Connect with us

Salud

¿Puede el cuerpo de una persona que murió a causa de covid-19 transmitir la enfermedad? La OMS responde

Opinión Caribe

Published

on

Cuando se tienen los cuidados necesarios y se practican los manejos correctos, no hay motivo para temer el contagio de covid-19, dice la Organización Mundial de la Salud (OMS) en una guía solicitada por BBC Mundo.

«Salvo en casos de las fiebres hemorrágicas (como el ébola o la fiebre hemorrágica de Marburgo) y del cólera, los cadáveres no suelen ser infecciosos», señala la OMS.

«Solo pueden serlo los pulmones de los pacientes con gripe pandémica si se manipulan de manera incorrecta durante una autopsia. De otro modo, los cadáveres no transmiten enfermedades», añade.

Eso no significa que el virus haya muerto con la persona, pues en el caso de enfermedades respiratorias agudas, los pulmones y otros órganos «pueden seguir albergando virus vivos».

Pero éstos se liberan a través de los procedimientos de autopsia (como con el uso de sierras eléctricas o lavado interno) que hacen los empleados de funerarias y servicios forenses.

Los familiares y seres queridos de una víctima mortal de covid-19 deben esperar a que personal capacitado y con protección adecuada preparen el cadáver para su entierro o incineración.

¿Puede haber funeral?

La OMS no censura que se celebren funerales, pero requiere que se haga con ciertos cuidados.

«Si la familia desea solamente ver el cuerpo, sin tocarlo, puede hacerlo siempre que tome en todo momento las precauciones normalizadas, en particular la higiene de las manos. Hay que dar instrucciones claras a la familia de no tocar o besar el cadáver», señala el organismo.

Se debe seguir practicando el distanciamiento físico entre personas, el lavado de manos constante al estar en un funeral. No se recomienda que mayores de 60 años ni personas inmunodeprimidas interactúen directamente con el cadáver.

¿Sepultar o incinerar?

La elección de enterrar o cremar un cadáver será de los familiares.

«Está muy extendida la creencia de que es preciso incinerar a las personas que han muerto de una enfermedad transmisible, pero eso no es cierto», dice la OMS.

«La incineración es una cuestión de elección cultural y de disponibilidad de recursos», añade.

Quienes deben tener protección especial en un entierro (guantes y lavado de manos abundante) son las personas que colocan el cuerpo en una tumba o nicho.

En los lugares donde no hay servicios funerarios o que es tradición preparar un cuerpo para inhumarlo, la persona que se encargue de ello debe tener todas las protecciones.

Ha de usar guantes, protección de ojos, mascarilla, delantal impermeable, lavado de manos y de la ropa tras finalizar, señala la OMS.

No es necesario incinerar o eliminar las pertenencias del difunto, pero se deben tener precauciones como la manipulación con guantes y el lavado con detergente, así como la desinfección de objetos con etanol o lejía.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *