Connect with us

Metrópolis

Obra inconclusa del “gobierno del cambio” ¿Crónica de una muerte anunciada?

Opinión Caribe

Published

on

La lista de anomalías que han sido divulgadas en las últimas semanas por la Gerencia de Infraestructura del Distrito de Santa Marta parece no tener fin, hoy sale a relucir el estado crítico que padece el proyecto de los Centros de Desarrollo Infantil (CDI) – Ludotecas de Bonda y Ciudad Equidad. Una construcción diseñada en madera y materiales metálicos prefabricados, avaluado por un monto cercano a los $6.900 millones de pesos.

Armando Parrrales, gerente de Infraestructura de la ciudad, y Jorge Díaz, segundo contratista de la obra, indicaron que el proyecto fue pronosticado desde el principio para ser en el futuro una obra inconclusa, puesto que, a un mes de haber iniciado las construcciones en 2015 ya se había emitido una alerta temprana de que el presupuesto inicial no iba alcanzar, ya que el ajuste y la modificación de diseños y materiales, indicaban que el monto contratado había sido sobrepasado.

“El proyecto quedó sin plata” dijo Díaz al referirse al estado en que encontró la obra después de asumir la labor como segundo contratista, pues, el primero había cedido la tarea junto con la liquidación de la interventoría. La obra duró año y medio suspendida y en este lapso lo erigido fue corroído por la lluvia y el sol. “A mí no me aprobaron unas adiciones para culminar la obra. Había un CDP aprobado por $3.250 millones de pesos, no sé por qué la administración no quiso acabar con el proyecto, parece que en el camino se arrepintieron. Hubo una mala planificación desde el principio” subrayó el contratista.

Aunque la obra está lejos de ser entregada y puesta a funcionar, las cifras confirman que del valor contractual inicial se canceló el 90% de la obra y aún se encuentra en un sin rumbo, tal como lo aseguró el concejal José Mozo. “Explíquenme qué pasó con el dinero que se pagó al primer contratista” dijo el cabildante, quien también lanzó unos cuestionamientos sobre el pago de la primera interventoría la cual recibió cerca del 12% del valor total de la obra, siendo esto un hecho sospechoso, según Mozo.

“Si no hay una adición, la obra no puede finalizar” concluyó Jorge Díaz. Tal situación afecta de forma directa a las comunidades que esperaron en el “gobierno del cambio”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *