Connect with us

Departamento

A pocos centímetros de declararse la alerta roja en el municipio de El Banco por posible desbordamiento del río Magdalena

Published

on

El caudal del río Magdalena ha mantenido su tendencia creciente en los últimos días, alcanzando niveles que han llevado a las autoridades de los municipios de El Banco, Guamal y otras localidades ribereñas a declarar la alerta amarilla por un inminente desbordamiento de este afluente.

La Inspección Fluvial de El Banco informó que en las últimas horas el nivel del río Magdalena llegó a 8,23 metros, superando en 13 centímetros el umbral de 8,10 metros establecido para la declaratoria de emergencia amarilla. Si el nivel del río continúa aumentando, se podría emitir una alerta roja cuando el caudal alcance los 8,30 metros.

Frente a esta preocupante situación, que afecta a numerosas comunidades, zonas rurales y campesinos, las autoridades han iniciado recorridos por las áreas susceptibles a inundaciones para evaluar las afectaciones y desarrollar planes de mitigación de riesgos, aun cuando esto debió ser preventivo.

Así las cosas, la ciudadanía ha sido invitada a mantenerse alerta y reportar de inmediato cualquier eventualidad relacionada con posibles inundaciones, así como a seguir los reportes diarios de las autoridades de Inspección Fluvial para conocer el estado actual del nivel del río Magdalena.

Así mismo, se ha hecho un llamado de emergencia a la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) debido a las inminentes inundaciones que podrían afectar a varios municipios del departamento del Magdalena. La situación es especialmente crítica para los campesinos, quienes corren el riesgo de perder sus cosechas y que sus casas y predios queden bajo el agua.

Esta problemática se repite cada año en los municipios cercanos al río Magdalena, lo que plantea la pregunta de si existe un plan de contingencia efectivo para mitigar el impacto del invierno en estos sectores de la región, aun cuando ya se tienen registros históricos de esta calamidad que sufren los magdalenenses en cada época invernal.