación de las rondas de los ríos por licencias de construcción que violan la ocupación de estas. Los daños ambientales tienen que ver también con potencial afectación de la calidad del agua por impacto en el cargue y descargue de combustibles en la Mono Boya de Pozos Colorados.

Los efectos socio-ambientales, la afectación directa al paisaje, el deterioro de la calidad del aire, los efectos asociados a la salud de las comunidades aledañas, la disminución de la pesca y el impacto al turismo, exigen complejas metodologías para el cálculo de cifras concurrentes en evaluaciones fiscales.

Para la Anla constituye un reto asumir el control y seguimiento desde Bogotá de algunas de las licencias ambientales de los puertos, sobre todo cuando los aspectos técnicos pueden superar las capacidades reales de esta nueva institución. La Fiscalía se pronunció por la afectación de la fauna y de la flora de los fondos blandos, que en Colombia puede conllevar sanciones ambientales, en desarrollo de la Ley 1333 de 2009.

Sin embargo, luego de un largo proceso para definir la responsabilidad por la contaminación causada en el lecho marino en la jurisdicción de Ciénaga, en enero de 2013 por el vertimiento de cerca de 2.000 toneladas de carbón, el Juez Primero Penal del Circuito de Ciénaga dictó sentencia absolutoria a los empleados de la multinacional Drummond, implicados en el hecho.

José Luís Vásquez Hernández, Javier Antonio Jácome Mendivil, Juan Carlos Flórez Céspedes, Paulo César Cárdenas, Juan Carlos Urieles Hernández y Raúl Olivella Castillo fueron indiciados por la Fiscalía General de la Nación por daño en los recursos naturales en concurso homogéneo con contaminación ambiental, por los hechos ocurridos en el año 2013.

La madrugada del 13 de enero de 2013 los antes mencionados decidieron arrojar el carbón de la barcaza que se encontraba semisumergida para rescatar la embarcación, lo que dejó una capa entre 50 y 100 centímetros de carbón en el lecho marino. De acuerdo con el juez Rafael Manjarrés Bustos, al llegar al estudio de los alegatos conclusivos, todo el material probatorio y testimonios de cada uno de los peritos de las dos partes, no se encontró responsabilidad penal alguna frente al actuar de los indiciados, por tanto, declaró la absolución de los mismos.

Sin embargo, dicha sentencia será apelada por la representante de la Fiscalía 11 Seccional para la Protección de los Recursos Naturales, la cual presentará por escrito ante el Tribunal Superior de Santa Marta.

MIENTRAS TANTO…

Mientras tanto, los estudios del Invemar han certificado que por años no hay contaminación en la zona, y que el análisis de las muestras para determinar la calidad del agua no mostró ninguna alteración fisicoquímica, ya que las variables medidas se encontraron dentro de los valores permisibles establecidos por la legislación nacional y en los rangos históricos de las estaciones marinas de la Redcam (Red de Vigilancia para la Conservación y Protección de las Aguas Marinas y Costeras de Colombia) aledañas a la zona de estudio.

Al caminar por las playas de Ciénaga se encuentran pequeñas piedras negras que con ayuda de la comunidad se constató que era carbón y que es común encontrarla sobre la arena. De momento, las sanciones ambientales en este sector de la región Caribe serán paliativas, porque el carbón es un recurso natural que alimenta a la economía colombiana, pero que desgasta al medio ambiente. El municipio de Ciénaga, al igual que las playas de Santa Marta entrará a tener unas zonas de playas formales con partículas de carbón.

Y el régimen sancionatorio ambiental, actualmente establecido en la Ley 1333 de 2009, seguirá quedándose corto frente a daños como el ocasionado. Con sanciones tan insignificantes frente a daños ambientales como el causado por la Drummond y en relación con las enormes ganancias que deja el negocio, queda claro que el principio de que «el que contamina paga» se transforma en «puedo pagar y luego contamino».

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *