Connect with us

Opinión

Municipios a corregir rumbos

Opinión Caribe

Published

on

Por: Saúl Alfonso Herrera

El municipio, base de la división territorial y de la organización política y administrativa de los Estados, que nace de la necesidad de descentralizar la administración pública para que pueda esta ejercer sus atribuciones de una forma más eficaz en beneficio de sus habitantes; también entidad administrativa que agrupa una sola localidad o varias de una región, compuesto por un territorio con límites fijados y la población que habita al mismo y se encuentran regidos y regulados por un organismo colegiado; fue, es y será siempre y por siempre tema recurrente del discurso político; de allí que sorprenda que muchas veces se le ignore y no se entienda qué, sin una solución coherente como célula básica de nuestra democracia, no habrá una solución nacional posible; más, cuando es verdad verdadera que lo global no quita lo local y la grandeza de nuestro departamento está en sus municipios, subregiones, regiones y en satisfacer las necesidades de sus comunidades, camino cierto para salir de las crisis que arrastran.

Actualmente, son considerados los municipios como verdaderos e indispensables vehículos de participación ciudadana y comunitaria, que pueden llevar a una mayor eficacia las soluciones locales con acciones democráticas activas, debiéndose robustecerse desde lo local, ya que en ellos es donde conviven las redes sociales más importantes.

No hay hoy en nuestros municipios programas de apoyo eficaces, de una u otra forma extorsiona el crimen organizado de distinto origen y propósitos, los resultados nunca son óptimos, se incrementa exponencialmente el gasto corriente, el monto laboral por despidos sin cumplir con los requisitos jurídicos muestra altos guarismos, complicando las finanzas municipales. La continuidad en las alcaldías ha tenido efectos perversos, al destinarse recursos para fines electorales y lograr entronizar al sucesor del mandatario en ejercicio. En muy pocos vemos reformas positivas, en otros se potencia el caciquismo y lo que peor es, imponen en el poder a personas descalificadas para ejercerlo cabalmente.

Las acciones adelantadas para combatir pobreza, inequidad y desigualdad en contexto de política social, en realidad corresponden a inicuas acciones electoreras; los concejos no funcionan para lo que están constituidos, vale decir como órgano colegiado de reflexión y control, sino como cómplices de los mandatarios de turno en beneficio propio, lo que requiere de un proyecto integral que revise marco jurídico y políticas públicas en espacio de una cultura política sólida, toda vez que requieren nuestros municipios  especiales replanteamiento que aminoren problemas, problemática; y reduzcan la distancia entre el Magdalena legal y el real, a efecto de no seguir estrellándose con nuestra realidad. saulherrera.h@gmail.com *Abogado. Especialista en Gestión Pública

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *