Connect with us

Análisis

En pro de la agricultura, estrategias para minimizar las importaciones alimentarias

Opinión Caribe

Published

on

Con el fin de adoptar medidas de protección especial a la producción nacional agraria para que los 40 millones de toneladas de alimentos consumidos en Colombia sean producidos en el país y no importados, entre otras, marcha la iniciativa ‘Referendo por el Agro’, que pretende modificar los artículos 64, 65, 66 y 100 de la Constitución Política colombiana. OPINIÓN CARIBE conversó con los impulsores de este proyecto, quienes trabajan para recolectar 4 millones y medio de firmas a nivel nacional hasta noviembre de este año, con el objeto de que esta iniciativa haga tránsito en el Congreso de la República.

Por Laura Vélez Vargas

‘El Referendo Agro’ es una iniciativa de Dignidad Agropecuaria y diferentes organizaciones sociales que pretende incluir aspectos de protección y producción agraria colombiana y privilegiarla por encima de las importaciones, dentro de los cuatro artículos mencionados en la Constitución Política de Colombia. Para esto, son necesarias cuatro millones de firmas, que en noviembre de este año deben ser llevadas ante la Registraduría Nacional de Colombia, para que permita el tránsito al Congreso de la República, en donde se discutirá si se acepta o no la convocatoria del Referendo, sin la posibilidad de cambiar el texto promovido.

El director Ejecutivo Nacional de Dignidad Agropecuaria y líder cafetero, Óscar Gutiérrez Reyes, quien lanzó oficialmente en el 2014 la organización que reúne al campesinado colombiano, para trabajar en pro de la productividad del país y erradicar la crisis del campo nacional, mediante la renegociación de políticas como los Tratados de Libre Comercio, y así garantizar la soberanía y seguridad alimentaria colombiana, le aseguró a OPINIÓN CARIBE que los agricultores colombianos se han visto perjudicados desde hace varios años.

“Desde 1990, Colombia adoptó una serie de políticas económicas que lo alejó de ser un país autosuficiente en la producción de alimentos, pues pasó de importar 400 mil y 700 mil toneladas de productos alimentarios en el 2016, a más de 12 millones de toneladas y un poco más de un millón 800 mil toneladas de alimentos procesados en el país, es decir, que traemos del exterior más de 14 millones de toneladas de estos productos”, aseguró Gutiérrez.

Indígenas, comunidades afrocolombianas, empresarios no monopolistas, transportadores, comerciantes y otros sectores ligados a la producción nacional agrícola se unieron, entre otros aspectos, para proteger la producción nacional y garantizar el acceso al agua.

MÁS DE MEDIO MILLÓN DE FIRMAS

Con comités promotores en 21 departamentos y 400 municipios que integran voluntarios y miembros de las organizaciones que respaldan esta iniciativa, han logrado un balance positivo en pocos meses, puesto que las firmas están por encima de las 500 mil y se espera que, al redoblar esfuerzos durante el mes de agosto, se lleguen al millón quinientas mil, “faltan muchas más e intensificaremos la campaña en los próximos 3 meses desde agosto. Estamos en todas las ciudades capitales, con equipos desde Leticia hasta Riohacha, además en Chocó, Meta, entre otros lugares estratégicos, haciendo la gira de promoción del referendo.

En Santa Marta hay un comité que atiende a todo el departamento del Magdalena y esperamos que todos los magdalenenses apoyen esta propuesta, que, sin dudas, va orientada a grandes transformaciones en la producción agropecuaria nacional”, explicó el líder de Dignidad Agropecuaria.

POR EL REFERENDO AGRO EN EL MAGDALENA

Erik Méndez Schoonewolf, samario y próximo a graduarse de Antropología en la Universidad del Magdalena, lidera, hace seis meses, al grupo de más de 15 voluntarios que impulsan esta propuesta en el Magdalena, “hemos recogido casi cuatro mil firmas en Santa Marta y distintos Municipios del sur del Departamento, tales como El Banco, Santa Bárbara de Pinto, El Retén y trabajamos arduamente para que el Gobierno les brinde las garantías a los campesinos y productores, para que puedan producir su mercado interno y tengan un buen vivir”.

Erik explicó, que hasta ahora el país ha firmado más de 18 Tratados de Libre Comercio con otras naciones, lo que ha tenido una repercusión negativa en el campo colombiano, “estos convenios representan la compra del 30 % de la dieta básica colombiana a la producción extranjera, es decir, que ese porcentaje ya lo perdieron los campesinos del país y lo seguirán perdiendo con los demás tratados que vienen con Japón y China, en donde ni el café, producto bandera del país, se va a poder dominar”.

Igualmente señaló, que a través del Referendo se pretende una modificación profunda en las políticas agrarias del país para que se proteja la producción nacional agropecuaria, “con el artículo 64 se quiere garantizar el mercado interno, porque los Tratados de Libre Comercio, lo que hacen es abrir los mercados y por medio del dumping comercial se ingresan al país diversos productos extranjeros, por ejemplo, la cebada, la soya, el sorgo, el maíz, entre otros, con bajos aranceles, lo que hace imposible la competencia con la agroindustria nacional”, reiteró Erik.

PAROS AGRARIOS

Los sectores campesinos de Colombia han manifestado su descontento con diferentes movilizaciones que desde el 2013 han levantado a lo ancho y amplio del territorio nacional. Y no solo los productores agropecuarios han presentado los distintos pliegos de peticiones al Gobierno con respecto al agro colombiano, sino centenares de sectores ligados al trabajo agrícola como indígenas, comunidades afrocolombianas, entre otros, que utilizaron plantones pacíficos para mostrar su inconformidad por la falta de garantías.

“Nosotros hicimos parte de los paros de 2013 y 2014, mediante una movilización muy grande. Igualmente, otros sectores también del agro han hecho sus marchas, en las que Dignidad Agropecuaria no ha participado, como en el del primer semestre de este año, sin embargo, los respaldamos”, aseguró Óscar Gutiérrez, director ejecutivo de Dignidad Agropecuaria.

Por su parte, Erik Méndez Schoonewolf, líder del comité del Referendo Agrario en el Magdalena, dijo, que el paro Agropecuario de 2013 logró un avance significativo, a pesar de que el presidente Santos manifestara, que “el tal paro no existe”.

“A nivel nacional, a esas justas se sumaron también los cebolleros y los paperos, porque actualmente el 30 % de la papa en el país, es importada; el 70 % del maíz que consumimos viene directamente de Estados Unidos. Esos son los Tratados de Libre Comercio, implica que el 30 % de los productos que se consumen, viene del extranjero”.

Y es que Colombia se ha perjudicado en términos del agro, porque no es un país fuerte para competir con otros países agroindustriales. Como señala Óscar Gutiérrez, “los convenios bilaterales, de manera implícita, ponen a los productores agropecuarios nacionales a competir en suprema desigualdad, pues se trata de la rivalidad con naciones muy desarrolladas, donde se entregan grandes subsidios a sus agricultores.

Estados Unidos es una nación que exporta más de 180 millones de toneladas de productos agrícolas al año y es difícil rivalizar con una economía e infraestructura americana de 95 mil millones de dólares al año, cuando nuestros productores colombianos conviven en las peores condiciones, con una infraestructura muy atrasada, sin riego, sin comunicaciones, sin tractores para mejorar su productividad”.

Todo esto, a pesar de que, en la región Caribe, por ejemplo, se exporta gran cantidad de banano, resulta que, en términos de consumo interno, no es representativo. Lo mismo sucede con productos como el café, debido a que los grandes productores cafeteros vienen de Brasil y Ecuador; Colombia está importando este producto para el consumo interno, por tanto, no se garantiza una soberanía y una seguridad alimentaria.

Lo anterior se ve reflejado en el último Censo Nacional Agropecuario, por lo cual se impulsó el Referendo Agrario, puesto que dio cuenta que el 84.1 % de los productores rurales no tienen maquinaria para el desarrollo de sus actividades agropecuarias, mientras que el 10 % y 11 % respectivamente, han recibido asistencia técnica y solicitado un crédito.

AGRICULTURA FAMILIAR

Mediante el Referendo se busca cambiar, además, las políticas agrarias de protección a la agricultura familiar campesina, indígena y empresarial colombiana, que el artículo 65 ratifica, puesto que no solo se importan productos que se han producido con semillas genéticamente modificadas, sino que se está imponiendo la siembra de una importante cantidad de productos genéticamente ‘mejorados’, “un ejemplo de ello fue lo que ocurrió en el Huila cuando se desecharon los grandes cultivos de arroz porque no tenían semillas certificadas”, explicó Erik.

Cabe mencionar, que a raíz de la resolución 970 establecida por petición del presidente Obama para que Colombia pudiese llegar a un acuerdo bilateral con Estados Unidos, los campesinos se quedaron sin poder reutilizar sus semillas, puesto que, para sembrar, se deben comprar las semillas certificadas a Norteamérica, quedando las nativas como ilegales.

Los cultivadores de algodón en Córdoba, por ejemplo, no saben qué hacer con las pérdidas generadas con la semilla ‘mejorada’ que le compran a Monsanto, pues según ellos, no sirven para esa parte de la Región del país. En el mercado agrícola existen dos clases de semillas: las criollas o nativas, que han sido utilizadas por años por el campesinado, y las certificadas, que se supone son mejoradas genéticamente por las multinacionales como Monsanto, Dupont y Syngenta.

“Colombia es un país megadiverso, tenemos todos los climas térmicos, condiciones para desarrollar mucha variedades y especies de maíz, pero se nos quiere obligar a sembrar transgénico. Nosotros debemos negarnos a eso. Se debe proteger la diversidad genética, las semillas y todo lo que tiene que ver con los ecosistemas del país, por tanto, hemos incluido dentro del texto del Referendo unas limitaciones frente a eso, no solo por parte de los nacionales, sino también por los extranjeros que están ávidos de quedarse con esa gran riqueza que la Nación tiene”, explicó Óscar Gutiérrez, director ejecutivo de Dignidad Agropecuaria.

APOYAN EL REFERENDO AGRARIO

Jorge Enrique Robledo, actual Senador y miembro del Polo Democrático, explicó, que la idea que plantea Dignidad Agropecuaria es un modelo agrario de tipo dual, para que los campesinos e indígenas del país produzcan la mayor parte de productos alimentarios y para que exista una producción empresarial, con obreros agrícolas y las garantías laborales, protegidas por el Estado colombiano.

Además, agrega, que Colombia está en la capacidad de desarrollar una política de autosuficiencia, que no impide que en un momento determinado puedan hacerse importaciones, “si los TLC se renegocian, debe desarrollarse una política de gradualidad, por ejemplo, el trigo prácticamente desapareció de las producciones colombianas actuales y si se quiere volver a producir, debe haber un proceso que permita traer del exterior lo que se necesite de manera equilibrada”.

También invita a que los colombianos no solo firmen por el Referendo Agrario, sino que las personas bajen los formularios para la recolección de firmas y soliciten a sus familiares y amigos respaldar esta iniciativa en pro del agro colombiano.

Por su parte, Nicolás Senior, presidente de la Asociación de Ganaderos de Santa Bárbara de Pinto, municipio del Magdalena, expresó, que mediante el Referendo Agrario se espera implementar una ganadería competitiva en el país y que no suceda lo de México, en donde “los pequeños productores fueron desapareciendo y los grandes empresarios ganaderos los absorbieron”.

“Lo que queremos acá es tener una ganadería competitiva, necesitamos trabajar sobre cuatro pilares fundamentales que son: el mejoramiento genético, nutrición, comercialización y el agua. Para poder hablar de nutrición se deben implementar sistemas de alimentación con forraje y con silo, que permitan que los costos bajen y que todos los ganaderos puedan ser productores y comercializadores de estos productos. Asimismo, que se nos facilite el acceso al agua pues, en época de sequía, nos toca movilizar ganado, por tanto, son primordiales los sistemas de riego sostenibles que garanticen los alimentos a los animales en tiempo de escasez; que el Gobierno facilite y apoye mediante el acceso a créditos e incentivos para tener la capacidad de atender al ganado con los estándares de calidad exigidas para competir con el mercado internacional”, expuso el Ganadero.

Afirmó, además, que se debe reconocer al Gobierno nacional por la asistencia técnica, pero, aunque hay mucha preparación por las capacitaciones y pedagogía otorgadas, al momento de ir a la práctica no se cuenta con las herramientas suficientes para que pequeños, medianos empresarios y productores puedan competir con las multinacionales extranjeras.

Edward Torres Ruidiaz, diputado del Magdalena, aseguró, que este Departamento es reflejo de la crisis del agro a nivel nacional, “el Magdalena es un caso particular, porque en el año 2014 tuvo un crecimiento negativo de su PIB, a pesar que la parte agropecuaria es el principal componente de nuestra producción nacional. Además, mencionó, que la agroindustria está centralizada en unos cuantos cultivos, en especial, la palma, que se siembra en la parte norte del Departamento.”

Explicó, que el poco apoyo que ha ofrecido el Gobierno Nacional a la parte agropecuaria ha perjudicado los productos de la región del sur del Magdalena, “hace algún tiempo se producían cítricos, de gran impacto no solo en la parte alimentaria sino en los ingresos, sin embargo, la inundación del año 2010 arrasó con los productos. Hoy,el Gobierno no ha implementado un programa para la recuperación de este sector de los cítricos que produjo gran impacto a la economía agropecuaria de esta parte de la Región”.

“Las iniciativas como el Referendo por el Agro pretenden que el Gobierno asuma la parte alimentaria como una prioridad en las políticas de Estado, lo que permitirá grandes inversiones para el sector agropecuario”, reiteró el Diputado.

Este medio intentó contactar al Ministerio de Agricultura de Colombia para conocer sus opiniones sobre esta temática, pero ello no fue posible.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *