Connect with us

Metrópolis

¡Ojo con los caracoles africanos! Hoy retiraron varios de la Universidad Sergio Arboleda

Opinión Caribe

Published

on

Luego de que el Departamento Administrativo del Medio Ambiente-Dadma y la secretaria de salud alertaran por la presencia de caracoles africanos que fueron encontrados este martes en la mañana en la sede centro de la Universidad Sergio Arboleda recomendó a la comunidad que si encuentran estos animales en sus casas o en las calles no los toquen ni los recojan porque son portadores de enfermedades parásitas.

Se debe tener en cuenta que los caracoles africanos suelen aparecer cuando hay cambios bruscos de temperaturas. Atacan después de la lluvia y tiene hábitos nocturnos. Prefiere los sitios húmedos y sombríos, como debajo de piedras, bloques, restos de cosechas, arbustos y hojas secas en descomposición.

Este tipo de caracol es una especie nativa del Este de África y es huésped de nematodos (parásitos) del género Angyostrongylus, que causa angiostrongiliasis abdominal. La enfermedad se transmite a las personas cuando consumen alimentos infectados por la baba del molusco o por la ingestión del animal. También hay riesgos por manipularlo o por tocar el área por donde ha circulado el animal.

En la salud humana y de mascotas, el caracol gigante africano afecta el sistema digestivo, respiratorio y nervioso. El molusco se alimenta de todo lo que se le atraviese. Entonces si el ser humano toca su baba, se puede contaminar el sistema digestivo y generar enfermedades.

Sin embargo, esta no es una especie tan peligrosa como para causarle la muerte a alguien que entre en contacto con ella o, al menos, no se ha conocido algún caso similar pero hay que lavar muy bien, con agua y jabón, la parte que tocó el animal. Adicional a esto aplicar algún gel desinfectante.

Esta especie había sido detectada hace varios años en Colombia, pero fue a partir de 2011 cuando se ordenó tomar medidas de control para frenar la invasión de esta plaga.

En el Magdalena se reportaron casos en El Banco en el 2016 y la incautación de 200 especies en 2013, sin embargo las autoridades mantienen la alerta.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *