Connect with us

Metrópolis

“Se debe convocar la firma de un pacto por la protección de la Sierra Nevada”: Priscila Zúñiga

Opinión Caribe

Published

on

Priscila Zúñiga, codirectora de Opinión Caribe, politóloga, especialista en geopolítica y gobernanza global, hizo énfasis en problemáticas que actualmente se vienen presentando en la Sierra Nevada, en el departamento del Magdalena y su capital Santa Marta.

Dentro de los hechos analizados, se encuentra la situación de los pueblos indígenas y la denuncia que hicieron hace pocos días sobre la presencia de grupos armados en sus territorios.

Ante estos hechos, Priscila señala que las alertas tempranas se convierten insuficientes porque son tomadas a la ligera y que es momento de que la Defensoría reúna a los actores y se firme un pacto por la protección de la Sierra Nevada de Santa Marta y sus comunidades.

ALERTAS TEMPRANAS INSUFICIENTES

“Sobre ese tema tengo varias apreciaciones, las alertas tempranas en este momento ya se vuelven insuficientes, no porque no sean una herramienta fundamental, si no que han terminado siendo desestimadas más que todo porque se toman las recomendaciones de forma ligera. Invitaría al Defensor Nacional del Pueblo a que convoque una gran mesa y se firme un pacto por la protección de la Sierra Nevada para garantizar la integridad de cada uno de pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta”, precisó Priscila Zúñiga.

Es importante tener en cuenta los antecedentes del pueblo Kankuamo, el cual en época paramilitar fue prácticamente exterminado, “les ha tocado ir reconstruyendo su cultura y recuperando incluso su idioma, su lengua materna”, añadió la Codirectora de Opinión Caribe y señala, que “sería ideal que se sentara en el nivel nacional el Defensor del Pueblo con el Ministro de Defensa y del Interior y propongan un plan para la protección de la Sierra Nevada de Santa Marta”.

UN BATALLÓN DE ALTA MONTAÑA

La analista política Priscila Zúñiga señala, que sería importante devolver el Batallón de Alta Montaña, “en el 2012 tuvimos uno concentrado en esos territorios y permitían, de alguna manera, que las comunidades se sintieran blindadas y acompañadas, el no tener las tropas hace que las comunidades se sientan menos seguras”.

Asimismo, hace una invitación para que se haga una revisión, “a quien corresponda para que lo analicen y lo replanteen porque el Batallón de Alta Montaña es fundamental y este fue un cambio que resintió a las comunidades”.

TRES VARIABLES QUE NO HAN SIDO DESESTIMADAS

En la Sierra Nevada hay tres variables que no han sido desestimadas, de acuerdo con Priscila Zúñiga:

1. La presencia de actores ilegales los cuales se han mantenido desde siempre, incluso después de la desmovilización, “ya lo he dicho, se mantiene la presencia de un actor ilegal”.

2. Hay economías ilícitas, sigue el narcotráfico, el contrabando de gasolina, etc.

3. El Estado no ha acompañado los espacios después de la desmovilización del bloque de resistencia Tayrona. “Es importante construir un plan de choque que apoye a ese territorio y que el Gobierno Nacional combine toda su oferta institucional de defensa para el desarrollo y protección de las comunidades en la Sierra Nevada”.

CASI TRES AÑOS SIN DIRECTOR DEL CTI

Desde hace meses, la analista Priscila Zúñiga ha estado refiriéndose al tema judicial, de seguridad e investigaciones en el departamento y en el distrito en relación a que el CTI aún no tiene en su dirección una cabeza visible.

“Es importante que con la nueva dirección que tiene la Fiscalía con la doctora Diana Quiñones, se remueva el nombramiento del Director del CTI. Tenemos 2 años y medio, casi 3, sin director, asimismo, se fortalezca a la Policía Judicial para que conjuntamente con la Policía y el Ejército Nacional se puedan adelantar acciones contundentes en el territorio, sobre todo en la zona rural que tanto lo aclama y se pueda proteger mejor a los pueblos indígenas”.

RECLUTAMIENTO DE MENORES

En cuanto al reclutamiento de menores, Priscila Zúñiga añade, que históricamente han sido instrumentalizados por los violentos, “los han vinculado en diferentes tareas, han hecho parte del conflicto en la Sierra, han estado dentro de las organizaciones siendo desde radio chispas hasta rancheros y en la medida que iban creciendo iban subiendo sus responsabilidades y asumiendo otras”.

Sin embargo, señala que lo más importante es tener presente que todo menor vinculado al conflicto armado “siempre será una víctima y no puede ser considerado como un victimario”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *