Connect with us

Región Caribe

Autoridades entregan primeras pistas sobre los restos humanos hallados en La Guajira

Published

on

Durante el domingo 21 de mayo, se confirmó el hallazgo de restos humanos en cuatro costales en el corregimiento de Pelechúa, zona rural de Riohacha. El hecho fue reportado a las autoridades por un campesino que se encontraba circulando por el sector.

Ese mismo día, los sacos fueron trasladados hacia la Unidad Regional del Instituto de Medicina de Legal de Barranquilla, en donde se les dio inicio a las pesquisas requeridas para dar con las identidades de los tres occisos. Las primeras informaciones indicaron que los cuerpos se encontraban en avanzado de descomposición, dadas las altas temperaturas a las que fueron expuestos.

Además, los restos reportaron signos de maltrato y tortura, lo que dificultó aún más la labor de identificación. Sin embargo, este martes Medicina Legal habría logrado establecer las posibles identidades de las víctimas mortales de este crimen que mantiene en estado de conmoción a la región.

Los datos suministrados por entidad indican que podría tratarse de Jaime Monroy, Carmelo Badel Gómez y Julio Ordóñez, oriundos del municipio de Corozal, en Sucre, quienes desde el 29 de abril habían sido reportados como desaparecidos.

Los familiares señalaron que los tres emprendieron un viaje con destino a Barranquilla y que en el camino hicieron una parada en Buritaca, corregimiento de Santa Marta, con el fin de comprar cálculos biliares para bovinos, los cuales son utilizados como materia prima para la generación de fármacos.

La última vez que se supo de ubicación, fue precisamente en la capital del Magdalena, desde ese entonces sus allegados habían estado solicitando el apoyo de las autoridades para dar con su paradero. Así las cosas, Medicina Legal ya habría establecido contacto con estas familias para poder llevar a cabo las respectivas pruebas de ADN, con la que se podrá confirmar o descartar la identidad de los cuerpos.

A la fecha, los familiares ofrecen una recompensa de hasta $10 millones para quienes den información que permita dar con su paradero actual.