Connect with us

Cultura

12 de octubre: ¿algo que celebrar?

Opinión Caribe

Published

on

OPINIÓN CARIBE, este 12 de octubre en el marco del recordado Día de la Raza, conmemoración que ahora recibe el nombre del Día de la Diversidad Étnica y Cultural de la Nación Colombiana, consulto al antropólogo y defensor de los derechos humanos, Lerber Dimas, quien se ve a si mismo como un crítico de los procesos colonizadores, considerando que “esta postura no enmascara una xenofobia oculta”.

Dimas, quien además es columnista del medio, invita a “recordar nuestro infeliz proceso colonizador: llamamos a nuestras montañas insignias, Simón Bolívar y Cristóbal Colon y tenemos una estatua de don Rodrigo de Bastidas adornando el camellón; también una estatua de los Arhuacos quienes paradójicamente no son de esta cara del macizo: pero ese lo acepto con donaire (ellos tienen más derecho que los anteriores). También algunos sitios de interés tienen estos ilustres nombres. Puedo aceptar incluso la figura de Simón Bolívar en virtud del proceso de liberación. Pero, a los otros dos, no” manifiestó.

El también docente, recuerda su niñez y puntualiza “en la infancia leía la historia de Túpac Amaru; también la Pinta, la Niña y la Santa María y las conquistas de don Rodrigo de Bastidas: era la enseñanza en la escuela. Súbitamente supe que existió el Cacique Cuchacique, quién fue asesinado de la misma forma que Túpac Amaru: potros cerreros amarrados de sus miembros hasta desprender las partes. La historia se hacía más cercana y más palpable: supe también que, durante mi infancia, sin saberlo, caminé por las tierras de Jeriboca, Bonda, Masinga, Durama, Origua, Dibocaca, Daona, Masaca y Chengue y que he vivido durante casi toda mi vida en Mamatoco, aunque este cacique fue nombrado capitán de los reales ejércitos.

Encontré la historia de Xebo, un guerrero de Bonda que fue ahorcado y que hubo un gobernador español, Juan de Guiral, que mató 71 caciques de estas tierras. En resumen, la conquista arrasó con la identidad ancestral de Santa Marta, arrasó con la lengua y aniquiló la cultura. Masacró a los líderes naturales y dueños de estas tierras y saquearon. En recompensa, nombramos sitios en su honor y erigimos bustos a los que las autoridades desfilan cada año para llevar costosos arreglos florales y hacer memoria a través del tributo. Cualquier parecido con el síndrome de Estocolmo no es coincidencia.”

Jennifer del Toro, psicóloga y especialista en estudios sociales, también compartió con este medio su posición “este 12 de octubre, 529 años después, el mundo recuerda una vez más las heridas que subsisten tras el choque que terminó con el sometimiento e imposición de una carga cultural sobre América”

La activista, expresa “negar la catástrofe humanitaria asociada a la conquista o colonización de América es igual que negar el holocausto judío a manos del nacionalsocialismo alemán. Este mal llamado ‘día de la raza’ debería obligarnos a reconocer la persistencia de condiciones de racismo estructural que explica las graves e inaceptables desigualdades en el acceso a derechos y goce pleno de la ciudadanía a las comunidades étnicas, indígenas y negras en Colombia y en la mayor parte del mundo.

Este año, adicionalmente el 12 de octubre se conmemora en medio de un relato ultranacionalistas, conservador y negacionista que insiste en la ’defensa de la historia real y de uno de los momentos más importantes de la Historia’ y en en su perspectiva ‘renombrarla’ para volver a ubicar a Europa y particularmente a España como eje del mundo ‘moderno’ y vanguardia técnica, política y filosófica para América Latina”

Un cambio de pensamiento

Con el pasar de los tiempos, los mismos españoles se han manifestado en contra de celebrar o llamar fiesta, a lo que muchos relacionan con: esclavitud, genocidio, violaciones. Si bien el 12 de octubre para España es considerado Festivo Nacional, en los últimos años cada vez más personas se reúsan a celebrarlo e incluso existen proyectos para que este día sea laboral.

En América latina, algunos países han decido cambiar el nombre de ‘el Día de la Raza’ por otros, en Argentina, por ejemplo, ha pasado a llamarse Día de la Diversidad Cultural; en Chile, el día del Encuentro de los Dos Mundos; en Ecuador ha pasado a ser el Día de la Interculturalidad y la Plurinacionalidad y en Colombia, Día de la Diversidad Étnica y Cultural de la Nación Colombiana