Connect with us

Metrópolis

Falsas promesas: Desde hace 8 años vendedores de la 5ta esperan su reubicación

Opinión Caribe

Published

on

Los famosos vendedores estacionarios de la avenida Campo Serrano, más conocida como la Carrera 5ta llevan más de 2 meses fuera de sus labores a causa del coronavirus. La pandemia ha dejado al desnudo como debería lucir el espacio público y lugares peatonales de este sector.

Recientemente la Alcaldía Distrital anunció que para que los trabajadores de la 5ta volvieran a trabajar tendrán que implementar medidas de bioseguridad, sin embargo esta debería ser la oportunidad perfecta para realizar la tan anhelada reubicación de los vendedores estacionarios y brindarle un espacio idóneo para realizar sus labores, que viene prometiéndose desde el año 2012 cuando Carlos Caicedo era el alcalde la ciudad.

Promesas no cumplidas

A mediados del año 2012, Carlos Caicedo como alcalde de la ciudad realizó un encuentro en el Teatro Santa Marta con alrededor de 600 vendedores estacionarios de la 5ta avenida en donde afirmaba que iba a ‘organizar la ciudad’, y que estaban buscando un predio para la reubicación, sin embargo 8 años después el tan buscado predio nunca se buscó o nunca apareció.

Udep desaloja a los vendedores de jugos

“Tenemos que organizar la ciudad. No soy partidario que por ser personas de escasos recursos vivamos en mediocridad y desorden, no debemos tener resistencia al cambio; esta Administración es abierta a la comunidad donde todos los procesos son concertados” aseguró Carlos Eduardo Caicedo en aquella reunión en 2012.

Caicedo con comerciantes estacionarios en 2012

Caicedo con comerciantes estacionarios en 2012

En la socialización del proyecto de reubicación de los vendedores estacionarios e informales en el 2012, según las intenciones de Carlos Caicedo, era utilizar la edificación en donde funcionaba la empresa Molinos Santa Marta, afirmando que su Gobierno no tiene interés diferente al de resolver este problema, para el bien de Santa Marta, pero hasta el día de hoy, ese predio sigue abandonado y los vendedores siguen y siguen llenando el espacio público del centro de la ciudad.

Buscan predios para reubicar 600 vendedores de la Carrera Quinta

Rafael Martínez siguiendo los pasos de su jefe

Rafael Martínez en su periodo como alcalde, en el 2016 también intentó realizar esta reubicación de los vendedores estacionarios de la quinta y del centro histórico, dando nuevamente a conocer que serían reubicados más de 600 vendedores y que finalmente culminaría uno de los frentes de trabajo del proceso que inició su antecesor Carlos Caicedo.

En ese entonces la Secretaría de Gobierno Distrital, en cabeza de Luis Guillermo Rubio, quien coadyuvaba en ese proceso liderado desde la administración anterior por el exalcalde Carlos Eduardo Caicedo quien dio instrucciones de seguir trabajando con el plan que él había elaborado, pero NO ejecutado, para esa fecha informaron que había 22 predios en el Centro identificados para los vendedores de la carrera Quinta, pero nuevamente el ‘plan de reubicación’ quedó en puro ‘bla bla bla’.

Vendedores de jugo llevan 7 meses esperando

En noviembre de 2019, los emblemáticos vendedores de jugo del Teatro Santa Marta, fueron trasladados después de estar más de 40 años en ese lugar, debido que la obra del Teatro debería continuar y por seguridad fueron desalojados, sin embargo la Alcaldía Distrital en cabeza de Rafael Martínez, prometió que solo iban a estar ‘temporalmente’ al costado del antiguo Teatro Simón Bolívar, más exactamente en la calle 16, pero con carrera cuarta, lugar donde habitantes de calle dormían y hacían sus necesidades).

7 meses después, con una pandemia vigente, aun los más de 20 vendedores de jugos y fritos aún siguen esperando que el ‘milagrito’ se les cumpla y sean reubicados a un lugar con todas las condiciones sanitarias y dignas para seguir ejerciendo sus labores.

Llego el 2020 y Virna en silencio

Ahora en el mandato de la alcaldesa Virna Jhonson, siguiendo la línea del ‘cambio’ aún no se ha pronunciado al respecto de esta reubicación, sin embargo ahora los comerciantes deberán tener un protocolo de bioseguridad aun trabajando en el espacio público, para poder volver a abrir sus pequeños negocios.

Ante esto, surge una gran incógnita que desencadena esta reactivación del comercio, y es ¿cómo un vendedor informal puede asumir gastos de protocolos de bioseguridad en sus pequeños negocios? O es que acaso esta no sería la oportunidad perfecta para reubicar a aquellas personas que tanto necesitan un lugar digno con espacios limpios y ante todo, liberando el espacio público de una avenida tan importante para la ciudad.

La secretaría de Desarrollo Económico y Competitividad exigió a los comerciantes que tienen locales en el centro a tener los siguientes protocolos para darle apertura nuevamente sus negocios, sin embargo según el Secretario de Gobierno, Adolfo Bula este fin de semana y parte de la otra semana se estarán llevando a cabo talleres con los comerciantes para darles a conocer cuáles serán las medidas que deben acatar para volver a sus lugares de trabajo, es decir en plena calle.

1. Punto de desinfección (externo e interno).

2. Control de temperatura.

3. Demarcación con un distanciamiento mínimo de 2 metros.

4. Zona de vestier.

5. Kit de desinfección de empleados.

6. Baños con lavamanos e indicaciones de lavado de manos, jabón y toallas de un solo uso.

7. Stock de desinfección.

8. Control de ingresos y salidas del personal y proveedores.

Según la Secretaria de Desarrollo económico, Isis Navarro, los anteriores pasos son parte de las medidas de protección, con el fin de seguir contrarrestando la propagación de Covid-19 y las cuales garantizaran la seguridad y bienestar, tanto de empleados como clientes en todo el proceso de la reactivación económica en la ciudad.

Sin embargo, aún se desconoce cuáles serán esas medidas de bioseguridad que tendrán que tomar los pequeños comerciantes estacionarios, debido que la mayoría de medidas como simplemente la toma de la temperatura, sería costosa para ellos, puesto que un termómetro laser cuesta alrededor de 220.000 pesos.

Si las cosas, salen como se han venido presentando en los últimos 8 años y Virna Johson no logra encontrar tal predio para la reubicación, ya serian 12 años en los que los vendedores seguirán esperando por ´promesas no cumplidas’.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply