Connect with us

Judiciales

En acto de barbarie, taxistas agreden a joven samario

Opinión Caribe

Published

on

Bryan Jinette, jugador de la Sub-20 del Unión Magdalena fue torturado y humillado por un grupo de taxistas quienes se escudan y justifican la agresión en haberlo confundido con un ladrón que momentos antes había asaltado a un amigo de los taxistas.

Según lo muestra un vídeo grabado por un testigo de los hechos, el joven fue insultado por los taxistas con frases que le amenazaban de muerte o le decían “Tú piensas que los demás no tienen familia” mientras lo golpeaban. Luego, los taxistas lo ataron por el tobillo con una cabuya a un taxi ‘zapatico’ y lo atarrastraron desde la intersección de la carrera 12 con calle 32 hasta la calle 30, en el sur de Santa Marta.

De acuerdo con las declaraciones de Jinette y sus compañeros, el venía de una fiesta cuando pasaron por el puente de la Platina donde un taxista lo miró y le dijo “te las tiras de borracho” e inmediatamente empezó a gritar “esos son, esos son”. Los jóvenes confundidos corrieron para salvarse luego de que varios taxis empezaran a llegar, pero Bryan Jinette fue alcanzado en la calle 32 con carrera 12.

«Me golpearon mucho, yo terminé con raspaduras en mis glúteos, con la espalda toda reventada, mira como me dejaron la cara. Ellos frenan porque uno de ellos avisa que pasaron por la cámara de la fotomulta, se bajaron a cortar la cuerda y dejarme tirado» declaró el joven deportista.

Cuando los taxistas cortaron la cabuya, Jinette queda inconsciente en la vía. Vecinos del sector llamaron al cuadrante de la policía quienes lo trasladaron hasta el IPC de María Eugenia.

Daniel Gil, líder del gremio de taxistas en la capital del Magdalena rechazó el acto e invitó a sus compañeros de gremio a dejar la justicia en manos de las autoridades.

«No estamos de acuerdo con las actitudes de algunos compañeros, ellos tienen que responder por sus actos, eso no está bien ya que nosotros no somos ninguna autoridad» aseveró Daniel Gil en declaraciones al periódico El Heraldo.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *