Connect with us

Columnistas

Vivir en estrategia 3 ya es un lujo

Opinión Caribe

Published

on

El sueño de toda persona cuando nace en un barrio de la periferia es salir adelante con su familia, vivir en mejores condiciones, y que nuestros hijos tengan la oportunidad de ir a una universidad ser unos profesionales y logren un buen empleo.

La clase media es la estratificación socioeconómica que impulsa al ciudadano a salir de la pobreza extrema eso según teoría, pero si vamos a los hechos nos arroja otro resultado.

Esta clase está llevando sobre sus hombros cargas injustas que no deberían llevar y que no somos los culpables de la malversación de dineros públicos que está conduciendo a que el presupuesto de un país sea inviable. Las estrategias para combatir el fenómeno de la corrupción no han logrado el resultado esperado.

En tributar a estas familias  sus gastos de forma inequitativa lleva esto a un retroceso social y claman voces de protesta diciendo ¡no aguantamos más opresión! El vivir en estrato 3 ya es un lujo donde tienes que pagar más con un salario mínimo que realmente no satisface las necesidades de un hogar. El comer carne va ser un privilegio para unos pocos.

Las empresas de servicios públicos están incrementando sus tarifas de forma desmesurada lo que va imposibilitar en poder pagar estas facturas, ya algunas empresas de servicio de aseo han eliminado con la aprobación de los concejos municipales o distritales el subsidio al estrato 3 que ayudaba mucho para pagar con comodidad este servicio.

La clase media significaba un motor de impulso para que las personas tuvieran una mejor condición de vida y el indicador de pobreza absoluta indicara un nivel muy bajo, pero se muestra otro panorama parece que los gobiernos se ensañaran de imponer gravámenes impopulares y que el resultado de esas medidas pueden terminar en una situación nefasta.
Lo que voy a decir es una triste realidad en que esta clase la quieren exprimir obligándola a pagar mucho más tributo y limitándola a ciertos beneficios, es increíble que una persona por pertenecer a esta estratificación no tenga derecho a un subsidio en dinero por parte del Estado, sabemos que la estabilidad laboral de hoy  es incierta y muy pocos lograran jubilarse, el resto perteneciente a la clase media en su frustración de no lograr una pensión vitalicia, el Estado al estudiar su condición social se abstiene a brindar la ayuda porque siguen manteniendo una presunción de que son personas que han superado cualquier circunstancia de la pobreza extrema.

Desde mi punto de vista la clase media no existe, en la sociedad hay dos poblaciones la de los ricos y la otra la de los pobres, esa figura del ‘pobre acomodado’ lo muestra como persona pujante, pero las condiciones que le colocan para que logre sus propósitos pueden quedar a mitad de camino.
El tener una buena casa, un carro, un buen empleo es una gran satisfacción personal, pero pagar de manera excesiva sus impuestos logra romper el equilibrio

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *