Connect with us

Columnistas

Una grande y feliz iniciativa

Opinión Caribe

Published

on

Grato como edificante sin duda, cuando surgen iniciativas edificantes que engrandecen a la ciudadanía e introducen en ella el amor por el terruño propio,  el espíritu cívico  y el sentido de pertenencia, como es la impulsada por el hijo del barrio Pescaito Juan Carlos Celedón Lurán, el pintor Edgar Caro, sus familias y un importante grupo de amigos, quienes con el apoyo de la comunidad y la empresa MC Consultores Internacional S.A.S., que financió el mural realizado en cumplimiento de la responsabilidad social que a esta asiste, se dieron a la plausible tarea de iniciar una cruzada cultural que pretenden sea de largo aliento y en lo posible se extienda bien y mejor por todo el barrio Pescaito y ciudad de Santa Marta, empezando, como en efecto ha sido, en la calle 10 o Madrid, entre carreras 4 y 5, donde fue plasmado, con la firma de Caro, un mural pleno de colorido y bien ejecutado, que además rinde merecido tributo al desaparecido líder comunal, abogado Reinaldo Lara.

Iniciativa la señalada, que busca pintar con arte la ciudad y se traduzca, con la vinculación decidida de las autoridades distritales y demás otras asociaciones culturales públicas y privadas del barrio y la ciudad, en un gran proyecto artístico integral y totalizador, al que se sumen, entre otras, charlas, conversatorios, encuentros, conferencias, cursos, seminarios, talleres y caminatas pedagógicas, con miras a dar a conocer más este arte.

Se trata, en decir de los promotores de la iniciativa, potenciar un proyecto que difunda el arte urbano, llegar a todos los lugares de la ciudad y convertirla en un referente importante de esta expresión artística. Llevar los trabajos a una plataforma web, para desde ahí difundir por los mismos artistas su proceso creativo, e interesar a quienes lo deseen, con pautas para que se conozca más este arte, importando implementarlo con festivales, concursos y encuentros locales, departamentales, regionales, departamentales, nacionales y ojalá que internacionales, que ayuden a tener una superior atención para el arte urbano, siendo también propósito de los iniciadores, llevar el arte a las zonas rurales, generar identidades en cada espacio geográfico y dar a conocer cada lugar y cada historia.

En principio, entiendo que es también su deseo, que se valore más el arte, a los artistas, que se den y les demos la importancia que merecen, toda vez que la cultura, el arte en la calle, debe democratizarse y hacerlo más importante y enriquecedor para las personas en su ser, hacer, quehacer y espiritualidad; más, por cuanto hacer arte para todos en un territorio constituye un espacio benéfico para la gente, un momento que permite descansar del estrés citadino y un aporte para que la ciudad tenga más espacios tranquilos para la contemplación y el saber artístico, sano objetivo de los gestores, en el entendido que el arte en la calle, popular y abierto en su concepción, verdad y condición, sea para todos y pase a ser de todos. 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *