Connect with us

Columnistas

Cuando nos encontremos

Opinión Caribe

Published

on

¿Volveremos al pasado? ¿Seremos iguales? ¿Habremos cambiado?

Por: Rafael Castañeda Amashta

 

Hasta el momento, si no se decide otra cosa por parte del Presidente Iván Duque, el 11 de mayo termina el aislamiento preventivo obligatorio en nuestro país. En esa fecha cumpliremos 47 días de estar aislados de todo lo que normalmente frecuentábamos: la oficina, el estadio, los sitios de diversión y los paseos de fin de semana. Durante ese tiempo extrañamos reunirnos con la familia y amigos, ir a trabajar, salir del hogar, participar de la Santa Misa, ir al gimnasio, hacer deporte al aire libre, ir a cine y salir de compras.

En los últimos días nos hemos enfrentado a un cambio drástico en la forma de vivir, de relacionarnos y de realizar nuestras actividades cotidianas, pero durante esta cuarentena comprobamos que el ser humano es una de las especies que mejor se adapta a las circunstancias, ya sea de forma física o mental.

Dicho de otra manera, confirmamos que el ser humano es un animal de costumbres, ya que al mismo tiempo que se modificaron nuestros hábitos y comportamientos, logramos adaptarnos a ellos: las manos se lavan más que antes, ya no se saluda de beso-mano-abrazo, empezamos a realizar actividad deportiva en casa, usamos más videollamadas, seguimos la Semana Santa y escuchamos la Santa Misa en forma virtual, comenzamos a trabajar desde la casa, nuestros hijos reciben clases on line y hasta dejamos a un lado el machismo, ya que ayudamos a ordenar y limpiar el hogar y fuimos asistente de cocina durante este tiempo.

Por otro lado, la decisión de decretar el aislamiento social preventivo y obligatorio, produjo datos positivos en nuestro país ya que la ausencia de vehículos en las vías permitió una menor contaminación ambiental y por lo tanto un mejor aire para respirar, además que las tasas de los siniestros viales tuvieron una caída abrupta. También se reportó la disminución del índice de delitos, reduciéndose principalmente la tasa de homicidios y los hurtos también lograron bajar su porcentaje.

Además de eso, las playas recuperaron su color cristalino y lucen completamente limpias, debido a la ausencia de bañistas y actividades marítimas, lo cual también ha permitido que se registre el avistamiento de animales acuáticos.

Sin duda, el 2020 será recordado como el año en que la Tierra respiró y que sirvió para crear una conciencia común a los problemas de contaminación ambiental de planeta.

Pero más allá de estos beneficios que se han obtenido durante esta emergencia sanitaria, necesitamos saber si los cambios en nuestros comportamientos son provisionales mientras dura la cuarentena, o si se verán reflejados en otros aspectos de nuestra vida. Necesitamos conocer que va a pasar con el ser humano. No sabemos si volveremos a comportarnos con los mismos errores o si seremos mejores personas.

Ojalá este aislamiento haya dejado una mejor humanidad, con gente más amable, colaboradora y menos egoísta. El mundo necesita personas con un buen trato hacia los demás y con cero discriminaciones sociales, que ayuden a disminuir la desigualdad en el mundo y que entiendan que hay que eliminar conductas intolerantes, como son: la avaricia y codicia, la envidia, la arrogancia, el rencor, el egoísmo, la mentira, el orgullo, la apariencia y la superficialidad para valorar a las personas por su dinero o su estatus social.

Lo anterior no es una predicción del futuro sino un deseo, porque lo único que sabemos del futuro es que no lo conocemos, no existe y hay que construirlo. Por lo tanto, necesitamos saber cómo orientar nuestra vida a partir de ahora, acudiendo a nuestra naturaleza humana. Es un buen motivo para reflexionar acerca de los valores humanos y entender que se requiere una serie de virtudes para salir adelante.

El Covid-19 ha puesto el planeta en pausa y pronto se reiniciará. A partir de ahí sabremos si todo esto fue un espejismo o una realidad.

 

Twitter: @RafaelCastane

Facebook: Rafael Castañeda Amashta

 

 

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *